Bar­be­cho: claves pa­ra sem­brar el tri­go en un lo­te lim­pio de ma­le­zas

Es el pun­to de par­ti­da pa­ra lo­grar una cam­pa­ña tri­gue­ra con bue­nos ren­di­mien­tos, des­ta­ca Ca­sa­fe.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE -

En la pre­via de la cam­pa­ña tri­gue­ra, es im­por­tan­te re­cor­dar que al mo­men­to de rea­li­zar la siem­bra del cul­ti­vo es cla­ve ha­cer­lo en un lo­te li­bre de ma­le­zas que po­drían, en ca­so con­tra­rio, con­di­cio­nar su emer­gen­cia.

"Ade­más, li­be­rar­se de las ma­le­zas per­mi­te acu­mu­lar agua y nu­trien­tes des­ti­na­dos al cul­ti­vo que, de otra ma­ne­ra, es­ta­rían sien­do con­su­mi­das por es­tas", re­cuer­dan los es­pe­cia­lis­tas de la Cá­ma­ra de Sanidad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe).

El bar­be­cho cons­ti­tu­ye el pe­río­do que trans­cu­rre en­tre la co­se­cha de un cul­ti­vo y la siem­bra del si­guien­te, y en es­ta eta­pa es cen­tral de­tec­tar cuá­les son las ma­le­zas pre­sen­tes en el cam­po pa­ra po­der con­tro­lar­las.

El an­te­ce­sor del cul­ti­vo de­fi­ne el ini­cio del pe­río­do de bar­be­cho. Si es maíz, sor­go o gi­ra­sol, el mis­mo pue­de ini­ciar­se en fe­bre­ro-mar­zo en el ca­so de siem­bras tem­pra­nas de los an­te­ce­so­res.

"Cuan­do las siem­bras son tar­días o de­pen­dien­do del ci­clo del cul­ti­vo (lar­go o cor­to, por ejem­plo en el ca­so de la so­ja), el bar­be­cho pue­de co­men­zar en abril-ma­yo, lo mis­mo que un maíz tar­dío", ex­pli­ca­ron des­de Ca­sa­fe.

Exis­ten dos mo­men­tos de con­trol de ad­ver­si­da­des, en es­pe­cial ma­le­zas. El pri­me­ro lo cons­ti­tu­ye los con­tro­les “pre-emer­gen­cia”; es de­cir, aque­llos rea­li­za­dos pre­vio a la emer­gen­cia del cul­ti­vo.

En es­tos ca­sos se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de un her­bi­ci­da “no se­lec­ti­vo” a fin de con­tro­lar la ma­yor can­ti­dad de ma­le­zas pre­sen­tes, jun­to con un pro­duc­to re­si­dual el cual per­mi­ti­rá ex­ten­der el pe­río­do de con­trol del pro­duc­to, im­pi­dien­do la emer­gen­cia de nue­vas ma­le­zas.

Cuan­do se uti­li­cen pro­duc­tos re­si­dua­les es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el mis­mo no ge­ne­re da­ños en el cul­ti­vo a sem­brar y de­be­rá te­ner­se en cuen­ta el pe­río­do de re­si­dua­li­dad del mis­mo, in­di­ca­do en la eti­que­ta del en­va­se, a fin de sem­brar el cul­ti­vo de tri­go lue­go de es­te pe­río­do.

Una vez sem­bra­do y emer­gi­do el cul­ti­vo de tri­go, pue­den rea­li­zar­se con­tro­les “post-emer­gen­cia”, en los que se de­be­rán de­tec­tar cuá­les son las ma­le­zas pre­sen­tes e iden­ti­fi­car con el ase­so­ra­mien­to de un in­ge­nie­ro agró­no­mo, el pro­duc­to ade­cua­do pa­ra lo­grar el con­trol de las mis­mas sin que afec­te al cul­ti­vo es­ta­ble­ci­do.

Al­gu­nas de las ma­le­zas más co­mu­nes en el bar­be­cho del cul­ti­vo de tri­go son: bol­sa de pas­tor, ca­pi­quí, car­dos, pas­to de in­vierno, rai­grás, ave­na, ce­ba­di­lla, achi­co­ria y ra­ma ne­gra en­tre otras.

En to­dos los ca­sos en los que se reali­cen apli­ca­cio­nes con pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, es in­dis­pen­sa­ble uti­li­zar el equi­po de pro­tec­ción per­so­nal y con­tro­lar las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, a fin de que las mis­mas sean las co­rrec­tas pa­ra rea­li­zar una apli­ca­ción.

"Rea­li­zar un co­rrec­to con­trol de las ma­le­zas per­mi­ti­rá que el cul­ti­vo se es­ta­blez­ca ade­cua­da­men­te, en un lo­te sin com­pe­ten­cia y con la co­rrec­ta dis­po­ni­bi­li­dad de agua y nu­trien­tes. Es el pun­to de par­ti­da pa­ra al­can­zar bue­nos ren­di­mien­tos", des­ta­có Ca­sa­fe.

En el sur de San­ta Fe y en el nor­te de Bue­nos Ai­res, la siem­bra de tri­go co­men­zó con di­fi­cul­ta­des por los en­char­ca­mien­tos que pro­du­je­ron las llu­vias de las úl­ti­mas dos se­ma­nas.

“Los pro­duc­to­res se en­cuen­tran re­cal­cu­lan­do las po­si­bi­li­da­des de sem­brar tri­go en la zo­na nú­cleo. La ne­ce­si­dad de ro­tar, com­ba­tir ma­le­zas y ex­ce­sos afir­man la in­ten­ción de sem­brar en­tre un 5% y un 10% más que la cam­pa­ña pa­sa­da”, in­di­ca un in­for­me de la Bol­sa de Có­mer­cio de Ro­sa­rio.

Pe­ro las ma­las con­di­cio­nes de mu­chos lo­tes, en los que los bar­be­chos es­tán atra­sa­dos por el barro y los anega­mien­tos, ame­na­zan con re­du­cir le­ve­men­te la su­per­fi­cie que ocu­pa­rá el cul­ti­vo en la prin­ci­pal región agrí­co­la del país.

“Los pro­ble­mas de ex­ce­sos hí­dri­cos pue­den ser el ma­yor pro­ble­ma pa­ra la cam­pa­ña tri­gue­ra 2017/18”, ad­vier­te la Bol­sa ro­sa­ri­na. Es­te di­fi­cul­ta­da sobre to­do afec­ta a los ci­clos lar­gos de tri­go, en los que el cie­rre de la ven­ta­na de siem­bra es­tá mu­cho más cer­ca. La zo­na más afectada por la ex­ce­si­va hu­me­dad es el nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

En el úl­ti­mo ci­clo, que se ter­mi­nó de co­se­char en enero, la pro­duc­ción tri­gue­ra ar­gen­ti­na tre­pó has­ta las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das. El rin­de pro­me­dio al­can­zó los 33 quin­ta­les por hec­tá­rea y la su­per­fi­cie sem­bra­da lle­gó a las 4,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res.

En cre­ci­mien­to. En el úl­ti­mo ci­clo, se im­plan­ta­ron 4,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas con el prin­ci­pal ce­real de in­vierno.

Con­se­jo. An­tes de pul­ve­ri­zar hay que de­tec­tar las ma­le­zas pre­sen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.