Con­tra el fue­go, pla­ni­fi­ca­ción

En La Pam­pa, téc­ni­cos y pro­duc­to­res re­pa­sa­ron es­tra­te­gias para re­du­cir el da­ño ge­ne­ra­do por los in­cen­dios.

Clarin - Rural - - NEWS - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el ve­rano que pa­só, el cam­po se de­ba­tió entre dos po­los cli­má­ti­cos muy da­ñi­nos, la inun­da­ción y los in­cen­dios. Pe­ro mien­tras que el pri­me­ro de­man­da mi­llo­na­rias obras hi­dráu­li­cas y un pla­nea­mien­to de lar­go pla­zo, el se­gun­do pue­de ser pa­lia­do con co­no­ci­mien­to y es­tra­te­gias de pre­ven­ción. Con el ob­je­ti­vo de re­pa­sar los da­ños ge­ne­ra­dos por el fue­go en una cam­pa­ña es­pe­cial­men­te vi­ru­len­ta y di­fun­dir in­for­ma­ción cla­ve para su ma­ne­jo, el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipc­va) reali­zó la se­ma­na pa­sa­da una jor­na­da a cam­po en la lo­ca­li­dad de Pe­rú, La Pam­pa.

“Cuan­do lle­ga­mos al lo­te de mon­te ya te­nía­mos el fue­go aden­tro y avan­za­ba muy rá­pi­do. Ha­bía mu­cho vien­to, así que hu­bo que com­ba­tir­lo con fue­go. Yo te­nía he­chas las pi­ca­das, en­ton­ces pren­dí el fue­go para que avan­ce ha­cia el in­cen­dio”, re­cor- dó Eri­ca Von Hin­ke, due­ña de un cam­po de 2.500 hec­tá­reas y 500 vien­tres en la lo­ca­li­dad de Pe­rú, quien el 7 de enero a las seis y me­dia de la ma­ña­na vio lle­gar a to­da ve­lo­ci­dad al em­plea­do que ha­bía sa­li­do a re­co­rrer.

“Ca­da dos años nos pa­sa, es ca­si una fi­ja que para esa fe­cha cae un ra­yo y se pren­de fue­go, en­ton­ces nos pre­pa­ra­mos. A me­dia­dos de di­ciem­bre se sa­ca a la ha­cien­da de los mon­tes, se lle­va a la pla­ni­cie y se es­tá pre­pa­ra­do. Ve­mos una nu­be y en la ca­mio­ne­ta ya te­ne­mos todos los im­ple­men­tos car­ga­dos”, ex­pli­có.

Du­ran­te la jor­na­da, Os­val­do Ade­ma, téc­ni­co del In­ta An­guil, hi­zo un repaso his­tó­ri­co y ex­pli­có que los in­cen­dios en esa región eran fre­cuen­tes des­de antes de la co­lo­ni­za­ción has­ta fi­nes del si­glo XIX, cuan­do la in­tro­duc­ción de ovi­nos mo­di­fi­có el pai­sa­je y de­tu­vo los in­cen­dios. Ya en los 60, los bo­vi­nos re­em­pla­za­ron a los ovi­nos y los in­cen­dios vol­vie­ron. “Es­te año fue­ron vi­ru­len­tos. En los me­ses de ve­rano el dé­fi­cit hí­dri­co sue­le ge­ne­rar el con­tex­to para even­tos. Es­te año se vie­ron afec­ta­das 1,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas”, pun­tua­li­zó Ade­ma.

Y Von Hin­ke ad­hi­rió: “Es­te año ha­bía mu­cho pas­to se­co, se me que­mó un po­tre­ro de 600 hec­tá­reas de mon­te y 300 hec­tá­reas más de la pla­ni­cie, que era lo que te­nía de re­ser­va para me­ter a las va­cas en el ve­rano”. Tras el fue­go, la pro­duc­to­ra se vio obli­ga­da a ha­cer un des­te­te pre­coz y sa­car a los ter­ne­ros para que la va­ca lle­gue en un es­ta­do cor­po­ral bueno al in­vierno. Afor­tu­na­da­men­te, las llu­vias en mar­zo al­can­za­ron los 140 mi­lí­me­tros, lo cual ge­ne­ró un re­bro­te de pas­tu­ras en los lo­tes que­ma­dos muy be­ne­fi­cio­so para los es­que­mas ga­na­de­ros.

“Lo que hay que ve­ri­fi­car es el re­bro­te de cier­tas es­pe­cies que pue­den lle­var a mon­tes de­ma­sia­do ce­rra­dos o pas­ti­za­les de­gra­da­dos”, ad­vir­tió Ade­ma, y apor­tó al­gu­nos in­di­ca­do­res que di­cen si se va a au­men­to o pérdida de re­cep­ti­vi­dad: pre­sen­cia de fo­rra­je­ras muer­tas, vi­gor de es­pe­cies fo­rra­je­ras, pre­sen­cia de bro­za y sue­lo des­nu­do, evi­den­cias de ero­sión, in­fil­tra­ción de agua y ar­bus­ti­za­ción o em­pa­ja­mien­to. Entre las he­rra­mien­tas de pla­ni­fi­ca­ción el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó el ajus­te de la car­ga ani­mal, el di­se­ño de usos y des­can­sos de los lo­tes, el apo­tre­ra­mien­to y el man­te­ni­mien­to de pi­ca­das cor­ta­fue­gos y agua­das.

Re­bro­te. Gra­cias a las llu­vias de mar­zo, la ha­cien­da ya tie­ne qué comer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.