Maíz: la sos­te­ni­bi­li­dad del Bt

Clarin - Rural - - TECNOLOGIA AGRICOLA - IN­TA Oliveros Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

A la ho­ra de pen­sar en la pro­duc­ción de un cul­ti­vo, los in­sec­tos plaga son ca­da vez más pro­ta­gó­ni­co. Y con­ser­var los atri­bu­tos y la efi­ca­cia de un cul­ti­vo ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do re­quie­re de la apli­ca­ción de una se­rie de prác­ti­cas, en­tre las que se des­ta­can, la re­duc­ción de la pre­sión de se­lec­ción de in­sec­tos re­sis­ten­tes y la siem­bra de los re­fu­gios.

En el maíz, la adop­ción y dis­tri­bu­ción de los di­fe­ren­tes hí­bri­dos es­tá aso­cia­da con el po­ten­cial de ren­di­mien­to que los ma­te­ria­les tie­nen en ca­da re­gión, di­ce un in­for­me ela­bo­ra­do por el IN­TA Oliveros, de San­ta Fe.

Es­to de­ri­vó en que se siem­bre año tras año ge­ne­ral­men­te sin re­fu­gio. “Es­to pro­vo­ca una al­ta pre­sión de se­lec­ción y con­se­cuen­te­men­te un ele­va­do ries­go de que los in­sec­tos pla­gas pue­dan evo­lu­cio­nar y ha­cer­se re­sis­ten­tes”, ad­vir­tió Juan Car­los Ga­mun­di, en­to­mó­lo­go del IN­TA Oliveros. Por su par­te, Eduardo Trum­per, tam­bién es­pe­cia­lis­ta en zoo­lo­gía agrí­co­la del IN­TA Man­fre­di, de Cór­do­ba, ex­pre­só que, “es po­si­ble mi­ni­mi­zar la pre­sión que ejer­cen las pla­gas. La cla­ve es­tá en op­tar por un cul­ti­vo con un even­to Bt só­lo en es­ce­na­rios que lo jus­ti­fi­quen; por ejem­plo, en aque­llos en los que exis­te al­ta pro­ba­bi­li­dad de ata­que de la plaga blan­co y pér­di­da de ren­di­mien­to”.

Cuan­do se au­to­ri­za el uso co­mer­cial de un maíz Bt, la con­ser­va­ción de su efi­ca­cia y du­ra­bi­li­dad de­pen­de, en­tre otros fac­to­res, de las prác­ti­cas que se im­ple­men­ten a ni­vel de pro­duc­tor y re­gio­nal.

“Es­to se lo­gra sem­bran­do Bt an­te es­ce­na­rios en los que se asu­me el ata­que de pla­gas se­rá ele­va­do y que, por lo tan­to, jus­ti­fi­quen el uso de es­ta tecnología”, pun­tua­li­zó Daniel Du­cas­se, del Ins­ti­tu­to de Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal del IN­TA.

En cuan­to a la siem­bra de re­fu­gios, Alfredo Pa­sey­ro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Se­mi­lle­ros Ar­gen­ti­nos, di­jo que “es una he­rra­mien­ta cla­ve en el pa­que­te de las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo y es por ello que la ofer­ta de se­mi­lla co­mer­cial pa­ra es­ta cam­pa­ña es en la pro­por­ción re­co­men­da­da (9+1, es de­cir, un 10 % de la su­per­fi­cie de ca­da lo­te de­be sem­brar­se con maíz no Bt)”. En es­te sen­ti­do, Du­cas­se coin­ci­dió en la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar un por­cen­ta­je de maíz no Bt al sis­te­ma. “La siem­bra de fran­jas con se­mi­llas que no con­ten­gan es­ta tecnología in­cor­po­ra­da, en un ra­dio no ma­yor a los 1.500 me­tros, pue­de con­tri­buir a pro­lon­gar la efi­ca­cia y las pro­pie­da­des”, in­di­có Du­cas­se.De to­dos mo­dos, Trum­per acla­ró: “Pa­ra que sea exi­to­sa la siem­bra de re­fu­gios de­ben cum­plir­se otros re­qui­si­tos in­he­ren­tes a ca­da even­to Bt, co­mo el ma­ne­jo de la su­per­fi­cie que se siem­bra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.