El ti­zón mo­ra­do desafía a la so­ja

La Fau­ba ad­vier­te que au­men­tó la in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad y que no hay que con­fun­dir­la con la man­cha ma­rrón.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE -

En es­ta cam­pa­ña de so­ja au­men­tó la in­ten­si­dad de al­gu­nas pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con los hon­gos y se ob­ser­va­ron sín­to­mas en los cul­ti­vos que ge­ne­ral­men­te se re­la­cio­nan con la man­cha ma­rrón (una en­fer­me­dad cu­ya cau­sa es el pa­tó­geno Sep­to­ria gly­ci­nes), pe­ro que al ana­li­zar­los en el la­bo­ra­to­rio re­sul­ta­ron ser ge­ne­ra­das por Cer­cos­po­ra spp, que pro­vo­ca la pa­to­lo­gía co­no­ci­da co­mo ti­zón mo­ra­do.

"Am­bas son en­fer­me­da­des fo­lia­res de fin de ci­clo, que en años hú­me­dos pue­den pro­vo­car pér­di­das de has­ta 30% en el cul­ti­vo", in­for­ma­ron des­de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de Bue­nos Ai­res (Fau­ba).

“Es un pro­ble­ma gra­ve que vie­ne cre­cien­do año a año”, sos­tu­vo Mar­ce­lo Carmona, pro­fe­sor ti­tu­lar de la cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la Fau­ba. Y afir­mó que “el diag­nós­ti­co erra­do de los agen­tes cau­sa­les po­dría in­ci­dir no só­lo en los ren­di­mien­tos sino tam­bién en los es­tu­dios de efi­cien­cia de con­trol de fun­gi­ci­das y en los pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to de ge­no­ti­pos pa­ra ca­da en­fer­me­dad”.

Es­tos pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción son de gran im­por­tan­cia por­que en la Ar­gen­ti­na (así co­mo en el res­to del mun­do) no exis­ten va­rie­da­des de so­ja re­sis­ten­tes a es­te ti­po de en­fer­me­da­des. Por eso au­men­tan las apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das y cre­ce la po­si­bi­li­dad de que sur­jan re­sis­ten­cias a los prin­ci­pios ac­ti­vos más uti­li­za­dos.

“En las úl­ti­mas cam­pa­ñas vi­mos que la in­ten­si­dad del ti­zón mo­ra­do, cau­sa­do por Cer­cos­po­ra spp., se in­cre­men­tó y con­ti­nuó sien­do ex­tre­ma­da­men­te al­ta in­clu­so des­pués de la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das. Cree­mos que las po­bla­cio­nes na­tu­ra­les de es­te hon­go po­drían es­tar per­dien­do pro­gre­si­va­men­te sen­si­bi­li­dad y ha­cién­do­se re­sis­ten­tes a los fun­gi­ci­das”, aler­tó Fran­cis­co Sau­tua, do­cen­te de la cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la Fau­ba.

Du­ran­te el ac­tual ci­clo pro­duc­ti­vo, los fi­to­pa­tó­lo­gos de la Fau­ba rea­li­za­ron un re­le­va­mien­to de en­fer­me­da­des sobre cul­ti­vos de so­ja en la zo­na nú­cleo.

Les lla­mó la aten­ción la can­ti­dad de ho­jas manchadas, con le­sio­nes ais­la­das, con y sin ha­lo clo­ró­ti­co, muy si­mi­la­res a las cau­sa­das por man­cha ma­rrón, es­pe­cial­men­te en el ter­cio su­pe­rior del ca­no­peo.

Pe­ro nin­gu­na de ellas pre­sen­ta­ba sín­to­mas de en­cres­pa­mien­to ru­go­so, mo­ra­do y pur­pu­ra, que ca­rac­te­ri­za a Cer­cos­po­ra. Cuan­do se in­cu­ba­ron las mues­tras en el la­bo­ra­to­rio ob­ser­va­ron que esa sin­to­ma­to­lo­gía, que es muy si­mi­lar a la man­cha ma­rrón, en reali­dad ha­bía si­do cau­sa­da por Cer­cos­po­ra spp.

Uno de los desafíos que pre­sen­tan las en­fer­me­da­des cau­sa­das por Cer­cos­po­ra spp. es que si bien in­fec­tan al cul­ti­vo de ma­ne­ra tem­pra­na, re­cién ma­ni­fies­tan sus sín­to­mas en es­ta­díos avan­za­dos, du­ran­te el lle­na­do de gra­nos.

En con­cre­to, la plan­ta pue­de no mos­trar sín­to­mas du­ran­te 90 o más días des­pués de ser in­fec­ta­da, por eso es ne­ce­sa­rio ajus­tar las prác­ti­cas agro­nó­mi­cas. Pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que pa­ra to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas, no bas­ta con ob­ser­var el lo­te.

“Mu­chos téc­ni­cos y ase­so­res po­drían es­tar eva­luan­do sín­to­mas de ti­zón mo­ra­do cau­sa­do por Cer­cos­po­ra co­mo si fue­ran sín­to­mas de la man­cha ma­rrón, ya sea en en­sa­yos de eva­lua­ción de ge­no­ti­pos o de fun­gi­ci­das. Pe­ro las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo no se pue­den diag­nos­ti­car con pre­ci­sión a cam­po, so­la­men­te de ma­ne­ra vi­sual. Pa­ra iden­ti­fi­car la en­fer­me­dad con cer­te­za es ne­ce­sa­rio in­cu­bar el ma­te­rial en el la­bo­ra­to­rio. Así se po­dría se­lec­cio­nar un ge­no­ti­po ade­cua­do o de­ci­dir qué fun­gi­ci­da uti­li­zar pa­ra con­tro­lar la en­fer­me­dad y de­ter­mi­nar si hay re­sis­ten­cia a fun­gi­ci­das”, ex­pli­có Carmona.

Los in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que Cer­cos­po­ra es­ta­ría ge­ne­ran­do nue­vos sín­to­mas y que tam­bién po­drían exis­tir di­fe­ren­tes es­pe­cies im­pli­ca­das, in­clu­so al­gu­nas que to­da­vía no son co­no­ci­das.

Cla­ve. El aná­li­sis en la­bo­ra­to­rio es esen­cial pa­ra de­tec­tar el pa­tó­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.