Es­pe­ran­za, en el ca­mino del Pro­gre­so

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El ex­tra­ño ro­man­ce de los ar­gen­ti­nos con la car­ne va­cu­na es digno de me­jo­res ha­za­ñas. La in­dus­tria con que na­ció el país, a me­dia­dos del si­glo XIX, y lo ca­ta­pul­tó al ni­vel de los más po­ten­tes del mun­do a prin­ci­pios del si­glo XX, en­tró lue­go en un lar­go so­por de de­ca­den­cia. Ha­bía que dar un pu­ñe­ta­zo en la me­sa y gri­tar “ven­gan to­dos pa­ra aquí”.

Ocu­rrió en la Ru­ral, el ri­to que se renueva en Pa­ler­mo. Es el lu­gar jus­to pa­ra con­vo­car a to­dos los ac­to­res de la ca­de­na de ga­na­dos y car­nes. Des­de sus orí­ge­nes, la mues­tra de Pa­ler­mo es emi­nen­te­men­te ga­na­de­ra. Por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, ba­jo el li­de­raz­go de Da­vid La­cro­ze, acom­pa­ña­do por ex­pe­ri­men­ta­dos em­pre­sa­rios, téc­ni­cos de dis­tin­tos es­la­bo­nes de la ac­ti­vi­dad, y en­cum­bra­dos fun­cio­na­rios na­cio­na­les, se pa­sa­ron en lim­pio du­ran­te dos días to­dos los as­pec­tos de la ac­ti­vi­dad. Y se tra­za­ron los li­nea­mien­tos pa­ra su re­lan­za­mien­to. Ca­si fun­da­cio­nal.

Aun­que en mu­chos pre­va­le­ce la ima­gen bu­có­li­ca de las va­cas pas­tan­do, ce­dien­do pro­ta­go­nis­mo a las ca­de­nas agrí­co­las, la reali­dad es que la pro­duc­ción de pro­teí­nas ani­ma­les es un ne­go­cio de “se­gun­do pi­so”. Las va­cas, los po­llos, los cer­dos no des­cu­brie­ron to­da­vía el mis­te­rio de la fo­to­sín­te­sis y cons­ti­tu­yen la for­ma de agre­gar va­lor a la agri­cul­tu­ra. Con­ver­tir los gra­nos en car­nes y lác­teos.

Pe­ro pa­ra eso hay que re­or­ga­ni­zar al sec­tor. Ve­nía a los tum­bos, es cier­to. Y los do­ce años de kirch­ne­ris­mo lo lle­va­ron al Quin­to Círcu­lo del in­fierno, don­de los ira­cun­dos y los pe­re­zo­sos ya­cen su­mer­gi­dos en el pan­tano del Es­ti­gia. Enor­me di­la­pi­da­ción en nom­bre de la me­sa de los ar­gen­ti­nos. Nos co­mi­mos los vien­tres, los tor­nos de la in­dus­tria. Fal­ta ma­te­ria pri­ma. So­bran pro­ble­mas. Que­da­ron ex­pues­tos en un de­ba­te pro­fun­do, se­rio, trans­pa­ren­te, don­de se di­jo to­do. El ti­tu­lar del fri­go­rí­fi­co Go­ri­na, Carlos Riu­sech, re­pa­só or­de­na­da­men­te los ele­men­tos que afec­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad, pro­po­nien­do pa­sos pa­ra ata­car ca­da uno de ellos.

El pre­si­den­te del Ban­co Na­ción, Ja­vier Gon­zá­lez Fra­ga, ex­pu­so una ge­ne­ro­sa ofer­ta cre­di­ti­cia pa­ra acom­pa­ñar la re­cu­pe­ra­ción. Y co­ro­nó el pri­mer día del de­ba­te la pre­sen­cia de uno de los fun­cio­na­rios más cer­cano al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri: Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui. Hom­bre de ba­jí­si­mo per­fil, po­cas ve­ces se ha­bía ex­pues­to al diá­lo­go fran­co. Y mos­tró que de es­to sa­be.

Co­no­ci­mos a Lo­pe­te­gui ha­ce diez años, cuan­do es­ta­ba cons­tru­yen­do su plan­ta de pro­duc­ción de que­sos en Co­lo­nia Pro­gre­so, unos ki­ló­me­tros más allá de Es­pe­ran­za, y fa­bri­ca­da en su ma­yor par­te con com­po­nen­tes lo­ca­les. El des­tino era la ex­por­ta­ción. El jue­ves re­la­tó en Pa­ler­mo que, al mes de inau­gu­rar­la, el inefa­ble Gui­ller­mo Mo­reno prohi­bió la ex­por­ta­ción de que­sos… Re­cuer­do que en aquel en­cuen­tro del 2007 me su­gi­rió una me­di­da pa­ra re­sol­ver el per­ma­nen­te con­flic­to entre ex­por­ta­ción y con­su­mo in­terno de car­nes: el go­bierno ha­bía ape­la­do a re­ten­cio­nes del 20%, y has­ta la prohi­bi­ción. No era su te­ma, pe­ro lo ha­bía pen­sa­do: sa­bien­do que era im­po­si­ble rom­per con la teo­ría de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”, po­dría apli­car­se un afo­ro en lu­gar de los de­re­chos de ex­por­ta­ción ad va­lo­rem. Es de­cir, una su­ma fi­ja por to­ne­la­da de car­ne, cual­quie­ra fue­ra su pre­cio. Eso fa­vo­re­ce­ría, na­tu­ral­men­te, la ex­por­ta­ción de los cor­tes más ca­ros, de­jan­do más car­ne dis­po­ni­ble pa­ra el mer­ca­do in­terno. Me pa­re­ció crea­ti­vo, prag­má­ti­co y su­pe­ra­dor pa­ra ese mo­men­to.

Hoy, es­tá en la me­sa chi­ca de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri. Con­fir­mó que tie­nen bien asu­mi­do eso de la agroin­dus­tria co­mo mo­tor del desa­rro­llo. Lo­pe­te­gui ce­rró su par­ti­ci­pa­ción con una me­tá­fo­ra que le bro­tó es­pon­tá­nea: “Pa­ra lle­gar a Pro­gre­so, hay que pa­sar por Es­pe­ran­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.