Tras­cen­dió al cam­po

Fa­lle­ció el Mo­mo Ve­ne­gas, un di­ri­gen­te que ge­ne­ró gran­des cam­bios en la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Héc­tor Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El do­lor por el fa­lle­ci­mien­to de Ge­ró­ni­mo “Mo­mo” Ve­ne­gas tras­cien­de el ám­bi­to agro­pe­cua­rio. Su enor­me apor­te pa­ra la me­jo­ra de la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo su obra ma­yor. Des­de el blan­queo de los co­se­che­ros, re­pre­sen­ta­do por esa bro­cha blan­ca de por­ce­la­na que de­co­ra­ba su es­cri­to­rio. El salario de los trac­to­ris­tas o las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los des­pa- no­ja­do­res, has­ta la al­fa­be­ti­za­ción de cien­tos de peo­nes ru­ra­les. Y pa­san­do por la ayu­da a los fa­mi­lia­res de tra­ba­ja­do­res que por gra­ves pro­ble­mas de sa­lud, ve­nían a aten­der­se a Bue­nos Ai­res. Pa­ra ellos dis­po­nía de los pri­me­ros pi­sos de un ho­tel de ex­ce­len­te ni­vel en el mi­cro­cen­tro por­te­ño.

Pe­ro su le­ga­do va mu­cho más allá. Un hom­bre acuer­dis­ta, ne­go­cia­dor, du­ro y has­ta im­pla­ca­ble cuan­do ha­bía que ser­lo.

Cum­plió un pa­pel cla­ve du­ran­te el conflicto del cam­po con el go­bierno kirch­ne­ris­ta. Jun­tó en la UATRE a va­rios gre­mios del sec­tor ali­men­ti­cio, en ple­na ba­ta­lla por la 125, en­tre­gan­do un do­cu­men­to a fa­vor de la lu­cha de los cha­ca­re­ros. Des­pués, en la inol­vi­da­ble ma­te­ra de UATRE del 2009, con­vo­có a los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos emer­gen­tes de aque­lla lu­cha: Mau­ri­cio Ma­cri, Fran­cis­co de Nar­váez, Es­te­ban Bull­rich, Fe­de­ri­co Pi­ne­do, Al­fre­do de An­ge­li. Has­ta Felipe So­lá, a quien apa­dri­nó siem­pre más allá de sus vai­ve­nes. Flo­ta­ba la con­vic­ción de que un gran cam­bio era po­si­ble. Fue por eso que el go­bierno kirch­ne­ris­ta in­ten­tó des­truir­le el gre­mio y bir­lar­le el Re­na­tre al sec­tor. Ter­mi­nó pre­so. Sin cau­sa, tu­vie­ron que li­be­rar­lo.

Fue el pri­me­ro que tu­vo Fe en el cam­bio. Y le pu­so ese nom­bre a su par­ti­do. En no­viem­bre del 2015 es­tu­vo en­tre quie­nes con más ale­gría y fer­vor ce­le­bra­ron el fi­nal de la era K. Qui­zá na­die le ha­ya re­co­no­ci­do, en vi­da, su pa­pel cru­cial en el even­to. Si la Ar­gen­ti­na vol­vió a ser via­ble, en bue­na me­di­da se lo de­be al Mo­mo.

Su Ne­co­chea que­ri­da tam­bién le de­be mu­cho. Me cons­ta, por­que es­tu­ve ahí, que fue quien des­tra­bó en el 2004 la com­ple­ja ne­go­cia­ción por la pro­lon­ga­ción de la es­co­lle­ra. Hoy es­tá he­cha, el puer­to es más se­gu­ro y tra­ba­ja mu­chos más días por año. Me cons­ta tam­bién, por­que lo vi­ví, có­mo des­tra­bó un se­rio conflicto la­bo­ral (ori­gi­na­do en di­ri­gen­tes de otro gre­mio) que hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do pér­di­das enor­mes pa­ra una em­pre­sa que aca­ba­ba de inau­gu­rar una plan­ta de fer­ti­li­zan­tes en el mis­mo puer­to.

Era eso: en­con­trar so­lu­cio­nes, acer­car a las par­tes, cons­truir en la vi­da y en la po­lí­ti­ca. Achi­car la grie­ta. Así lo re­cor­da­re­mos al Mo­mo en ca­da ma­te­ra de UATRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.