Fer­ti­li­za­ción: de la teo­ría a la prác­ti­ca

Agri­cul­tu­ra. El au­tor ex­po­ne al­gu­nas es­tra­te­gias cla­ve que per­mi­tan op­ti­mi­zar el consumo de nu­trien­tes. Ase­gu­ra que és­to es cen­tral pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ción y la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Clarin - Rural - - PRI­MER NI­VEL - Fe­de­ri­co Bert Es­pe­cial pa­ra Cla­rin Ru­ral

Hoy, la fer­ti­li­za­ción es un fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ción y el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria de la Ar­gen­ti­na.

Aun­que so­bren evi­den­cias agro­nó­mi­cas y eco­nó­mi­co-em­pre­sa­ria­les so­bre la ne­ce­si­dad de fer­ti­li­zar, hoy es fre­cuen­te en­con­trar lo­tes con do­sis de fer­ti­li­za­ción sub-óp­ti­mas o que, in­clu­so, no se fer­ti­li­zan.

La pre­gun­ta es en­ton­ces: ¿Por qué no fer­ti­li­za­mos có­mo de­be­mos?

An­tes de en­sa­yar cual­quier hi­pó­te­sis, es con­ve­nien­te re­vi­sar el pa­sa­do. Des­de 1990 a 2015, la pro­duc­ción de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos se mul­ti­pli­có por tres. En si­mul­tá­neo, el consumo de fer­ti­li­zan­tes se mul­ti­pli­có más de diez ve­ces: de 300.000 a más de 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es­tos da­tos sim­ples mues­tran in­di­rec­ta­men­te la in­cor­po­ra­ción de los fer­ti­li­zan­tes a los mo­de­los agrí­co­las de la Ar­gen­ti­na. Aun­que ha­ya ha­bi­do pro­gre­sos no­ta­bles en los úl­ti­mos años, el consumo de fer­ti­li­zan­tes de la Ar­gen­ti­na se es­tan­có re­cien­te­men­te y, co­mo se men­cio­nó, se ubi­ca en ni­ve­les me­no­res a los desea­bles des­de el pun­to de vis­ta de la re­po­si­ción de nu­trien­tes. En es­te sen­ti­do, dos de los prin­ci­pa­les fac­to­res, des­de mi pers­pec­ti­va, son: la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca a la que es­tá ex­pues­ta la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y el ré­gi­men de te­nen­cia de la tie­rra.

La al­ta va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca in­ter­anual ge­ne­ra gran­des va­ria­cio­nes en los ren­di­mien­tos. Es­to su­ma­do a la li­mi­ta­da pre­dic­ti­bi­li­dad cli­má­ti­ca ge­ne­ra gran in­cer­ti­dum­bre en los in­gre­sos eco­nó­mi­cos de los que de­pen­de el re­torno a la in­ver­sión.

Por otra par­te, el ré­gi­men de te­nen­cia es otro fac­tor es­truc­tu­ral que con­tri­bu­ye a ex­pli­car de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les de consumo de fer­ti­li­zan­tes. Ac­tual­men­te, más del 60 por cien­to del área agrí­co­la de nues­tro país es ope­ra­da por arren­da­ta­rios y con pre­do­mi­nio de con­tra­tos anua­les. A su vez, pue­de pen­sar­se que, al igual que con el cli­ma y los arren­da­mien­tos, la in­cer­ti­dum­bre pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción de tri­go y maíz que vi­vi­mos en cam­pa­ñas an­te­rio­res afec­tó el consumo de fer­ti­li­zan­tes, no só­lo por la dis­mi­nu­ción del área de es­tos cul­ti­vos sino tam­bién por su efec­to en el ni­vel tec­no­ló­gi­co.

Ade­más de los fac­to­res es­truc­tu­ra­les nom­bra­dos has­ta acá, exis­ten fac­to­res co­yun­tu­ra­les. En es­te sen­ti­do, hay tres fac­to­res cla­ve: las ex­pec­ta­ti­vas de re­sul­ta­dos de la ac­ti­vi­dad, la si­tua­ción fi­nan­cie­ra del pro­duc­tor y la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to (ki­los de grano ne­ce­sa­rios pa­ra com­prar un ki­lo de fer­ti­li­zan­te).

En cam­pa­ñas con ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de bue­nos re­sul­ta­dos eco- nó­mi­cos -por pers­pec­ti­vas de buen pre­cio o cli­ma- y si fi­nan­cie­ra­men­te tie­ne la po­si­bi­li­dad, el pro­duc­tor tien­de a in­cre­men­tar la in­ver­sión en fer­ti­li­zan­tes. Si­mi­lar­men­te, las cam­pa­ñas con re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to fa­vo­ra­ble, me­jo­ra el consumo. En la cam­pa­ña 2016/17, el consumo au­men­tó ca­si 50% en res­pues­ta a me­di­das po­lí­ti­cas que ge­ne­ra­ron cer­ti­dum­bre y que me­jo­ra­ron la si­tua­ción eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra del pro­duc­tor.

Fi­nal­men­te, con­si­de­ro tam­bién que los ni­ve­les de consumo re­la­ti­va­men­te ba­jos res­pon­den a un des­co­no­ci­mien­to o fal­ta de con­cien­ti­za­ción res­pec­to del apor­te de los mis­mos a la pro­duc­ción y a la sos­te­ni­bi­li­dad. En con­se­cuen­cia, re­sul­ta di­fí­cil per­ci­bir cuán­to se de­ja de pro­du­cir o ga­nar por sub-fer­ti­li­zar, ex­cep­to en ca­sos en que es muy cla­ra la li­mi­ta­ción.

En fun­ción de los fac­to­res ana­li­za­dos, po­drían pen­sar­se es­tra­te­gias que con­tri­bu­yan a me­jo­rar los ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción. Es­to es cla­ve da­do que co­mo país no po­de­mos per­mi­tir­nos ni­ve­les sub-óp­ti­mos de pro­duc­ti­vi­dad. A su vez, ase­gu­rar la máxima pro­duc­ti­vi­dad y la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les es fun­da­men­tal pa­ra el po­si­cio­na­mien­to geo­po­lí­ti­co de nues­tro país. A con­ti­nua­ción al­gu­nas ideas: las ac­cio­nes ten­dien­tes a un ma­ne­jo in­te­gral del ries­go cli­má­ti­co po­drían in­cen­ti­var el uso de fer­ti­li­zan­tes. La im­ple­men­ta­ción de prác­ti­cas o ins­tru­men­tos que per­mi­tan al pro­duc­tor re­du­cir su vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a las va­ria­cio­nes del cli­ma y te­ner más cer­ti­dum­bre res­pec­to a sus in­gre­sos, po­drían es­ti­mu­lar la in­ver­sión en fer­ti­li­zan­tes. Asi­mis­mo, la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar acuer­dos de arren­da­mien­to de ma­yor du­ra­ción per­mi­ti­ría po­ner foco en objetivos de más lar­go pla­zo. Así, se to­ma­rían de­ci­sio­nes orien­ta­das no só­lo a ma­xi­mi­zar la pro­duc­ción de la cam­pa­ña ac­tual sino tam­bién a con­ser­var los re­cur­sos pro­duc­ti­vos. La di­fu­sión de in­for­ma­ción só­li­da so­bre las res­pues­tas a la fer­ti­li­za­ción y el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas de apo­yo a las de­ci­sio­nes pue­den con­tri­buir a cam­biar los es­que­mas de fer­ti­li­za­ción ac­tua­les.w

No­ta de la re­dac­ción: El au­tor de la no­ta es li­der de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de AA­CREA.

Cli­ma. La ac­cio­nes de ma­ne­jo que in­clu­yan el ries­go cli­má­ti­co in­cen­ti­va­rán el consumo de fer­ti­li­zan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.