La mu­jer que siem­pre apos­tó a la ga­na­de­ría

En Ca­ña­da Ros­quín, Fer­nan­da De­ni in­te­gra un ci­clo ga­na­de­ro com­ple­to con la so­ja, el maíz y el tri­go. Un es­que­ma di­ver­si­fi­ca­do, sus­ten­ta­ble y de al­tos ren­di­mien­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Gas­tón Nef­fen gnef­fen@cla­rin.com

La do­cen­te Fer­nan­da De­ni hi­zo es­cue­la en cam­pos del centro san­ta­fe­sino. Allí, cuan­do la zo­na se con­ver­tía a la agri­cul­tu­ra, ella ar­mó un ci­clo ga­na­de­ro com­ple­to a ba­se de pas­to y en­cie­rre a co­rral.

En el lí­mi­te nor­te de la zo­na nú­cleo, hay dos mu­je­res que de ver­dad le tu­vie­ron fe a la ga­na­de­ría, cuan­do la so­ja pa­re­cía el úni­co ne­go­cio po­si­ble. La pri­me­ra es Fer­nan­da De­ni, una pro­fe­so­ra de his­to­ria y do­cen­te que he­re­dó el cam­po de sus pa­dres, y la se­gun­da es su ase­so­ra, la in­ge­nie­ra agró­no­ma ro­sa­ri­na Ma­ría Eu­ge­nia Rac­ciat­ti.

En Ca­ña­da Ros­quín (unos 140 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Ro­sa­rio), ha­ce vein­te años co­men­za­ron a so­ñar y a cons­truir pa­so a pa­so un es­que­ma pa­ra in­te­grar la ga­na­de­ría con la agri­cul­tu­ra, que des­per­ta­ba el es­cep­ti­cis­mo de ca­si to­dos.

Aho­ra, lo em­pie­zan a mi­rar con lu­pa y fue el eje de una jor­na­da del Ins­ti­tu­to de Promoción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipc­va), que se desa­rro­lló ha­ce al­gu­nas se­ma­nas.

Cuan­do De­ni to­mó el ti­món de los cam­pos, la preo­cu­pa­ba lo des­pa­re­jos que eran los ren­di­mien­tos agrí­co­las por la pér­di­da de fer­ti­li­dad. A me­dia­dos de los ‘90 en­gor­da­ba no­vi­llos Ho­lan­do y ha­cía agri­cul­tu­ra en 251 hec­tá­reas que se di­vi­dían en tres cam­pos: Adi­ta Ma­ría, El Car­men y La Re­cría.

“Con mi ase­so­ra nos pu­si­mos el ob­je­ti­vo de lo­grar un sis­te­ma que sea via­ble des­de lo eco­nó­mi­co y sus­ten­ta­ble, en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za”, sos­tu­vo De­ni, en una en­tre­vis­ta con Cla­rín Ru­ral.

Mien­tras to­dos ven­dían las va­cas y se pa­sa­ban a la agri­cul­tu­ra, ella pe­gó el vo­lan­ta­zo e in­vir­tió los re­cur­sos de la so­ja pa­ra com­prar las pri­me­ras 40 va­qui­llo­nas pa­ra apos­tar a la cría y al ci­clo com­ple­to.

“El arran­que fue muy di­fí­cil por­que Fer­nan­da te­nía que con­ver­tir quin­ta­les de so­ja en un plan­tel de ma­dres. Y ha­bía que des­ti­nar lo­tes agrí­co­las a sem­brar pas­tu­ras. Pe­ro sa­bía­mos que en los cam­pos que se ro­ta­ban con los ani­ma­les ha­bía una di­fe­ren­cia de rin­de de en­tre 8 y 15 quin­ta­les, por co­mo se me­jo­ra­ban los sue­los. La de­ci­sión fue que la apues­ta más fuer­te iba a ser la car­ne”, des­ta­có Rac­ciat­ti.

No fue­ron años fá­ci­les. Ha­bía que sos­te­ner -eco­nó­mi­ca­men­te y des­de las con­vic­cio­nes pro­duc­ti­vas- un pro­yec­to dis­tin­to fren­te a la vis­ta de to­dos (la ru­ta na­cio­nal 34 di­vi­de el es­ta­ble­ci­mien­to Adi­ta Ma­ría).

“En su mo­men­to, va­rios pro­duc­to­res me de­cían ‘la vas a ha­cer fun­dir’ -en re­fe­ren­cia a De­ni-. Aho­ra, esos mis­mos es­tán con­si­de­ran­do vol­ver a en­gor­dar no­vi­llos a los po­tre­ros”, re­co­no­ció es­ta in­ge­nie­ra (el otro ase­sor cla­ve del equi­po es el ve­te­ri­na­rio Jor­ge Luis Le­gui­za­mon).

Mu­chas ve­ces De­ni sos­tu­vo el pro­yec­to con los re­cur­sos que ge­ne­ra­ba la agri­cul­tu­ra, pe­ro aho­ra -en un con­tex­to de co­ti­za­cio­nes más ba­jas de los gra­nos- son los no­vi­llos los que ha­cen la di­fe­ren­cia y esa es una de las ven­ta­jas de ha­ber pla­ni­fi­ca­do un sis­te­ma in­te­gra­do, que se apun­ta­la en las si­ner­gias y le ajus­ta to­das las tuer- cas al mo­de­lo de la “cha­cra mix­ta”.

El es­que­ma pro­duc­ti­vo tie­ne tres pa­tas: la fá­bri­ca de ter­ne­ros, con un plan­tel de 240 ma­dres, es­tá en las 90 hec­tá­reas de El Car­men. Aquí los ani­ma­les se crían con al­fal­fas pu­ras y en al­gu­nos lo­tes, even­tual­men­te, tam­bién se ha­ce agri­cul­tu­ra (pa­ra fo­rra­je o pa­ra grano). La car­ga ani­mal, en es­te ca­so, es de 4 va­ca equi­va­len­te por hec­tá­rea. La ge­né­ti­ca es An­gus y He­re­ford. “Bus­ca­mos mu­cho el vi­gor hí­bri­do en los cru­za­mien­tos”, ex­pli­có De­ni.

En Adi­ta Ma­ría, en las 69 hec­tá­reas que es­tán al es­te de la ru­ta 34 se ha­ce agri­cul­tu­ra per­ma­nen­te (por­que es com­ple­jo ha­cer cru­zar los ani­ma­les por un ru­ta na­cio­nal) y en las 59 hec­tá­reas del oes­te las pas­tu­ras pa­ra en­gor­dar los no­vi­llos se ro­tan con la so­ja, el maíz y el tri­go. La car­ga es de 3,66 va­ca equi­va­len­te por hec­tá­rea. Las ro­ta­cio­nes La se­cuen­cia agro­nó­mi­ca pue­de co­men­zar con una al­fal­fa -co­mo mí­ni­mo tres años-, que en el cuar­to año se in­ter­siem­bra con ave­na. Des­pués vie­ne la so­ja, que con es­te ma­ne­jo lle­ga a los 50 quin­ta­les por hec­tá­rea, lue­go el tri­go, el maíz y la rue­da vuel­ve otra vez a la al­fal­fa.

Con es­te ma­ne­jo, los in­di­ca­do­res del sue­lo se re­cu­pe­ra­ron. De­ni ase­gu­ra que el ni­vel de pH se man­tie­ne, que el sis­te­ma ra­di­cu­lar de la al­fal­fa

(las raí­ces al­can­zan a ex­plo­rar has­ta los cin­co me­tros) le da otra po­ro­si­dad a los per­fi­les y, ade­más, es­tá la bos­teo de los ani­ma­les, que in­cre­men­ta la ma­te­ria or­gá­ni­ca.

“No es lo mis­mo la fer­ti­li­za­ción quí­mi­ca que la na­tu­ral, que vie­ne del es­tiér­col. Es ma­te­ria or­gá­ni­ca que es­tá rá­pi­da­men­te dis­po­ni­ble. En cam­bio, lle­va mu­cho tiem­po lo­grar el mis­mo efec­to con los ras­tro­jos en siem­bra di­rec­ta”, in­di­có la in­ge­nie­ra.

En la Re­cría, un cam­po de 33 hec­tá­reas que es­tá pe­ga­do a Ca­ña­da Ros­quín y en el que no se pue­den uti­li­zar agro­quí­mi­cos por la le­gis­la­ción pro­vin­cial, se ha­ce la re­cría de las va­qui­llo­nas en pas­ti­za­les na­tu­ra­les, que vie­nen de una pri­me­ra al­fal­fa.

La car­ga es ba­ja pa­ra la zo­na: 1,25 va­ca equi­va­len­te por hec­tá­rea. La ali­men­ta­ción se su­ple­men­ta con ro­llos que sa­len de El Car­men y de Adi­ta Ma­ría, en don­de tam­bién se siem­bran ver­deos in­ver­na­les y de ve­rano.

Los no­vi­llos se ter­mi­nan con un pe­so que os­ci­la en­tre los 360 y los 380 ki­los. La car­ne es de gran ca­li­dad, ya que se en­gor­da con pas­to y so­lo el úl­ti­mo gol­pe de ter­mi­na­ción se ha­ce con gra­nos.

“La ex­pe­rien­cia del cam­po de Fer­nan­da aho­ra se ana­li­za en se­rio por­que es di­fí­cil man­te­ner los ren­di­mien­tos a lo lar­go de va­rias cam­pa­ñas y el sis­te­ma agrí­co­la mues­tra otros sín­to­mas de ago­ta­mien­to, co­mo la resistencia de las ma­le­zas, la apa­ri­ción de nue­vas pla­gas y la acu­mu­la­ción de agua en las na­pas, que agra­va las inun­da­cio­nes”, con­clu­yó Rac­ciat­ti.

Or­gu­llo. De­ni jun­to con uno de sus ro­deos que se ter­mi­na en­ce­rra­do. La pro­duc­to­ra in­te­gró, con efi­cien­cia, la agri­cul­tu­ra con la pro­duc­ción de car­ne y for­mó un ne­go­cio de lar­go pla­zo.

Po­tre­ro. Cuan­do ar­mó su plan­tel de ma­dres, a me­dia­dos de los 90, De­ni eli­gió la ra­zas An­gus y He­re­ford pa­ra bus­car vi­gor hí­bri­do en las cru­zas.

Cla­ve. La al­fal­fa me­jo­ró la fer­ti­li­li­dad de los sue­los, jun­to a la bos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.