La car­ne en el cen­tro de la me­sa

Clarin - Rural - - RURAL - hhuer­go@cla­rin.com

La visita de la je­fa de Es­ta­do de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na co­ro­nó un im­pre­sio­nan­te rally del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. En ape­nas un mes, Ma­cri se en­tre­vis­tó con Do­nald Trump, con quien al­mor­zó en Washington. Po­cos días des­pués lo ha­cía con Xi Jin­ping, en Bei­jing. De allí sal­tó a Tokio, don­de se en­con­tró con el pri­mer mi­nis­tro Shin­zo Abe y el mis­mí­si­mo em­pe­ra­dor Akihi­to.

Al­ta po­lí­ti­ca. Tras una dé­ca­da y me­dia de ais­la­mien­to ja­lo­na­da por las per­ma­nen­tes ma­las no­ti­cias, la Ar­gen­ti­na vol­vió al mun­do. Los dos ejes de la es­tra­te­gia ofi­cial son las in­ver­sio­nes y la aper­tu­ra o am­plia­ción de las ex­por­ta­cio­nes. Y cuan­do es­te go­bierno ha­bla de ex­por­ta­cio­nes, es­tá ha­blan­do de la agroin­dus­tria.

Ma­cri no se can­sa de mos­trar su con­ven­ci­mien­to de que la cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo es im­pul­sar al sec­tor que ha sa­bi­do con­ver­tir sus ven­ta­jas na­tu­ra­les en ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, a tra­vés de la tec­no­lo­gía, la in­ver­sión y el en­tre­la­za­mien­to co­mer­cial.

Uno de los ejes del cre­ci­mien­to (y del con­ven­ci­mien­to del go­bierno) es el de las pro­teí­nas ani­ma­les. En par­ti­cu­lar, la car­ne va­cu­na, to­da­vía hoy ob­je­to del de­seo de to­do el mun­do, a pe­sar del de­fault por mé­ri­to pro­pio. Ma­cri le pi­dió a Trump más ce­le­ri­dad en la aper­tu­ra del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, atrás del cual ven­drán otros. En Chi­na, pa­só por el stand del IPCVA en el im­po­nen­te SIAL, don­de lo re­ci­bió un con­jun­to con lo más gra­na­do de la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca ex­por­ta­do­ra. Los asiá­ti­cos son ya los prin­ci­pa­les clien­tes de to­da la re­gión. Con Mer­kel, tam­bién la car­ne es­tu­vo en el cen­tro de la me­sa, cuan­do se ha­bló del acuer­do Mer­co­sur-UE.

Uru­guay, en par­ti­cu­lar, se ha con­ver­ti­do en el gran re­fe­ren­te. Con su po­lí­ti­ca sa­ni­ta- ria trans­pa­ren­te e im­pla­ca­ble (no se pue­de mo­ver una ca­be­za sin los pa­pe­les en re­gla) se han ga­na­do la con­fian­za de to­do el mun­do. Su sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad fun­cio­na muy bien, y hay un so­lo stan­dard sa­ni­ta­rio y fis­cal pa­ra lo que es con­su­mo in­terno y ex­por­ta­ción. El 70% de la car­ne uru­gua­ya va a ex­por­ta­ción. Chi­na en pri­mer lu­gar, lue­go Es­ta­dos Uni­dos (se abrió ha­ce un par de años).

Aho­ra hay una nue­va olea­da de in­ver­sio­nes glo­ba­les en la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca de la re­gión. Ha­ce diez años, las dos gran­des com­pa­ñías bra­si­le­ñas, Mar­frig y JBS, des­em­bar­ca­ron en Uru­guay, Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na. En nues­tro país su­frie­ron los ava­ta­res de la po­lí­ti­ca kirch­ne­ris­ta, que tra­bó co­mo pu­do las ex­por­ta­cio­nes en nom­bre de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”.

Ya sabemos: nos co­mi­mos los vien­tres, los tor­nos de la fá­bri­ca de car­ne. Pe­ro la fuer­za del producto y los mer­ca­dos fue más grande. Lle­ga­ron los chi­nos. Pri­me­ro, a Uru­guay. Lue­go, a Ar­gen­ti­na. Com­pra­ron va­rias plan­tas y has­ta un feed­lot que aún no co­men­zó a ope­rar.

La se­ma­na pa­sa­da, una de las ma­yo­res com­pa­ñías ali­men­ti­cias del mun­do, la ja­po­ne­sa NHFoods, se hi­zo car­go del BPU, el fri­go­rí­fi­co más mo­derno de Uru­guay. Ubi­ca­do en Du­razno, en el corazón de la Ban­da Orien­tal, NHF pa­gó 130 mi­llo­nes de dó­la­res por una jo­ya cin­ce­la­da por el in­glés Te­ren­ce John­son, que an­tes ha­bía pa­sa­do por el ABP de Hug­hes, hoy de la chi­na Fo­re­sun.

Pe­ro si al­go da idea de la ve­lo­ci­dad y fuer­za del pro­ce­so que es­ta­mos vi­vien­do, fue lo que aca­ba de su­ce­der con los ac­ti­vos de JBS en la re­gión. La em­pre­sa bra­si­le­ña, ja­quea­da por el es­cán­da­lo de las coimas que sus pro­pie­ta­rios, los her­ma­nos Ba­tis­ta, re­co­no­cie­ron ha­ber pa­ga­do a los go­bier­nos de Lu­la, Dil­ma y Te­mer, tu­vo que des­pren­der­se de sus plan­tas en Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Pa­ra­guay.

En una sor­pre­si­va ope­ra­ción, las com­pró otro gi­gan­te bra­si­le­ño, el gru­po Mi­ner­va. Que ya con­ta­ba con plan­tas en Uru­guay y Pa­ra­guay, pe­ro no en la Ar­gen­ti­na. Des­de aho­ra, es la nue­va due­ña del Swift, na­da me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.