La sa­ni­dad y el desafío de adap­tar­se

Cla­rín Ru­ral par­ti­ci­pó del dé­ci­mo ter­cer En­cuen­tro de Mo­ni­to­reo en Cór­do­ba. Aquí se re­afir­mó la im­por­tan­cia de las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra el ma­ne­jo agrí­co­la y la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - COR­DO­BA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El ma­ne­jo agrí­co­la siem­pre ge­ne­ra nue­vos desafíos y la pro­tec­ción ve­ge­tal es una de las ma­te­rias que im­pli­ca mu­chos re­tos téc­ni­cos.

Su im­por­tan­cia que­dó de­mos­tra­da una vez más, es­ta se­ma­na, en el dé­ci­mo ter­cer “En­cuen­tro Na­cio­nal de Mo­ni­to­reo y Con­trol de Pla­gas, Ma­le­zas y En­fer­me­da­des”, que se hi­zo en la ca­pi­tal cor­do­be­sa. Allí, un nu­tri­do gru­po de pro­duc­to­res, téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes te­má­ti­cas in­ter­cam­bia­ron co­no­ci­mien­to e in­for­ma­ción cla­ve.

Los an­fi­trio­nes de la do­ble jor­na­da fue­ron los ex­per­tos Da­niel Igar­zá­bal y Ro­ber­to Peralta, de Hal­cón Mo­ni­to­reos, jun­to a com­pa­ñías fa­bri­can­tes de pro­duc­tos quí­mi­cos co­mo tam­bién em­pre­sas de ma­qui­na­ria agrí­co­la.

“El in­te­rés cre­ce ca­da año que ha­ce­mos es­te en­cuen­tro por­que los cam­bios son cons­tan­tes y sur­gen pro­ble­má­ti­cas que sa­len de lo co­mún. Si en una cam­pa­ña la ‘ve­det­te’ son las ma­le­zas, en la otra son las pla­gas y en otra las en­fer­me­da­des. Eso ac­ti­va la ne­ce­si­dad de in­for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te”, re­co­no­ció Igar­zá­bal, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Al res­pec­to agre­gó que, en es­ta opor­tu­ni­dad y se­gún los re­gis­tros del En­cuen­tro, lla­mó mu­cho la aten­ción que el 95 por cien­to de los asis­ten­tes, es­ti­ma­dos en 1.600 per­so­nas, fue­ron ase­so­res téc­ni­cos.

Una re­co­rri­da por las char­las ple­na­rias y los ta­lle­res de­jó un men­sa­je cla­ro: el mo­ni­to­reo si­gue sien­do un pi­lar de la pla­ni­fi­ca­ción y la eje­cu­ción del ma­ne­jo agrí­co­la.

Al res­pec­to, Igar­zá­bal afir­mó que por fal­ta de se­gui­mien­to se si­guen ha­cien­do con­tro­les quí­mi­cos in­ne­ce­sa­rios y se ha­cen tra­ta­mien­to quí­mi­cos pre­ven­ti­vos. Es­te ti­po de prác­ti­cas res­tan eco­nó­mi­ca y sus­ten­ta­ble­men­te. Y ex­pli­có: “To­do aquel gas­to que se ha­ce en pro­ble­mas que no es­tán diag­nos­ti­ca­do es in­ver­sión que no se ha­ce en otras cues­tio­nes. Eso que­dó cla­ro en los úl­ti­mos años cuan­do se gas­tó en el tra­ta­mien­to pa­ra el con­trol de pla­gas y no se in­ver­tía lo ne­ce­sa­rio pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas, pen­san­do en que las ma­las hier­bas eran to­le­ran­tes o re­sis­ten­tes. Así se es­tá per­dien­do ren­ta­bi­li­dad, ade­más de pre­sio­nar so­bre el am­bien­te y sis­te­ma con in­sec­ti­ci­das”.

De es­ta for­ma se re­fi­rió a uno de los te­mas que se to­có en las ple­na­rias: los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. Así, el ex­per­to plan­teó la im­por­tan­cia de es­ta prác­ti­ca pa­ra el ma­ne­jo de las ma­le­zas y a la cual se pu­do ha­ber lle­ga­do de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da, si las in­ver­sio­nes se plan­tean de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca. “Es­te ti­po de cues­tio­nes son cla­ve y ha­cen al aco­mo­da­mien­to de la agri­cul­tu­ra”, sos­tu­vo el ex­per­to.

Es­tas ideas vin­cu­la­das a la sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas tam­bién tu­vie­ron un es­pa­cio des­ta­ca­do den­tro del en­cuen­tro.

Se­gún Peralta, “la idea es pro­po­ner tec­no­lo­gías pa­ra ha­cer más ren­ta­bles las ex­plo­ta­cio­nes, pe­ro a la vez con el me­nor im­pac­to po­si­ble en el am­bien­te. Es mu­cho to­da­vía lo que hay que ha­cer en el te­ma. Si uno pre­gun­ta, no hay pro­duc­tor que di­ga que no quie­re ser sus­ten­ta­ble; pe­ro la sus­ten­ta­bi­li­dad no se ter­mi­na en su lo­te y en su cam­po, sino que es mu­cho más im­por­tan­te e in­clu­ye fi­nal­men­te a to­do el sec­tor y a to­do el país. Es una dis­cu­sión mu­cho más pro­fun­da”.

Res­pec­to a es­te te­ma, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría de Cór­do­ba apro­ve­chó el con­tex­to y brin­dó una charla pa­ra los pro­duc­to­res in­tere­sa­dos en lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción en Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las. In­clu­so los asis­ten­tes pu­die­ron su­mar las ho­ras de asis­ten­cia a los ta­lle­res y cur­sos del En­cuen­tro pa­ra acre­di­tar­la y ac­ce­der a es­ta cer­ti­fi­ca­ción.

Se­gún Igar­zá­bal, la im­por­tan­cia de le­yes que le­gis­len en torno a bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las es un te­ma que

ocu­pa mu­chas de sus char­las con las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les.

“Con la exis­ten­cia de un mar­co nor­ma­ti­vo que di­rec­cio­ne las cues­tio­nes vin­cu­la­das al ma­ne­jo sa­ni­ta­rio po­de­mos me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y el res­pe­to por el am­bien­te. Hoy por hoy, hay un mo­vi­mien­to de bue­nas prác­ti­cas en mu­chas pro­vin­cias y eso es muy pro­mi­so­rio por­que la le­gis­la­ción per­mi­ti­rá que se pre­mie al agri­cul­tor que cui­da el am­bien­te”, des­ta­có Igar­zá­bal.

Así co­mo nin­gún pro­duc­tor nie­gue la im­por­tan­cia de la sus­ten­ta­bi­li­dad, tam­po­co nin­gún pro­duc­tor ar­gen­tino se nie­ga a la in­cor­po­ra­ción tec­no­lo­gías.

“El te­ma es bus­car más efi­cien­cia. Pe­ro el mo­ni­to­reo a cam­po siem­pre se­rá una cues­tión hu­ma­na y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos no de­ben com­pe­tir con el se­gui­mien­to por­que la tec­no­lo­gía apor­ta pa­rá­me­tros o brin­da ín­di­ces pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, en cam­bio, la ta­rea de cam­po y el re­co­rri­do son inevi­ta­bles por­que las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas no lle­gan a cap­tar to­da la reali­dad co­mo, por ejem­plo, la can­ti­dad de trips que pue­den es­tar pa­ra­si­tan­do a una plan­ta”, se­ña­ló Igar­zá­bal, res­pec­to al fu­tu­ro del agro.

Fi­nal­men­te, con­clu­ye­ron am­bos ex­per­tos y des­ta­ca­ron la lo­ca­lía de la prác­ti­ca de ha­cer mo­ni­to­reos.

“No es co­mún en paí­ses de gran­des ex­ten­sio­nes, co­mo Bra­sil o los Es­ta­dos Uni­dos. Sin du­das so­mos lí­de­res en es­ta te­má­ti­ca, no por la pro­pues­ta en sí sino por ha­cer efec­ti­vo el mo­ni­to­reo en cul­ti­vos co­mo so­ja, maíz o tri­go”, di­je­ron.

Y com­ple­men­ta­ron su opi­nión con un da­to muy im­por­tan­te: “La mi­tad de la su­per­fi­cie de so­ja del país es mo­ni­to­rea­da di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, es de­cir ca­si 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas”.

Mo­ni­to­reo. La prác­ti­ca si­gue sien­do una he­rra­mien­ta cen­tral de la agri­cul­tu­ra, so­bre to­do, an­te gra­ves pro­ble­mas co­mo las ma­le­zas du­ras y las pla­gas emer­gen­tes y más agre­si­vas.

Mo­ni­to­reo. Es una prác­ti­ca que si­gue sien­do un pi­lar en la eje­cu­ción del ma­ne­jo agrí­co­la y la ba­se pa­ra un con­trol sa­ni­ta­rio efi­cien­te.

Co­go­lle­ro. Es una pla­ga que es­tá au­men­tan­do su pre­sión so­bre los mai­za­les de to­das las re­gio­nes del país.

Yu­yo co­lo­ra­do. La ma­le­za se ex­pan­de y ge­ne­ra gran­des pér­di­das.

En­fer­me­da­des. Ca­da cam­pa­ña cam­bian su di­ná­mi­ca de apa­ri­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.