En La Pam­pa, una apues­ta a la tec­no­lo­gía

Ga­na­de­ría. En Ge­ne­ral Acha, una zo­na mar­gi­nal que ha­bi­tual­men­te es afec­ta­da por los in­cen­dios, la fir­ma Ni­rihuau con­vir­tió un cam­po ca­si im­pro­duc­ti­vo en un es­ta­ble­ci­mien­to de cría y re­cría con al­to po­ten­cial.

Clarin - Rural - - TAPA - GE­NE­RAL ACHA, LA PAM­PA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pa­ra ir des­de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res has­ta La Pam­pa ha­ce fal­ta atra­ve­sar un ex­ten­so pai­sa­je en el que las la­gu­nas se im­po­nen. En la zo­na de la Cuen­ca del Sa­la­do aun se ven lo­tes de maíz en­char­ca­dos a la es­pe­ra de la co­se­cha y va­cas con las pa­tas en el agua. Pe­ro tras unas cuan­tas ho­ras de ru­ta, al cru­zar la fron­te­ra pro­vin­cial la tie­rra se se­ca de gol­pe y la pro­ble­má­ti­ca pa­sa a ser otra, opues­ta pe­ro con si­mi­la­res con­se­cuen­cias en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos agro­pe­cua­rios.

Así lo en­tien­de Adrián Van­da­me, ad­mi­nis­tra­dor de la fir­ma Co­mer­cial y Ga­na­de­ra del Ni­rihuau, que cuen­ta con cam­pos tan­to en La Pam­pa co­mo en la Cuen­ca del Sa­la­do, quien afir­ma que los pro­ble­mas son opues­tos pe­ro si­mi­la­res en am­bas re­gio­nes. “En la Cuen­ca del Sa­la­do te­ne­mos ex­ce­so de agua, cam­pos muy inun­da­bles, ce­ro in­fra­es­truc­tu­ra de la pro­vin­cia… Y acá en La Pam­pa el pro­ble­ma es que es demasiado se­co, tam­bién fal­ta in­fra­es­truc­tu­ra y por eso los mon­tes se han que­ma­do tan­to”, re­su­me des­de el bor­de de un lo­te don­de aun se ven los ras­tros de las len­guas de fue­go que arra­sa­ron en el úl­ti­mo ve­rano.

En el par­ti­do bo­nae­ren­se de Ge­ne­ral Bel­grano la em­pre­sa tie­ne un cam­po ex­clu­si­vo de cría. Ade­más cuen­tan con un cam­po agrí­co­la y una ca­ba­ña de An­gus -Na­mun­cu­rá- en la zo­na de Los Tol­dos (Bue­nos Ai­res), de la cual sa­len los to­ros pu­ro con­tro­la­dos pa­ra ser­vir al ro­deo que hoy ron­da las 5.000 ma­dres en to­tal.

Bue­na par­te de esas hem­bras se en­cuen­tran en el es­ta­ble­ci­mien­to San Se­ve­rino, en la lo­ca­li­dad pam­pea­na de Pe­rú, par­ti­do de Ge­ne­ral Acha, has­ta don­de via­jó Cla­rín Ru­ral pa­ra co­no­cer las par­ti­cu­la­ri­da­des de la ga­na­de­ría en una re­gión que to­dos los ve­ra­nos es afec­ta­da por el fue­go, un fe­nó­meno que con al­go de pla­ni­fi­ca­ción por par­te de los pro­duc­to­res y los mu­ni­ci­pios pue­de de­jar de ser da­ñino pa­ra trans­for­mar­se en una he­rra­mien­ta de pro­duc­ti­vi­dad.

Ru­bén Mar­ti­co­re­na, en­car­ga­do de San Se­ve­rino, co­men­ta que allí fun­cio­nó una ca­ba­ña fun­da­da en el año 1946 que al­can­zó cier­to re­nom­bre en la zo­na pe­ro que en el 96 de­jó de funcionar, y ex­pli­ca que cuan­do la em­pre­sa lo com­pró, en 2011, en­con­tró un es­ta­ble­ci­mien­to ca­si aban­do­na­do, de­di­ca­do más a la ca­za que a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Se tra­ta de 12.500 hec­tá­reas hoy di­vi­di­das en 45 po­tre­ros don­de la fir­ma ha­ce cría y re­cría a cam­po. “De a po­co va­mos re­cu­pe­ran­do, pe­ro es­ta­mos le­jos del po­ten­cial de pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce “el vas­co”.

Es­te año, el vi­ru­len­to fue­go del ve­rano les que­mó unas 3.000 hec­tá­reas, lo que obli­gó a ha­cer un ajus­te en el con­su­mo de re­cur­sos ba­sa­do en el des­te­te an­ti­ci­pa­do y un con­su­mo ra­cio­nal de las re­ser­vas.

Afor­tu­na­da­men­te, los lo­tes que­ma­dos no fue­ron los más pro­duc­ti­vos y las con­se­cuen­cias no fue­ron peo­res gra­cias a que cuen­tan con un am­plio equi­po de tra­ba­jo. “Los días an­te­rio­res ha­bía­mos te­ni­do fue­go en los al­re­de­do­res y a no­so­tros nos to­có un sábado a la tar­de, el 16 de enero. Pren­dió en 14 lu­ga­res di­fe­ren­tes de los al­re­de­do­res. Te­nía­mos las pi­ca­das armadas pe­ro el fue­go en­tró en dos lu­ga­res. Gra­cias a Dios te­ne­mos un gru­po de tra­ba­jo bas­tan­te im­por­tan­te -10 per­so­nas- que nos per­mi­te ar­mar cua­dri­llas. Pa­ra ro­dear el fue­go se tie­nen que dar las cir­cuns­tan­cias de pi­ca­das, de vien­tos y de con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. En un ho­ra­rio de la no­che pu­di­mos ce­rrar el fue­go”, re­cuer­da Mar­ti­co­re­na.

Van­da­me ex­pli­ca que una par­te del cam­po es­tá so­bre los va­lles trans­ver­sa­les que atra­vie­san a la pro­vin­cia y la otra se en­cuen­tra en zo­na de mon­te, que fue ló­gi­ca­men­te la más afec­ta­da. El ro­deo es de 2.531 va­cas que se ali­men­tan en 2.522 hec­tá­reas de pas­ti­za­les y 1.400 de pas­tu­ras. El por­cen­ta­je de to­ros es del 4 por cien­to y te­ner mu­chos po­tre­ros les per­mi­te ha­cer un ser­vi­cio por ca­te­go­rías, dis­tin­guien­do en­tre va­qui­llo­nas de pri­me­ra o se­gun­da pa­ri­ción. “Tra­ta­mos de en­to­rar la va­qui­llo­na en­tre los 18 y 22 me­ses y el por­cen­ta­je de des­te­te es del 94 por cien­to de las va­cas pre­ña­das”, di­ce el ad­mi­nis­tra­dor.

Es­tos ín­di­ces y un al­to ni­vel de pla­ni­fi­ca­ción y ra­cio­na­li­za­ción de los re­cur­sos les evi­ta­ron su­frir con­se­cuen­cias ma­yo­res tras el pa­so de las lla­mas. En­tre las he­rra­mien­tas de pla­ni­fi­ca­ción ne­ce­sa­rias pa­ra aguan­tar el gol­pe Mar­ti­co­re­na des­ta­ca el ajus­te de la car­ga ani­mal, el di­se­ño de usos y des­can­sos de los lo­tes de acuer­do al es­ta­do del fo­rra­je, el apo­tre­ra­mien­to y el co­rrec­to man­te­ni­mien­to de las pi­ca­das cor­ta­fue­gos y agua­das. Lue­go agre­ga que an­te el ex­ce­so de fo­rra­je tam­bién es­tá la po­si­bi­li­dad de ha­cer que­mas pres­crip­tas y el ro­la­do se­lec­ti­vo con siem­bra de es­pe­cies fo­rra­je­ras, una prác­ti­ca pues­ta en te­la de jui­cio por los am­bien­ta­lis­tas pe­ro por el mo­men­to ava­la­da por el go­bierno de la pro­vin­cia, siem­pre que se cuen­te con el per­mi­so pa­ra apli­car­la.

Es­te año, las bue­nas pre­ci­pi­ta­cio­nes de mar­zo hi­cie­ron que los lo­tes que­ma­dos em­pe­za­ran a re­bro­tar rá­pi­da­men­te, y hoy, a po­cos me­ses, al­gu­nas ca­te­go­rías bo­vi­nas ya cir­cu­lan en­tre las ra­mas quemadas de un mon­te que an­tes del fue­go era prác­ti­ca­men­te im­pe­ne­tra­ble. Se tra­ta del “efec­to lim­pie­za”, una con­se­cuen­cia co­la­te­ral del fe­nó­meno cli­má­ti­co que los pro­duc­to­res mu­chas ve­ces agra­de­cen.

Pa­ra su­mar op­cio­nes fo­rra­je­ras a es­tos nue­vos bocados tier­nos, el en-

Sue­lo. Adrián Van­da­me, ad­mi­nis­tra­dor de la em­pre­sa, en un lo­te de Ge­ne­ral Acha don­de un ver­deo cre­ce so­bre ras­tro­jo de tri­go. Po­ten­cian­do la agri­cul­tu­ra apun­ta­lan a la ga­na­de­ría.

Re­bro­tes. Adrián Van­da­me, ad­mi­nis­tra­dor de Ni­rihuau, en el bor­de de un lo­te de mon­te que­ma­do en el que los ani­ma­les ya vol­vie­ron a pas­to­rear.

Aden­tro. Tras el fue­go de enero, el mon­te que­dó más tran­si­ta­ble.

Ca­te­go­rías. Ade­lan­te, los ter­ne­ros en re­cría, atrás, las va­qui­llo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.