“La tra­di­ción de con­trol en la fie­bre af­to­sa nos abrió la puer­ta en Chi­na”

Clarin - Rural - - MERCADOS AGRICOLAS - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com Ro­dol­fo Be­llin­zo­ni

1- ¿Có­mo es­tá la re­gión su­da­me­ri­ca­na en ma­te­ria de agro­ne­go­cios?

Se co­mien­za a per­ci­bir que cuan­do el pro­duc­tor tie­ne ren­ta­bi­li­dad es­tá dis­pues­to a in­ver­tir en pro­duc­tos sa­ni­ta­rios. Por eso, hay una ten­den­cia a la ex­pan­sión del ne­go­cio que se ve des­de el año pa­sa­do, so­bre to­do, en los mer­ca­dos más im­por­tan­tes, co­mo Brasil y Ar­gen­ti­na.

2- ¿Có­mo se ini­ció el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción de Bio­gé­ne­sis Ba­gó?

Es un ejem­plo de opor­tu­ni­da­des a tra­ves de las que com­pren­di­mos la for­ma de lle­gar a di­ver­sos mer­ca­dos. La glo­ba­li­za­ción co­men­zó ha­ce unos vein­te años, con la pri­me­ra de­man­da de va­cu­na con­tra la fie­bre af­to­sa, que fue abrup­ta por en­ton­ces, por par­te de Tai­wan. Ellos lle­ga­ron a la Ar­gen­ti­na de­bi­do a la tra­di­ción que te­nía­mos en el ma­ne­jo de es­ta en­fer­me­dad. Va­rios años des­pués EE.UU. se in­tere­só que sea­mos pro­vee­do­res de ban­co de an­tí­ge­nos con­tra la af­to­sa y, en 2010, de­ci­die­ron que la va­cu­na que se fa­bri­ca en Ar­gen­ti­na ten­ga una li­cen­cia allí y en Ca­na­dá, por una una po­si­ble emer­gen­cia en esos paí­ses con­la ce­pa su­da­me­ri­ca­na. Y, a Es el ac­tual vi­ce­pre­si­den­te del “joint ven­tu­re” en­tre Hi­le Bio­tec­no­logy y Bio­gé­ne­sis Ba­gó, y quien lle­vó ade­lan­te la cons­truc­ción de la plan­ta de pro­duc­ción de va­cu­na con­tra la fie­bre af­to­sa en la ciu­dad de Yan­gling, en Chi­na. En la em­pre­sa es­tá des­de 1990, lue­go de gra­duar­se co­mo mé­di­co ve­te­ri­na­rio, don­de ocu­pó va­rios car­gos. En­tre ellos, uno de los más im­por­tan­te, an­tes del ac­tual, fue la di­rec­ción de ope­ra­cio­nes de la mul­ti­na­cio­nal, lo cual le per­mi­tió es­tar al en­fren­te de di­fe­ren­tes ne­go­cios de la em­pre­sa en dis­tin­tos paí­ses del mun­do. par­tir del 2010, co­men­za­ron nues­tras in­ten­cio­nes de ins­ta­lar­nos en Chi­na. En­ton­ces, nos di­mos cuen­ta que el úni­co ca­mino pa­ra lle­gar allí era ha­cer­lo con un so­cio en ese país, por eso for­ma­mos el ‘joint ven­tu­re’ con Hi­le Bio­tec­no­logy Co, una em­pre­sa pri­va­da que ha­ce va­cu­nas de al­ta tec­no­lo­gía pa­ra aves y cer­dos. De esa for­ma, co­men­za­mos la cons­truc­ción de la plan­ta tres años des­pués, en la ciu­dad de Yan­gling, en la pro­vin­cia de Shaan­xi. Co­mo apren­di­za­je de to­dos es­tos años nos da­mos cuen­ta que te­ne­mos el pa­ra­dig­ma de que cier­tos mer­ca­dos son inal­can­za­bles, con in­dus­trias tra­di­cio­na­les y es­tán­da­res muy ele­va­dos pe­ro, así y to­do, in­gre­sa­mos y lo­gra­mos re­gis­trar nues­tros pro­duc­tos.

3- ¿Cuál es el mo­ti­vo por el que Chi­na le abre las puer­tas a una em­pre­sa ar­gen­ti­na?

Una de los as­pec­tos im­por­tan­tes fue el co­no­ci­mien­to ar­gen­tino so­bre la va­cu­na­ción an­ti­af­to­sa y el ma­ne­jo de la en­fer­me­dad. Hay que re­cor­dar que, ha­ce unos años, lo­gra­mos con­tro­lar la en­fer­me­dad den­tro de un ro­deo de 60 mi­llo­nes de ca­be­zas. Pe­ro, los chi­nos, ade­más, tie­nen una ne­ce­si­dad de me­jo­rar la ca­li­dad de la va­cu­na que pro­du­cen y de­tec­ta­ron que so­mos una em­pre­sa que te­nía tec­no­lo­gía re­co­no­ci­da en los lu­ga­res muy exi- gen­tes en la fa­bri­ca­ción de la va­cu­na.

4- ¿Qué desafíos plan­tea esa re­gión?

Son mer­ca­dos muy in­ma­du­ros pe­ro que se apo­yan mu­cho en la pro­duc­ción agrí­co­la-ga­na­de­ra pa­ra cre­cer. Cuan­do se co­no­cen esas re­gio­nes que­dan cla­ros los men­sa­jes que lle­gan a la Ar­gen­ti­na que, en la me­di­da que cre­ce la po­bla­ción, cre­ce el es­tán­dar de vi­da y la de­man­da de ali­men­tos tam­bién se dis­pa­ra. El con­su­mo de car­ne, so­bre to­do, cre­ce y, de esa for­ma, pro­gre­sa la com­pra de pro­duc­tos ve­te­ri­na­rios. En­ton­ces, el prin­ci­pal desafío es abas­te­cer esos mer­ca­dos in­ma­du­ros del sud­es­te asiá­ti­co. Pe­ro tam­bién am­plia­re­mos el mo­de­lo de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía a paí­ses de esa re­gión.

5- ¿La po­si­bi­li­dad que se abrió en Chi­na es una chan­ce pa­ra pro­du­cir di­ver­sos an­tí­ge­nos?

Los chi­nos tie­nen un mer­ca­do muy desa­rro­lla­do de por­ci­nos, de va­cu­na con­tra fie­bre af­to­sa de 2.000 mi­llo­nes­do­sis por año. En com­pa­ra­ción, es cua­tro ve­ces el mer­ca­do sud­ame­ri­cano. Sin em­bar­go, tam­bién tie­nen 110 mi­llo­nes de ca­be­zas de va­cu­nos y 200 mi­llo­nes de pe­que­ños ru­mian­tes -ove­jas y ca­bras-. En es­te úl­ti­mo ca­so, es un mer­ca­do to­tal­men­te vir­gen, con lo cual el po­ten­cial de de­sa­rro­llo allí es muy im­por­tan­te. Tan im­por­tan­te es es­te mer­ca­do en ge­ne­ral que ya nos plan­tea­mos, pa­ra una se­gun­da eta­pa del pro­yec­to, la ne­ce­si­dad de ins­ta­lar un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo en Yan­gling.

6- ¿Co­mo es la vin­cu­la­ción con el pro­duc­tor chino?

Co­men­cé a via­jar allí des­de el año 2000 y los cam­bios tec­no­ló­gi­cos fue­ron muy im­por­tan­tes pe­ro, ha­ce diez años, se em­pe­zó a no­tar fuer­te­men­te la in­ver­sión pa­ra la in­ten­si­fi­ca­ción del ma­ne­jo, ma­yor­men­te, en los sis­te­mas por­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.