La agricultura ar­gen­ti­na del si­glo XXI

El au­tor plan­tea que, aho­ra, la pro­duc­ción local y lue­go de un bre­ve pa­rén­te­sis, mues­tra to­do su po­ten­cial. Así con­clu­ye que la ca­rre­ra si­gue y la ven­ta­na de la opor­tu­ni­dad es­tá abier­ta.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - San­tia­go del So­lar Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El co­mien­zo del si­glo nos en­con­tró su­mi­dos en una de las peo­res cri­sis de la his­to­ria eco­nó­mi­ca y so­cial de nues­tro país. A par­tir del 2002, co­men­zó un fuer­te in­cre­men­to del va­lor de los com­mo­di­ties, mien­tras que en pa­ra­le­lo y co­mo gran con­tra­pe­so, una se­rie de me­di­das in­ter­nas lle­va­ron la pre­sión im­po­si­ti­va agrí­co­la a ni­ve­les del 80%. Pa­ra com­ple­tar el cua­dro, se im­pu­so un in­trin­ca­do sis­te­ma de res­tric­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de ce­rea­les. Es­tas me­di­das ló­gi­ca­men­te im­pac­ta­ron ne­ga­ti­va­men­te en el des­plie­gue de la agricultura ar­gen­ti­na pa­ra­dó­ji­ca­men­te du­ran­te un con­tex­to ex­terno su­ma­men­te fa­vo­ra­ble.

Mien­tras es­tá­ba­mos de­ba­tién­do­nos en es­tos te­mas, el mun­do se­guía gi­ran­do y to­dos los in­di­ca­do­res nos mos­tra­ban que per­día­mos po­si­cio­nes en los mer­ca­dos en re­la­ción a nues­tros com­pe­ti­do­res.

En trigo, en maíz y has­ta en so­ja, don­de a pe­sar que la olea­gi­no­sa fun­cio­na­ba co­mo re­fu­gio de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos, tan­to Brasil, Pa­ra­guay co­mo Uru­guay du­pli­ca­ron o tri­pli­ca­ron el au­men­to de la pro­duc­ción so­je­ra en re­la­ción a la nues­tra des­de 2008 a la fe­cha. El “freno de mano” de es­tas po­lí­ti­cas no per­mi­tió des­ple­gar a pleno la agricultura, que a pe­sar de to­do fue bus­can­do los ca­mi­nos de in­no­va­ción y adap­ta­ción du­ran­te es­te pe­río­do.

Na­da de és­to fue gra­tis y las se­cue­las en la ca­de­na de pro­duc­ción y en el en­deu­da­mien­to es­tán cla­ra­men­te a la vis­ta. Pe­ro hoy, con las nue­vas con­di­cio­nes de eli­mi­na­ción de de­re­chos de ex­por­ta­ción (to­ta­les en to­dos los gra­nos y gra­dua­les en so­ja), jun­to con el fin de las da­ñi­nas cuo­ti­fi­ca­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, se ha crea­do un cli­ma de con­fian­za fa­vo­ra­ble a la ho­ra de in­ver­tir en la agricultura.

La Ar­gen­ti­na vuel­ve a es­tar en una po­si­ción si­mi­lar a sus com­pe­ti­do­res. No va­mos a dar la ven­ta­ja que di­mos an­te­rior­men­te y es­ta­mos en con­di­cio­nes de des­ple­gar la agen­da pen­dien­te de la agricultura que ha­bía que­da­da re­le­ga­da an­te la ur­gen­te agen­da de la su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca. Vuel­ven al ta­ble­ro las ro­ta­cio­nes, la ac­tua­li­za­ción y las ca­pa­ci­ta­cio­nes pos­ter­ga­das. Tam­bién la pla­ni­fi­ca­ción de fer­ti­li­za­ción con una re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to más fa­vo­ra­ble, lue­go de más de diez años de es­tan­ca­mien­to en el vo­lu­men to­tal uti­li­za­do a ni­vel país.

La agen­da em­pie­za a vi­rar des­de la im­pro­duc­ti­va con­flic­ti­vi­dad a la apa­sio­nan­te agen­da de los nue­vos desafíos y la de la ade­cua­ción de le­gis­la­ción e in­fra­es­truc­tu­ra a es­ta nue­va eta­pa. Con es­te nue­vo im­pul­so la agricultura ar­gen­ti­na bus­ca re­cap­tu­rar las po­si­cio­nes per­di­das, con un im- pac­to no so­lo a ni­vel in­terno sino tam­bién en el ta­ble­ro de nues­tros com­pe­ti­do­res que em­pie­zan a des­cu­brir que quien an­tes po­co par­ti­ci­pa­ba, a par­tir de aho­ra va a es­tar ca­da vez más pre­sen­te en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. La pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia de nues­tro país a la ho­ra de pro­du­cir gra­nos es de las me­jo­res del mun­do y eso se sa­be.

Una Ar­gen­ti­na que se em­pie­za a re­co­nec­tar al mun­do, nos mar­ca la po­si­bi­li­dad que no so­lo po­de­mos pro­du­cir más, sino que po­de­mos y te­ne­mos que pro­du­cir me­jor. De ma­ne­ra más sos­te­ni­ble, y bus­can­do nue­vos ho­ri­zon­tes. Ca­pa­ces de cons­truir a par­tir de aho­ra un “se­gun­do pi­so” al cam­po ar­gen­tino don­de ge­ne­re­mos más opor­tu­ni­da­des a me­di­da que lo­gre­mos co­lo­car en los mer­ca­dos nues­tros pro­duc­tos.

La pro­pie­dad in­te­lec­tual en se­mi­llas y el sis­te­ma de re­mu­ne­ra­ción a quie­nes in­ves­ti­gan no ha te­ni­do en los úl­ti­mos años la re­le­van­cia en el de­ba­te. Hoy sí la tie­ne y to­dos los ac­to­res jun­to al Go­bierno bus­can vías de so­lu­cio­nar pa­ra es­te te­ma tam­bién lar­ga­men­te pos­ter­ga­do. No po­de­mos dar ven­ta­jas a nin­gún com­pe­ti­dor. De nin­gún ti­po. Se tra­ta de crear em­pleo y ser efi­cien­tes cap­tu­ran­do la iné­di­ta opor­tu­ni­dad que se nos brin­da en el mun­do en los pró­xi­mos años. Opor­tu­ni­dad que nos co­lo­ca geo­po­lí­ti­ca­men­te en una po­si­ción que no he­mos es­ta­do an­tes. Un mun­do con ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias cre­cien­tes y don­de la se­gu­ri­dad de los es­ta­dos pa­sa tam­bién por la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. La Ar­gen­ti­na y la re­gión son un fac­tor cla­ve pa­ra a la ho­ra de lo­grar ese ob­je­ti­vo sien­do pro­vee­do­res con­fia­bles de ali­men­tos a mi­llo­nes de personas mien­tras crea­mos opor­tu­ni­da­des y em­pleo en nues­tro país.

El si­glo XXI en lo re­fe­ren­te a agricultura ar­gen­ti­na arran­có con un bre­ve pa­rén­te­sis en el cual los avan­ces fue­ron muy por de­trás de los que pu­di­mos ha­ber lo­gra­do. La ca­rre­ra con­ti­núa y la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad si­gue abier­ta. Re­cién em­pie­za el si­glo, es ho­ra de re­to­mar la sen­da cap­tu­ran­do la opor­tu­ni­dad a pleno.

No­ta de la redacción: El au­tor es Pro­duc­tor agrí­co­la y le­che­ro. Di­rec­ti­vo de AA­CREA.

Co­se­cha. La pro­duc­ción mues­tra sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción. El maíz fue uno de los cul­ti­vos que re­pun­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.