Una ayu­da pa­ra los ter­ne­ros que pa­san del cam­po al feed­lot

La fir­ma Pro­vi­mi pre­sen­tó en el país un ali­men­to di­se­ña­do pa­ra la adap­ta­ción de los ani­ma­les a los co­rra­les.

Clarin - Rural - - GANADERIA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El cam­bio de há­bi­tos pue­de cau­sar pér­di­da de pe­so, de­pre­sión y en­fer­me­da­des

Con már­ge­nes de en­gor­de a co­rral es­tre­chos, se ha­ce im­pres­cin­di­ble au­men­tar la efi­cien­cia en la pro­duc­ción pa­ra man­te­ner la ren­ta­bi­li­dad. La tran­si­ción del des­te­te al en­gor­de es un pe­río­do de­ci­si­vo en la vi­da del ter­ne­ro. Los pri­me­ros ca­tor­ce días des­de que lle­ga al feed­lot pue­den de­ter­mi­nar có­mo se­rá el res­to de su evo­lu­ción, y lo que no se con­si­ga en esa ven­ta­na en tér­mi­nos de ga­nan­cia de pe­so y sa­lud no se pue­de re­cu­pe­rar más ade­lan­te.

Ha­ce po­cos días, se pre­sen­tó en el país el pro­duc­to “Tran­si­tion”, que apun­ta pre­ci­sa­men­te a aten­der es­ta cues­tión. La eta­pa de ini­cio o arri­bo de los ani­ma­les al feed­lot pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra el uso de un su­ple­men­to es­pe­cí­fi­co que no só­lo fa­vo­re­ce el au­men­to de pe­so sino que tam­bién aho­rra cos­tos en an­ti­bió­ti­cos, etc., lo que re­sul­ta con­ve­nien­te en tér­mi­nos cos­to-be­ne­fi­cio.

Más con­ve­nien­te to­da­vía re­sul­ta si se con­si­de­ra que en la Ar­gen­ti­na los ci­clos de co­rral son muy breves (90120 días) por lo que un rá­pi­do acon­di­cio­na­mien­to es cen­tral. Por eso ha­ce fal­ta pres­tar aten­ción a la nu­tri­ción y al ma­ne­jo en la eta­pa ini­cio del en­gor­de pa­ra ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios de es­ta tec­no­lo­gía de en­gor­de a co­rral.

“Los es­tu­dios de­mues­tran que ani­ma­les que se en­fer­man en es­ta eta­pa dis­mi­nu­yen de 100 a 200 gra­mos de ga­nan­cia de pe­so dia­rio du­ran­te to­do el ci­clo del en­gor­de. A es­tas pér- di­das hay que su­mar­le los cos­tos de los tra­ta­mien­tos y la mano de obra pa­ra cu­rar­los" des­ta­ca Pa­blo Gui­roy, Ph.D. y Di­rec­tor Téc­ni­co Ru­mian­tes de Car­gill Nu­tri­ción Ani­mal en Ar­gen­ti­na, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

Gui­roy ob­tu­vo su doc­to­ra­do en Nu­tri­ción Ani­mal en la uni­ver­si­dad de Cor­nell, Es­ta­dos Uni­dos. En la Ar­gen­ti­na se gra­duó co­mo In­ge­nie­ro en Pro­duc­ción Agro­pe­cua­rio de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na. Ha tra­ba­ja­do los úl­ti­mos quin­ce años en Es­ta­dos Uni­dos co­mo es­pe­cia­lis­ta en téc­ni­cas y es­tra­te­gias nu­tri­cio­na­les pa­ra en­gor­de a co­rral y se “re­pa­trió” ha­ce un año pa­ra in­cor­po­rar­se a Pro­vi­mi, la em­pre­sa de Car­gill en el mer­ca­do de tec­no­lo­gía pa­ra la pro­duc­ción de pro­teí­nas ani­ma­les. Su nue­va es­tre­lla es “Tran­si­tion”.

“El es­trés pro­du­ce un efec­to cas­ca­da en los ter­ne­ros”, ase­gu­ra Gui­roi. Y ex­pli­ca el tre­men­do cam­bio que sig­ni­fi­ca el arri­bo al feed­lot, des­pués de ha­ber pa­sa­do to­da su vi­da en un am­bien­te y con há­bi­tos to­tal­men­te dis­tin­tos.

“De­ri­va en una ba­ja de la in­mu­ni­dad an­te agen­tes ex­ter­nos y la pri­me­ra ex­pre­sión es que el ter­ne­ro pier­de pe­so (o de­ja de ga­nar­lo). Es­ta si­tua­ción au­men­ta el ries­go de en­fer­mar­se, y una vez que el ani­mal se en­fer­ma, el es­trés au­men­ta y de­pri­me to­da­vía más el con­su­mo de ali­men­tos. Pa­ra el pro­duc­tor, es­ta si­tua­ción im­pli­ca gas­tar mu­cho di­ne­ro en re­cur­sos, me­di­ca­ción y tiem­po pa­ra lo­grar que el ani­mal se re­cu­pe­re y que em­pie­ce nue­va­men­te a cre­cer, con ries­go a ve­ces de per­der­lo”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Las afec­cio­nes más fre­cuen­tes se dan en las vías res­pi­ra­to­rias. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas en Es­ta­dos Uni­dos afir­man que más del 75-80 por cien­to de los ani­ma­les tra­ta­dos por pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios los su­fren den­tro de los 35-40 días pos­te­rio­res al arri­bo.

El pi­co de la en­fer­me­dad - lla­ma­da com­ple­jo res­pi­ra­to­rio bo­vino (CRB) - se pro­du­ce du­ran­te la se­gun­da se­ma­na lue­go del arri­bo. Al CRB se le atri­bu­ye en Es­ta­dos Uni­dos el 75 por cien­to de to­dos los ani­ma­les que se en­fer­man y 50 por cien­to de to­da la mor­tan­dad en feed­lots, sien­do por en­de la en­fer­me­dad de ma­yor im­pac­to eco­nó­mi­co.

Pa­ra la Ar­gen­ti­na, se es­ti­ma algo si­mi­lar, sobre to­do te­nien­do en cuen­ta que gran par­te de los ter­ne­ros arri­ban a co­rra­les de en­gor­de en los me­ses de oto­ño/in­vierno con un cli­ma pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo de es­ta en­fer­me­dad (días cor­tos, con mar­ca­da am­pli­tud tér­mi­ca, hú­me­dos con pre­ci­pi­ta­cio­nes).

Los ga­na­de­ros sue­len com­ba­tir las afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias con an­ti­bió­ti­cos y va­cu­nas. Pe­ro es­to no es tan efec­ti­vo co­mo la pre­ven­ción y el ma­ne­jo del es­trés en es­ta eta­pa. Lo que de­be­mos lo­grar es res­ta­ble­cer rá­pi­da­men­te las con­di­cio­nes nor­ma­les del ani­mal a ni­vel men­te, ru­men, y te­ji­dos. Gui­roy se­ña­la que "el bo­vino es un ani­mal ha­bi­tua­do a cier­tas imá­ge­nes, olo­res y tex­tu­ras, por eso se re­co­mien­da usar ali­men­tos que le re­sul­ten fa­mi­lia­res vi­sual­men­te y que pue­da iden­ti­fi­car por el olor".

Es muy im­por­tan­te di­se­ñar una die­ta con­si­de­ran­do que el sis­te­ma di­ges­ti­vo del ani­mal no re­ci­bió ali­men­tos du­ran­te to­do el pe­río­do de trans­por­te. En ese pro­ce­so el ani­mal per­dió nu­trien­tes im­por­tan­tes (agua, vi­ta­mi­nas, elec­tro­li­tos, ami­noá­ci­dos, etc.) y hay que in­cluir­los pa­ra res­ta­ble­cer los ni­ve­les ne­ce­sa­rios pa­ra un buen cre­ci­mien­to.

"Tran­si­tion es un pro­duc­to que con­tem­pla to­dos es­tos re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos del ani­mal al arri­bo" des­ta­ca Gui­roy. "En Es­ta­dos Uni­dos se uti­li­za des­de ha­ce tiem­po, con muy bue­nos re­sul­ta­dos. En Ar­gen­ti­na es­tá em­pe­zan­do a im­po­ner­se, y hay va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos que lo han in­cor­po­ra­do".

Ha si­do di­se­ña­do pa­ra uti­li­zar­se co­mo úni­co su­ple­men­to nu­tri­cio­nal du­ran­te la eta­pa de re­cep­ción/adap­ta­ción de ter­ne­ros en feed­lot. Es de co­lor ro­ji­zo, pa­ra que pue­da ser fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­do den­tro de la ra­ción com­ple­ta. Se ad­mi­nis­tran 200 gra­mos dia­rios por ani­mal du­ran­te los pri­me­ros ca­tor­ce días, pu­dién­do­se ex­ten­der una se­ma­na más si las con­di­cio­nes de es­trés fue­ron al­tas.

Con­tie­ne los elec­tro­li­tos ne­ce­sa­rios pa­ra hi­dra­tar los te­ji­dos y un com­ple­jo de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les es­pe­cí­fi­cos. Gui­roy des­ta­có en­fá­ti­ca­men­te la im­por­tan­cia de la vi­ta­mi­na E, a la que se atri­bu­ye en dis­tin­tos tra­ba­jos cien­tí­fi­cos la re­duc­ción de la mor­bi­li­dad en­tre un 11 y un 21 por cien­to.

¡A mor­far! El uso de su­ple­men­to fa­vo­re­ce la ga­nan­cia de pe­so y pue­de aho­rrar di­ne­ro en an­ti­bió­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.