Aho­ra, ba­ra­jar y dar de nue­vo

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Cuan­do la Ar­gen­ti­na se en­con­tró fren­te a la opor­tu­ni­dad de la car­ne va­cu­na, ha­ce un si­glo y me­dio, se or­ga­ni­zó pa­ra apro­ve­char­la. Fue la Pri­me­ra Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Alam­bra­mos, de­ja­mos de ser bár­ba­ros. El alam­bra­do lle­vó a las agua­das y pa­ra lle­nar­las, los mo­li­nos. La al­fal­fa, los tar­qui­nos. Los fri­go­rí­fi­cos y los fe­rro­ca­rri­les. La pros­pe­ri­dad di­fun­dió por to­dos los po­ros de la so­cie­dad. Ve­nían olea­das de in­mi­gran­tes de to­do el mun­do a abre­var del im­po­nen­te flu­jo de ri­que­za.

Per­di­mos el rum­bo, per­di­mos tam­bién los mer­ca­dos. Es cier­to, el mun­do del si­glo XX se hi­zo com­pli­ca­do. Guerras, pro­tec­cio­nis­mo. Pe­ro no­so­tros con­tra­pu­si­mos, a la com­pli­ca­ción, el cam­ba­la­che. De­je­mos eso en el pa­sa­do.

El si­glo XXI nos po­ne fren­te a otra opor­tu­ni­dad. Lo ve­ni­mos plan­tean­do, ma­cha­co­sa­men­te, se­ma­na a se­ma­na en Cla­rín Ru­ral. A pe­sar de to­dos los in­ten­tos por fre­nar la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas (la de la con­quis­ta tec­no­ló­gi­ca), he­mos po­di­do re­to­mar el sen­de­ro del cre­ci­mien­to que se ha­bía in­si­nua­do des­de me­dia­dos de los 90. El sal­to tec­no­ló­gi­co se con­cen­tró fun­da­men­tal­men­te en la agri­cul­tu­ra. Que aho­ra, sol­tan­do ama­rras, vuel­ve a cre­cer a ta­sas chi­nas. El fan­tás­ti­co con­gre­so de Fer­ti­li­zar, que cu­bri­mos en las pá­gi­nas cen­tra­les de es­ta edi­ción, au­gu­ra nue­vos sal­tos en los rin­des, en la ca­li­dad de los gra­nos y, sobre to­do, en la sa­lud de los suelos.

Mien­tras se ce­le­bra­ba es­te con­gre­so, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri cul­mi­na­ba su vi­si­ta a Chi­na. Con­sa­gró am­pu­lo­sa­men­te su vi­sión de la Ar­gen­ti­na co­mo su­per­mer­ca­do del mun­do. Pe­ro con un eje te­má­ti­co muy con­cre­to: la car­ne va­cu­na. La mi­sión coin­ci­dió con el SIAL de Shan­gai, el gran even­to de la in­dus­tria ali­men­ti­cia glo­bal, na­da me­nos que en el mer­ca­do más dinámico pa­ra las pro­teí­nas ani­ma­les.

Es­tas pam­pas se es­pe­cia­li­za­ron, en los úl­ti­mos 40 años, en pro­veer in­su­mos fo­rra­je­ros. Maíz y sor­go, pri­me­ro. Lue­go, so­ja. Fue una ex­tra­or­di­na­ria de­ci­sión, orien­ta­da por el mer­ca­do, y sin pla­ni­fi­ca­ción al­gu­na que (co­mo sue­le su­ce­der) dis­tor­sio­na­ra los man­da­tos del mer­ca­do. Hi­ci­mos lo que ha­bía que ha­cer. So­mos los se­gun­dos ex­por­ta­do­res mun­dia­les de maíz (grano fo­rra­je­ro por ex­ce­len­cia) y los pri­me­ros de ha­ri­na de so­ja. Gran­des pro­vee­do­res de sor­go y con ex­tra­or­di­na­rio po­ten­cial pa­ra tri­go fo­rra­je­ro, con una di­ná­mi­ca mu­cho más ex­pan­si­va que la de tri­go pan. Lo mis­mo hi­cie­ron Bra­sil y EEUU. Lo mis­mo es­tá ha­cien­do Paraguay y Uru­guay, don­de na­die ha­bla pe­yo­ra­ti­va­men­te de “so­ji­za­ción”.

Es­ta orien­ta­ción dic­ta­da por el mer­ca­do se co­rres­pon­de con el fe­nó­meno de la tran­si­cion die­té­ti­ca, en­car­na­da por la me­jo­ra so­cial en Chi­na. La de­man­da ex­plo­tó no por cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, sino por efec­to in­gre­sos. Más pla­ta en el bol­si­llo es ma­yor de­man­da de pro­teí­nas ani­ma­les. Em­pe­za­ron a im­por­tar so­ja a fi­nes de los 90. Ex­pan­die­ron su pro­duc­ción de maíz, de la mano de los rin­des (por­que tie­rra no tie­nen más). Cre­cie­ron en pro­duc­ción y con­su­mo de cer­dos y pes­ca­do. No les re­sul­tó su­fi­cien­te. Ha­ce tres años com­pra­ron Smith­field, la ma­yor pro­duc­to­ra de cer­dos de EEUU. Aho­ra vie­nen por la car­ne va­cu­na. Lo con­ta­mos en nues­tros tres úl­ti­mos edi­to­ria­les.

La pre­sen­cia de Ma­cri en el SIAL es una se­ñal po­ten­te a un sec­tor tre­men­da­men­te golpeado por la im­pe­ri­cia. La des­truc­ción fue fe­no­me­nal, des­de el stock has­ta el au­ge de las ma­las prác­ti­cas en el co­mer­cio y la in­dus­tria. Ya no se tra­ta de una re­cons­truc­ción, sino de un ba­ra­jar y dar de nue­vo. Y en es­te ba­ra­jar y dar de nue­vo, en­tran to­dos los fun­da­men­tos. Des­de la in­fra­es­truc­tu­ra (en es­pe­cial el ma­ne­jo del agua) has­ta los sis­te­mas de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción. Va­le la pe­na.La de­man­da es in­fi­ni­taw

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.