La tec­no­lo­gía, la ba­se del éxi­to en Cha­co

En Cha­ra­ta, la em­pre­sa fa­mi­liar Go­lob Se­mi­llas fue de atrás ha­cia ade­lan­te: pa­só de ser pro­vee­do­ra de in­su­mos y se­mi­llas a ser pro­duc­to­ra de so­ja, maíz, gi­ra­sol y tri­go. Aho­ra, pla­nean crear va­lor en orí­gen.

Clarin - Rural - - TA­PA - CHA­RA­TA, CHA­CO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

El no­res­te del país (NEA) ha si­do una de las re­gio­nes que más ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años tan­to en área co­mo en pro­duc­ti­vi­dad. De­jó de ser una re­gión mar­gi­nal pa­ra con­ver­tir­se en una zo­na con po­ten­cial agrí­co­la.

Una de las cla­ves pa­ra es­te cre­ci­mien­to que se vie­ne dan­do es la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar nuevas tie­rras de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra (ver

re­cua­dro: El cam­bio de...). La prin­ci­pal li­mi­tan­te es el agua (llue­ven 700 mi­lí­me­tros por año en pro­me­dio) por lo que el se­cre­to pa­ra los pro­duc­to­res sus­ci­ta en un ma­yor uso de tec­no­lo­gía e in­ten­si­fi­ca­ción (cuan­do el cli­ma lo per­mi­te), ro­ta­ción de los cul­ti­vos y la pla­ni­fi­ca­ción de ca­da cam­pa­ña en lo que re­fie­re a la com­pra de in­su­mos y la pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción de los gra­nos.

Y es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas le ca­ben per- fec­ta­men­te a Go­lob Se­mi­llas, una em­pre­sa fa­mi­liar si­tua­da en el sud­oes­te cha­que­ño, con ba­se en Cha­ra­ta, que se de­di­ca a la pro­duc­ción de gra­nos y po­see a su vez un aco­pio pa­ra sus pro­pios gra­nos y ade­más, en me­nor me­di­da, al­ma­ce­na gra­nos de ter­ce­ros y co­mer­cia­li­za in­su­mos (fi­to­sa­ni­ta­rios y fer­ti­li­zan­tes).

“Bus­ca­mos lle­gar en al­gún mo­men­to a la ex­ce­len­cia pro­duc­ti­va. Sem­brar el me­jor hí­bri­do, en la me­jor con­di­ción, dar­le los nu­trien­tes y la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria y agre­gar­le va­lor en nues­tra zo­na”, sin­te­ti­zó Mar­ce­lo Go­lob, so­cio ge­ren­te de la em­pre­sa a Cla­rín Ru­ral.

La em­pre­sa fue fun­da­da en 1986. Na­ció co­mo pro­vee­do­ra de se­mi­llas pe­ro fue cre­cien­do y su­ma­ron la co­mer­cia­li­za­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios y fer­ti­li­zan­tes. Más tar­de, en 2006, la com­pa­ñía de­ci­dió de­jar la ven­ta de se­mi­llas y se me­tió de lleno a la pro­duc­ción de gra­nos.

En­tre pro­pias (80%) y arren­da­das

Ha­cien­do re­fe­ren­cia a es­ta úl­ti­ma pro­ble­má­ti­ca , des­ta­có que en es­ta zo­na hay se­rios pro­ble­mas con las ma­le­zas pro­ble­ma, pun­tual­men­te bo­rre­ria, gomph­re­na, di­gi­ta­ria in­su­la­ris y sor­go de Ale­po. Y pa­ra con­tra­rres­tar es­te fla­ge­lo, uti­li­za la apli­ca­ción se­lec­ti­va con las herramientas que exis­ten en el mer­ca­do (Weed it y weed see­ker). “La em­pre­sa ter­ce­ri­za la siem­bra y la co­se­cha de los cul­ti­vos. Pe­ro rea­li­za las la­bo­res de pul­ve­ri­za­ción. Y pa­ra es­to con­ta­mos con tec­no­lo­gía de pre­ci­sión”, de­ta­lló aña­dien­do que en es­ta zo­na au­men­tó ex­po­nen­cial­men­te es­ta tec­no­lo­gía.

Por otro la­do, pa­ra man­te­ner la fer­ti­li­dad de los sue­los, so­bre to­do en los que tie­nen más años de­di­ca­dos a la agri­cul­tu­ra, rea­li­za ca­da dos años un aná­li­sis de sue­lo pa­ra de­ter­mi­nar la can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca y de ni­tra­to que hay dis­po­ni­ble en el sue­lo por­que, pa­ra Mar­ce­lo, una de las cla­ves de la in­ten­si­fi­ca­ción es de­vol­ver los nu­trien­tes que se lle­van los cul­ti­vos. “En es­ta épo­ca co­bra ma­yor im­por­tan­cia es­ta ta­rea por las abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes que se han da­do”, re­sal­tó el em­pre­sa­rio agro­pe­cua­rio.

Con es­te pa­que­te tec­no­ló­gí­co, los rin­des que ob­tie­ne la em­pre­sa es­tán por en­ci­ma de la me­dia de la zo­na. En gi­ra­sol, ob­tie­nen 2.300 ki­los por hec­tá­reas con un por­cen­ta­je al­to de bo­ni­fi­ca­ción por ma­te­ria gra­sa. En so­ja, co­se­chan 3.000 ki­los (es­te año co­se­cha­ron 3.800 ki­los por las abun­dan­tes llu­vias), en maíz, tri­llan en­tre 7.000 a 8.000 ki­los y en tri­go, de 1.800 a 2.200 ki­los.

En to­tal, pro­du­cen en­tre 38.000 a 40.000 to­ne­la­das y el ob­je­ti­vo es a (20%), la em­pre­sa siem­bra 10.000 hec­tá­reas por cam­pa­ña. Es­te año en par­ti­cu­lar im­plan­ta­rán un 40% de gi­ra­sol, 40% de so­ja y un 20% de maíz. Asi­mis­mo, su­ma­rán unas 600 hec­tá­reas de tri­go. “Va­mos a dar­le ma­yor im­por­tan­cia al gi­ra­sol y tri­go por­que los per­fi­les de los sue­los es­tán car­ga­dos”, des­ta­có Mar­ce­lo. “El ce­real que se pro­du­ce en la zo­na es de buen con­te­ni­do de glu­ten pa­ra co­mer­cia­li­zar­lo en los mo­li­nos con un plus en el pre­cio”, agre­gó.

La ro­ta­ción de cul­ti­vos que rea­li­za la em­pre­sa es gi­ra­sol/so­ja, gi­ra­sol/maíz y tri­go/so­ja. Por ejem­plo, una se­cuen­cia que plan­tea­ron en la úl­ti­ma cam­pa­ña fue sem­brar gi­ra­sol en agos­to de 2016, lue­go in­tro­du­je­ron so­ja que fue re­co­lec­ta­da en abril de es­te año y aho­ra, el lo­te va a tri­go. “La in­ten­si­fi­ca­ción de los cul­ti­vos es cla­ve en es­ta zo­na. Nos per­mi­te ha­cer dos cul­ti­vos en el trans­cur­so de 10 me­ses. Sino, hay un pe­río­do muy ex­ten­so de bar­be­cho por lo que ese cam­po que­da des­cu­bier­to y en con­se­cuen­cia, na­cen ma­le­zas y uti­li­zan el agua dis­po­ni­ble”, des­cri­bió Mar­ce­lo.

2020 in­cre­men­tar la co­se­cha a 65.000 to­ne­la­das. “El cre­ci­mien­to se­rá prin­ci­pal­men­te por al au­ge de la pro­duc­ción por hec­tá­rea y no tan­to por la ex­ten­sión en su­per­fi­cie”, pro­yec­tó.

Otra de las cla­ves la em­pre­sa es el aco­pio. A la pro­duc­ción de maíz y gi­ra­sol la co­mer­cia­li­zan pa­ra la ex­por­ta­ción en el mo­men­to que ellos ven que es el ade­cua­do. Y en el ca­so de la so­ja y tri­go, gran par­te va pa­ra ex­por­ta­ción y una mí­ni­ma par­te, pre­vio pa­go de re­ga­lía ex­ten­di­da y ca­non, guar­dan la se­mi­lla pa­ra uso pro­pio. “So­mos de­fen­so­res de los que in­vier­ten en tec­no­lo­gía. No es una obli­ga­ción, sino una op­ción y la he­mos adop­ta­do. Me­jo­ra­mos los rin­des y nues­tra efi­cien­cia pro­duc­ti­va y con­si­de­ra­mos que es el ca­mino. Co­mo se com­pran co­se­cha­do­ras, ce­lu­la­res o ca­mio­ne­tas, en­ten­de­mos que el pro­duc­tor de­be ser edu­ca­do y al mis­mo tiem­po, va­lo­rar lo que le ofre­cen a tra­vés de la tec­no­lo­gía. Hay que ser res­pon­sa­ble con el uso de las se­mi­llas”, ex­pli­có Mar­ce­lo.

La fir­ma uti­li­za las hí­bri­dos de pun­ta del mer­ca­do. En so­ja ya el 75% del área siem­bran la va­rie­dad In­tac­ta con su res­pec­ti­vo re­fu­gio pa­ra cui­dar la tec­no­lo­gía.

Por úl­ti­mo, Mar­ce­lo ade­lan­tó los pro­yec­tos a cor­to pla­zo. La idea de la em­pre­sa y de sus so­cios es dar va­lor en ori­gen a los pro­duc­tos ob­te­ni­dos de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, pa­ra ge­ne­rar más pues­tos de tra­ba­jo en la so­cie­dad cha­que­ña y así de­jar de ser sim­ples pro­vee­do­res de tie­rra del sec­tor ex­por­ta­dor pa­ra al­can­zar de la ex­ce­len­cia pro­duc­ti­va de la que ha­bló Mar­ce­lo al prin­ci­pio. “Pe­ro es muy di­fí­cil sino hay in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria: co­mo luz, gas y cloa­cas”, re­fle­xio­nó.

En es­te sen­ti­do, ase­gu­ró que el 30% del cos­to de pro­duc­ción equi­va­le al fle­te a Ro­sa­rio. De una so­ja de $3.900 por to­ne­la­da, el cos­to del fle­te es de $850 o $900 se­gún la dis­tan­cia. “Pa­ra que una to­ne­la­da de so­ja va­ya a San­ta Fe, hay que pa­gar 40% de in­gre­sos bru­tos más el 10% de un adi­cio­nal, y lue­go, hay que su­mar el con­ve­nio de co­rres­pon­sa­bi­li­dad gre­mial, que son $50. Hay mu­chos im­pues­tos, no so­lo el fle­te”, sos­tu­vo. Los rin­des de in­di­fe­ren­cia pa­ra la em­pre­sa en gi­ra­sol es de 1.300 ki­los por hec­tá­rea, en tri­go es de 1.620 ki­los, en maíz re­sul­ta 4.000 ki­los y en so­ja, 1.800 ki­los.

Se­gún na­rró, en el cen­tro- oes­te de Cha­co se en­cuen­tran to­das las em­pre­sas agroex­por­ta­do­ras con la fi­gu­ra de aco­pio. “Es­to ha­bla del fuer­te que es la pro­vin­cia pe­ro ne­ce­si­ta­mos que el go­bierno in­ter­fie­ra pa­ra que exi­jan pa­ra que den va­lor en orí­gen y no que lo lle­ven co­mo grano al puer­to”, sos­tu­vo.

Con tec­no­lo­gía e in­ten­si­fi­ca­ción, la em­pre­sa Go­lob Se­mi­llas bus­ca se­guir cre­cien­do en pro­duc­ción de gra­nos y bus­can­do dar­le va­lor agre­ga­do, una ma­te­ria pen­dien­te aun.

El ob­je­ti­vo a cor­to pla­zo es dar­le va­lor agre­ga­do a la ma­te­ria pri­ma

So­ji­ta. Mar­ce­lo Go­lob, so­cio ge­ren­te de la fir­ma, en un lo­te de so­ja a pun­to de co­se­char­se. El rin­de pro­me­dio de es­te año fue de 3.800 ki­los por hec­tá­rea apun­ta­la­do por las llu­vias.

Al­ma­ce­na­mien­to. Mar­ce­lo Go­lob, so­cio ge­ren­te de la em­pre­sa, en el aco­pio que tie­ne la em­pre­sa en Cha­ra­ta. Bus­can cer­ti­fi­car con Nor­mas Iso.

Di­fe­ren­cia. Las dos es­pi­gas más gran­des (izq.) son de sue­los nue­vos.

So­ja. La com­pa­ñía ob­tu­vo un rin­de de 3.800 ki­los por hec­tá­rea en es­ta cam­pa­ña, ayu­da­do por las llu­vias.

Tri­go. Es­te año sem­bra­ron 600 hec­tá­reas con el ce­real por la can­ti­dad de agua en el per­fil del sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.