El es­tan­ca­mien­to de la so­ja

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce ocho me­ses, el go­bierno de­ci­dió in­cum­plir una de las pro­me­sas de cam­pa­ña más es­pe­ra­das en el cam­po: in­te­rrum­pir la re­duc­ción del 5% anual de las re­ten­cio­nes pa­ra la so­ja. Edi­to­ria­li­za­mos so­bre es­to el 6/10/2016 (https://www.cla­rin.com/ru­ral/Di­gi­rien­do-ma­la-no­ti­cia_0_S­kV-lBSC.html), an­ti­ci­pan­do que la me­di­da im­pli­ca­ría una mer­ma en la pro­duc­ción de so­ja, con lo que se di­si­pa­ría par­te del efec­to re­cau­da­to­rio es­pe­ra­do.

Fue lo que fi­nal­men­te su­ce­dió. Al me­nos, en tér­mi­nos re­la­ti­vos. Maíz y tri­go cre­cie­ron 50% en el pri­mer año a pleno del go­bierno de Ma­cri. La so­ja per­ma­ne­ció es­tan­ca­da. De ma­nual.

No fue el peor efec­to. Más gra­ve fue el da­ño en el cli­ma de ne­go­cios. Ha­ber al­te­ra­do las re­glas de jue­go so­bre la mar­cha, en un ne­go­cio de már­ge­nes tan fi­ni­tos, pro­vo­có da­ños con­cre­tos a quie­nes ha­bían to­ma­do co­ber­tu­ras en los mer­ca­dos de fu­tu­ros des­con­tan­do que los de­re­chos de ex­por­ta­ción del 2017 iban a es­tar en 25% y no en el 30%, co­mo fi­nal­men­te que­da­ron. Es­to hi­zo –me cons­ta—que un im­por­tan­te pla­yer del mer­ca­do glo­bal de pro­duc­tos agrí­co­las de­ci­die­ra pos­ter­gar una de­ci­sión que ha­bía lo­gra­do con­sen­suar en su Di­rec­to­rio: in­ver­tir fi­nal­men­te en el procesamiento de so­ja.

Con ha­bi­li­dad, el mi­nis­tro de Agroin­dus­tria Ricardo Bur­yai­le lo­gró que des­de el ru­ra­lis­mo se le ofre­cie­ra “la gau­cha­da” de acep­tar la pos­ter­ga­ción por un año de la qui­ta. Es­to le sig­ni­fi­có al cam­po la trans­fe­ren­cia de unos mil millones de dó­la­res. Las re­ten­cio­nes to­ta­les que pa­ga­rá el com­ple­jo so­ja al­can­za­rán a los 6000 millones de dó­la­res.

La ra­zón de la me­di­da es es­tric­ta­men­te fis­cal. Pe­ro es­tá sus­ten­ta­da en una idea que tiene mu­cho arrai­go in­clu­so en­tre los ana­lis­tas del sec­tor. Se sos­tie­ne con fre­cuen­cia que si se hu­bie­ran eli­mi­na­do to­tal­men­te los de­re­chos de ex­por­ta­ción a la so­ja, na­die hu­bie­ra sem­bra­do otra co­sa. Y hu­bie­ra se­gui­do la “so­ji­za­ción”, mu­le­ti­lla le­tal ama­sa­da por la ideo­lo­gía tec­no­fó­bi­ca. En­ton­ces, la som­bra de las po­lí­ti­cas ac­ti­vas ex­tien­de sus ten­tácu­los so­bre la pam­pa ar­gen­ti­na. Cae­mos con fa­ci­li­dad en la “ten­ta­ción del bien” que des­cri­bía con sa­bia pre­ci­sión Fran­ces­co Di Cas­tri en sus re­cor­da­das in­ter­ven­cio­nes en los Con­gre­sos de Aa­pre­sid.

Es ho­ra de des­truir al­gu­nos mi­tos pe­li­gro­sos. El te­ma de la “so­ji­za­ción” es­tá so­bre­ven­di­do. Na­die nie­ga la con­ve­nien­cia agro­nó­mi­ca y co­mer­cial de las ro­ta­cio­nes con ce­rea­les. Pe­ro es­tos ar­gu­men­tos en­dó­ge­nos ter­mi­nan jus­ti­fi­can­do la exac­ción. En la era K, se suc­cio­na­ron 75.000 millones de dó­la­res so­lo al sec­tor so­ja. Se fue­ron por el ca­ño, del cam­po a la ciu­dad.

Sea­mos jus­tos. Aho­ra, por lo me­nos, se ven obras por to­dos la­dos. Es fe­bril el rit­mo en mu­chas ru­tas cru­cia­les, a ni­vel na­cio­nal y en al­gu­nas pro­vin­cias. Y se arran­có fuer­te con el te­ma hi­dráu­li­co, don­de los años de aban­dono eclo­sio­na­ron con el cam­bio cli­má­ti­co. Es­ta se­ma­na Pa­blo Be­re­ciar­túa, sub­se­cre­ta­rio de Re­cur­sos Hí­dri­cos, dio cuen­ta de los avan­ces en la cuen­ca del Sa­la­do, el ca­nal San An­to­nio (del nor­te al sur de San Fran­cis­co, Cór­do­ba, al Car­ca­ra­ñá), y so­lu­cio­nes nue­vas e ima­gi­na­ti­vas pa­ra el com­pli­ca­do sis­te­ma de la cuen­ca sur de Cór­do­ba, nor­te de La Pam­pa y oeste de Bue­nos Ai­res.

Es­tas obras per­mi­ti­rán re­cu­pe­rar área y dar más se­gu­ri­dad en una re­gión de ex­tra­or­di­na­rio po­ten­cial agrí­co­la. Bien­ve­ni­das. Pe­ro pa­ra que se apro­ve­chen a pleno, es fun­da­men­tal que la so­ja cor­te ama­rras y vuel­va a cre­cer. Los con­tra­rios tam­bién jue­gan: sin re­ten­cio­nes, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil y Pa­ra­guay vie­nen cre­cien­do a los sal­tos, ame­na­zan­do el li­de­raz­go ar­gen­tino en los pro­duc­tos más di­ná­mi­cos de la agri­cul­tu­ra mundial: la ha­ri­na, el acei­te y el bio­die­sel de so­ja. Cam­bie­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.