Re­ten­cio­nes de la so­ja en el ta­pe­te

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

De pron­to, la cues­tión de las re­ten­cio­nes vuel­ve so­bre el ta­pe­te. Fue muy so­no­ra la in­ter­ven­ción, es­ta se­ma­na, de Gon­za­lo Ra­mí­rez Mar­tia­re­na, CEO glo­bal de Drey­fus, en un fo­ro del Fi­nan­cial Ti­me so­bre com­mo­di­ties rea­li­za­do en Bue­nos Ai­res. Más to­da­vía por­que Gon­za­lo es ar­gen­tino y co­no­ce muy bien lo que es­tá pa­san­do con el com­ple­jo so­ja en la Ar­gen­ti­na.

Drey­fus tie­ne ope­ra­cio­nes en to­do el mun­do y es uno de los gran­des ac­to­res de la pro­duc­ción y co­mer­cio de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios. En la Ar­gen­ti­na cuen­ta con va­rias plan­tas de crus­hing, que se ano­tan en­tre las más gran­des y mo­der­nas del mun­do. En Bahía Blan­ca, en Ge­ne­ral La­gos (al sur de Ro­sa­rio) y en Tim­búes (al nor­te). De allí sa­len por año al mun­do 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ha­ri­na pro­tei­ca, acei­te y bio­die­sel, los prin­ci­pa­les de­ri­va­dos de la so­ja.

Ra­mí­rez plan­teó un pa­no­ra­ma bri­llan­te pa­ra la pers­pec­ti­va de es­tos pro­duc­tos, aun cuan­do hay nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te en al­guno de ellos: la po­si­ble tra­ba al bio­die­sel en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, por le­jos el prin­ci­pal pa­ra es­te sus­ti­tu­to del ga­soil. De­jó flo­tan­do la es­pe­ran­za de que, si ello su­ce­de, sea des­pués de la es­pe­ra­da reaper­tu­ra del mer­ca­do eu­ro­peo, tras el Pa­nel que la Ar­gen­ti­na ga­nó en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio.

De­jó bien cla­ro que la lo­co­mo­to­ra chi­na se­gui­rá ab­sor­bien­do enor­mes can­ti­da­des de so­ja. El ba­rril sin fon­do de la tran­si­ción ha­cia una die­ta con más pro­teí­nas ani­ma­les los ha con­ver­ti­do en una as­pi­ra­do­ra de so­ja. No hay una fuente más eco­nó­mi­ca y efi­cien­te pa­ra pro­veer los ami­noá­ci­dos que re­quie­ren to­dos los bi­chos que ca­mi­nan y van a pa­rar al asa­dor.

Pe­ro tam­bién dis­pa­ró, sin am­ba­ges, que los con­tra­rios tam­bién jue­gan. Los prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res, Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos, es­tán cre­cien­do con ma­yor rit­mo que la Ar­gen­ti­na. Tan­to en la pro­duc­ción co­mo en el desa­rro­llo y mo­der­ni­za­ción de su in­fra­es­truc­tu­ra.

Des­de el pun­to de vis­ta de la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to, la Ar­gen­ti­na es­tá bien po­si­cio­na­da. A pe­sar del freno de mano de la era K, se ins­ta­la­ron nue­vas plan­tas y se ex­pan­die­ron ca­si to­das. La hi­dro­vía del Pa­ra­ná se ex­ten­dió has­ta Tim­búes y si­gue ha­cia arri­ba, con apor­te ca­si ex­clu­si­vo del sec­tor pri­va­do. Hoy se pue­den mo­ler más de 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das, fren­te a una co­se­cha en torno a las 55 des­de ha­ce cin­co años.

La sa­li­da del ce­po cam­bia­rio fue muy fa­vo­ra­ble pa­ra el sec­tor. Tam­bién lo fue la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes pa­ra el tri­go y el maíz. Am­bos res­pon­die­ron con un cre­ci­mien­to del 50% en la pri­mer cam­pa­ña de la era Ma­cri. Los de­re­chos de ex­por­ta­ción de la so­ja, en cam­bio, so­lo se re­du­je­ron de 35 a 30%. La res­pues­ta fue de ma­nual: cre­ció to­do me­nos la so­ja.

Ha­cien­do ejer­ci­cio ile­gal de la agro­no­mía, los fis­ca­lis­tas acu­den a la mu­le­ti­lla de la “so­ji­za­ción” cuan­do en reali­dad so­lo cuen­tan con la li­bre­ta del al­ma­ce­ne­ro. El pro­ble­ma agro­nó­mi­co de sem­brar mu­cha so­ja es­tá so­bre­ven­di­do.

Por su­pues­to que se ace­le­ra el pro­ble­ma de las ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des, y que la ro­ta­ción es una so­lu­ción vir­tuo­sa. De he­cho bue­na par­te de la so­ja se ha­ce so­bre tri­go. Pe­ro na­die más in­tere­sa­do que el pro­pio pro­duc­tor, so­bre to­do el due­ño de la tie­rra, de man­te­ner en buen es­ta­do su pa­tri­mo­nio.

Las re­ten­cio­nes le es­tán pe­gan­do fuer­te al desa­rro­llo so­je­ro ar­gen­tino. Si el go­bierno ne­ce­si­ta uno de ca­da tres ca­mio­nes, pue­de ha­cer al­go más ima­gi­na­ti­vo que cap­tu­rar­los en el puer­to. Así co­mo tie­ne la au­da­cia de co­lo­car un bono a cien años, po­dría pe­dir pres­ta­do ese ca­mión que hoy ex­pro­pia sin anes­te­sia. Ya sé, au­men­ta­ría el dé­fi­cit cua­si fis­cal. Pe­ro un rá­pi­do “pre­cio lleno” (aun­que una par­te se pa­gue con un bono) di­na­mi­za­ría tre­men­da­men­te a es­te sec­tor cla­ve de la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.