Tercera se­ma­na al hi­lo

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Tercera se­ma­na al hi­lo pa­ra ha­blar de Chi­na y la car­ne. Sin­ce­ra­men­te, cuan­do ini­cié la sa­ga con “El tren de la car­ne es­tá pa­san­do”, no sa­bía que unos días después ven­dría Jack Ma, el mí­ti­co due­ño de AliBa­ba. Ni mu­cho me­nos po­día ima­gi­nar que en su en­tre­vis­ta con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri le iba a de­cir que ve­nía por car­ne, vi­nos y ma­ris­cos. O que se ce­rra­ría la ven­ta del fri­go­rí­fi­co uru­gua­yo BPU al gi­gan­te ni­pón NHFoods, co­mo con­sig­na­mos el úl­ti­mo sá­ba­do en el se­gun­do ca­pí­tu­lo de la sa­ga orien­tal de las pro­teí­nas y sus com­pa­ñe­ros de ru­ta.

Aho­ra se vie­ne to­do en­ci­ma. El miér­co­les pró­xi­mo arranca el SIAL de Shan­gai, la fe­ria de ali­men­tos más es­pe­ra­da. Ya par­tió ha­cia allí un con­tin­gen­te de em­pre­sa­rios de la ali­men­ta­ción de pri­me­ra lí­nea. Se des­ta­can, por su­pues­to, la car­ne, el vino y los ma­ris­cos que pe­día Jack Ma. El IPCVA pu­so to­da la car­ne en el asa­dor, li­te­ral­men­te. Ha­brá un res­tau­ran­te con 120 pla­zas pa­ra que los clien­tes se den el gus­to. Del pe­ca­do car­nal no se vuel­ve.

Pe­ro hay mo­men­tos en que la reali­dad se con­fa­bu­la, con un mis­te­rio­so afán de en­ca­de­nar los es­la­bo­nes suel­tos. Es muy di­fí­cil que cuan­do el em­ba­ja­dor en Chi­na, Die­go Gue­lar, co­men­zó a ges­tio­nar la vi­si­ta del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri a su par chino, Xi Jin­ping, la hu­bie­ra pe­di­do pa­ra la mis­mí­si­ma se­ma­na del SIAL. Bueno, el miér­co­les 17, Ma­cri se­rá re­ci­bi­do por su par chino en el Gran Sa­lón del Pue­blo de Bei­jing, en in­me­dia­cio­nes de la his­tó­ri­ca pla­za de Tia­nan­men, pa­ra fir­mar acuer­dos por unos 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res en las áreas de agroin­dus­tria, ener­gía, transporte y mi­ne­ría.

La pla­za de Tia­nan­men es em­ble­má­ti­ca. Allí se abrió, en 1988, el pri­mer local de un Ken­tucky Fried Chic­ken, inau­gu­ran­do la era del fast food oc­ci­den­tal y un hi­to en la tran­si­ción dietética de cen­te­na­res de mi­llo­nes de chi­nos. Hoy hay mi­les, y tam­bién hay mi­les de McDo­nalds, otras fran­qui­cias y las pro­pias pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas que, en to­dos los ca­sos, se mon­tan so­bre la pul­sión por las pro­teí­nas ani­ma­les.

Y tam­bién es em­ble­má­ti­ca la pul­sión por la car­ne del em­ba­ja­dor Die­go Gue­lar. Cuan­do le to­có ser em­ba­ja­dor en Washington, ha­ce 20 años, in­ven­tó el “Smi­ling Beef Club”, pa­ra pro­mo­cio­nar la car­ne va­cu­na ar­gen­ti­na cuan­do por unos me­ses se lo­gró abrir una ven­ta­ni­ta. El año pa­sa­do, uno de sus pri­me­ros ac­tos en Bei­ging fue lan­zar­lo de nue­vo y con el mis­mo nom­bre.

Po­cas ideas pe­ro fi­jas, di­rá al­guno. La reali­dad es que hay más ideas, pe­ro un hi­lo con­duc­tor: “No­so­tros es­ta­mos es­tra­té­gi­ca­men­te en la agen­da chi­na co­mo pro­vee­do­res. No es­ta­mos ni en la nor­te­ame­ri­ca­na, ni en la eu­ro­pea, pe­ro sí en la chi­na por los ejes de in­fra­es­truc­tu­ra, agroin­dus­tria y mi­ne­ría”, di­jo a Leticia Pa­go­ri­les, de Telam. “Ar­gen­ti­na más Brasil, Pa­ra­guay, Uru­guay y Chi­le so­mos el 25% de to­do el su­mi­nis­tro de Chi­na; se­gun­do es­tá Es­ta­dos Uni­dos con el 20%”.

En cuan­to a in­fra­es­truc­tu­ra, el di­plo­má­ti­co di­jo: “Ar­gen­ti­na y to­da nues­tra re­gión tie­ne una ne­ce­si­dad de fe­rro­ca­rri­les, puer­tos y los chi­nos tie­nen gran­des em­pre­sas y cré­di­to, so­mos un des­tino de in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras muy gran­de”. Y re­mar­có el in­te­rés de los orien­ta­les por la hi­dro­vía del Pa­ra­ná, que pre­ci­sa­men­te une a sus gran­des pro­vee­do­res. Ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad pa­ra agre­gar­le más vías al fa­bu­lo­so co­rre­dor flu­vial. Tam­bién el o los fe­rro­ca­rri­les al pa­cí­fi­co.

Es­te es el es­ce­na­rio. Pe­ro es­tá to­do por ha­cer­se. No so­lo des­de el Es­ta­do, don­de ya sa­ben lo que hay que ha­cer. Tam­bién en los ac­to­res pri­va­dos, que mu­chas ve­ces mi­ran la pa­ja en el ojo ajeno y no ven la vi­ga en el pro­pio. La Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, fe­no­me­nal en la agricultura, tie­ne mu­cho ca­mino por de­lan­te en la ga­na­de­ría. Ha­brá que tran­si­tar­lo, por­que sin car­ne no hay Chi­na po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.