Puer­tas abier­tas pa­ra cre­cer en car­nes

El au­tor ana­li­za las in­me­jo­ra­bles opor­tu­ni­da­des que tie­ne la Ar­gen­ti­na pa­ra ex­por­tar car­ne va­cu­na a Chi­na, pen­san­do en el año 2020: es­ca­sa com­pe­ten­cia y de­man­da en au­men­to.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Mi­guel Al­va­ra­do Le­des­ma Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La cla­se me­dia es­tá irrum­pien­do en el mer­ca­do de ali­men­tos. El as­cen­so de las eco­no­mías emergentes per­mi­te un gi­ro en la ca­pa­ci­dad de com­pra mun­dial ha­cia orien­te.

El au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo de la po­bla­ción per­mi­te es­ti­mar una sos­te­ni­da de­man­da de ali­men­tos, don­de las car­nes va­cu­nas ocu­pan un lu­gar de pri­vi­le­gio.

Es­te fe­nó­meno pro­vie­ne, en pri­mer lu­gar, de los mer­ca­dos emergentes que, con la en­tra­da de una nue­va y vi­go­ro­sa cla­se me­dia, mues­tran una ele­va­da pro­pen­sión al con­su­mo de ali­men­tos pro­tei­cos.

En se­gun­do lu­gar, es con­se­cuen­cia di­rec­ta del cre­ci­mien­to de la po­bla­ción de los emergentes que re­sul­ta ser ca­si el do­ble del que re­gis­tran los paí­ses desa­rro­lla­dos.

El ca­so de Chi­na es por de­más elo­cuen­te. Se­gún el re­cien­te in­for­me “Pers­pec­ti­vas del sector de la pro­teí­na ani­mal en Chi­na a 2020” del Ra­bo­bank, la pro­duc­ción de car­ne bo­vi­na dis­mi­nui­rá en 2017. Lue­go, la in­dus­tria cre­ce­rá ape­nas en­tre 1 por cien­to y 2 por cien­to, por año, has­ta 2020. Lo más des­ta­ca­ble del in­for­me es su es­ti­ma­ción so­bre la de­man­da de car­ne va­cu­na con un vo­lu­men su­pe­rior a la pro­duc­ción in­ter­na. Ello lle­va­ría a un au­men­to de la im­por­ta­ción, en los pró­xi­mos años. De allí se pue­de de­du­cir que, pa­ra den­tro de tan só­lo tres años, sus im­por­ta­cio­nes de car­nes va­cu­nas au­men­ta­rán cer­ca de un 40 por cien­to, en tan­to que las por­ci­nas y aví­co­las se man­ten­drán en un ni­vel si­mi­lar al ac­tual.

Aun­que no se pre­vea una ba­ja en la pro­duc­ción de car­ne de cer­do y de aves de co­rral, la reali­dad es que la in­dus­tria cár­ni­ca en­fren­ta pro­ble­mas de re­for­mu­la­ción, en el ca­so de la pri­me­ra, y de in­cer­ti­dum­bre en el de la se­gun­da. La si­tua­ción es di­fe­ren­te pa­ra la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na, que cla­ra­men­te re­ve­la una ten­den­cia a la ba­ja.

En la ac­tua­li­dad Chi­na man­tie­ne so­fis­ti­ca­das re­des de dis­tri­bu­ción pa­ra la car­ne va­cu­na, al­go inusual en car­nes de cer­do y de aves, que es­ti­mu­lan su con­su­mo.

En tal ca­so, va­le aguar­dar un sos­te­ni­do cre­ci­mien­to de las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Es pro­ba­ble que pa­ra 2020, el au­men­to lle­gue a cer­ca de 1,40 mi­llón de to­ne­la­das de car­nes ro­jas; en con­se­cuen­cia, las va­cu­nas al­can­za­rían al 30 por cien­to del vo­lu­men to­tal im­por­ta­do de car­nes de to­do ti­po. Ello es re­mar­ca­ble pues ha­ce tan só­lo sie­te años, tal pro­por­ción era ca­si nu­la. Así, Chi­na se con­so­li­da­ría co­mo el im­por­ta­dor más im­por­tan­te del mun­do.

Va­le la pe­na, aho­ra, mi­rar ha­cia la ofer­ta mun­dial.

Es­ta­dos Uni­dos ex­pli­ca el 20 por cien­to del to­tal mun­dial pro­du­ci­do, pe­ro a re­sul­tas de su ba­jo cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción -por de­ba­jo del dí­gi­to- des­ti­na ape­nas 1 por cien­to a la ex­por­ta­ción (ne­ta) y el res­to va al con­su­mo lo­cal. Es un mer­ca­do muy atí­pi­co pues, si bien ex­por­ta cer­ca de un mi­llón de to­ne­la­das, tam­bién im­por­ta por un vo­lu­men se­me­jan­te.

En im­por­tan­cia le si­gue Bra­sil, con un 16 por cien­to de par­ti­ci­pa­ción mun­dial, país que su­fre hoy gra­ves pro­ble­mas de sa­ni­dad. Prue­ba de ello es la me­di­da to­ma­da por EE.UU. que aca­ba de sus­pen­der el in­gre­so de la car­ne va­cu­na bra­si­le­ña por cues­tio­nes sa­ni­ta­rias y de sa­lud ani­mal.

En ter­ce­ra po­si­ción se ubi­ca la Unión Eu­ro­pea, con una par­ti­ci­pa­ción pró­xi­ma a 12por cien­to. Es de es­pe­rar que es­te ra­tio evo­lu­cio­ne en ba­ja, pues es­te blo­que tien­de a pro­du­cir car­nes du­ras y ave­jen­ta­das que, en ge­ne­ral, pro­vie­nen del ga­na­do le­che­ro.

La opor­tu­ni­dad pa­ra la ofer­ta ar­gen­ti­na es in­me­jo­ra­ble: es­ca­sa com­pe­ten­cia y de­man­da en au­men­to. En tal ca­so, va­le pre­gun­tar­se ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma? Res­pues­ta: acá.

Des­de co­mien­zos del si­glo, la pro­duc­ción re­ve­la una ten­den­cia de vi­si­ble vo­la­ti­li­dad, con breves pe­río­dos de cre­ci­mien­to. El año pasado la pro­duc­ción al­can­zó ape­nas a 2,66 mi­llo­nes de to­ne­la­das (res con hue­so). En los úl­ti­mos cin­co años, al­go más del 90 por cien­to de la pro­duc­ción ha que­da­do en el mer­ca­do in­terno, con un con­su­mo per cá­pi­ta pro­me­dio de po­co me­nos de 60 kg. Se tra­ta de uno de los ni­ve­les más ba­jos de la his­to­ria.

Es tiem­po de reac­cio­nar. Tra­ba­jar so­bre los nu­dos bu­ro­crá­ti­cos, el de­no­mi­na­do cos­to ar­gen­tino, don­de los im­pues­tos dis­tor­si­vos ha­cen de las su­yas, y los cos­tos de transac­ción cons­ti­tui­rían un buen co­mien­zo. En tal ca­so, me­nu­da ta­rea le aguar­da al Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad y Ca­li­dad Agroa­li­men­ta­ria (SE­NA­SA).

No­ta de la redacción: El au­tor es pro­fe­sor de la maes­tria de Agro­ne­go­cios de la UCEMA.

Lo que vie­ne. El au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo per­mi­te es­ti­mar una sos­te­ni­da de­man­da de car­ne va­cu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.