Los se­cre­tos pa­ra al­can­zar la ci­ma

Du­ran­te esta se­ma­na se ha­rán las ju­ras de las prin­ci­pa­les ra­zas pa­ra con­sa­grar a los Gran­des Cam­peo­nes.

Clarin - Rural - - RURAL - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Esta se­ma­na co­men­za­rán las ju­ras de las prin­ci­pa­les ra­zas pa­ra de­ter­mi­nar a los Gran­des Cam­peo­nes. Pe­ro, ¿có­mo se eli­gen? Cla­rín Ru­ral hi­zo un re­le­va­mien­to pa­ra en­ten­der de qué se tra­ta.

En pri­mer lu­gar, cuan­do in­gre­san los ani­ma­les a Pa­ler­mo hay un ju­ra­do de ad­mi­sión pa­ra che­quear de dón­de vie­nen los va­cu­nos, la his­to­ria sa­ni­ta­ria de ca­da uno, cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal, en­gra­sa­mien­to, entre otros as­pec­tos. Lue­go, se ar­man las ca­te­go­rías pa­ra que ca­da ani­mal com­pi­ta en la que le co­rres­pon­de. Y pos­te­rior­men­te, el ju­ra­do de cla­si­fi­ca­ción ju­ra a los Cam­peo­nes de ca­da ca­te­go­ría y entre es­tos, se con­sa­gra el Gran Cam­peón de ca­da ra­za. En ge­ne­ral hay un so­lo ju­ra­do pe­ro en al­gu­nas ra­zas ju­ran dos per­so­nas y se le agre­ga un ár­bi­tro cuan­do los mis­mos no se po­den de acuer­do.

Las ca­te­go­rías de los ani­ma­les se pre­mian de acuer­do a ca­da ra­za en par­ti­cu­lar. Pe­ro pa­ra sim­pli­fi­car se pue­de men­cio­nar las si­guien­tes: En ma­chos, se di­vi­de en Ter­ne­ro Me­nor, Ter­ne­ro Ma­yor, Ju­nior, Dos Años Me­nor, Dos Años Ma­yor y Se­nior. Y en el ca­so de las hem­bras, Ternera, Va­qui­llo­na Me­nor, Va­qui­llo­na Ma­yor, Va­ca y Va­ca con Cría.

“Hay que des­mi­ti­fi­car el he­cho de que una per­so­na es un ex­cén­tri­co eli­gien­do un ani­mal vis­to­so. Pue­de re­sul­tar exa­ge­ra­do pe­ro el ju­ra­do en la pis­ta de Pa­ler­mo eje­cu­ta el man­da­to del con­su­mi­dor”, afir­mó Carlos Vi­la Mo­ret, Di­rec­tor de Re­gis­tros Ge­nea­ló­gi­cos de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na (SRA).

En el ca­so de las ra­zas va­cu­nas de car­ne, des­ta­có que los ju­ra­dos bus­can ma­sa cor­po­ral don­de se des­ta­que la mus­cu­la­tu­ra de los prin­ci­pa­les cor­tes de car­ne (pro­fun­di­dad del cuar­to y de las cos­ti­llas, en­gra­sa­mien­to pa­re­jo y pre­coz le­jos de ser ex­ce­si­vo). “Cuan­to más car­ne tie­ne el to­ro, más car­ne va a te­ner el no­vi­llo hi­jo de ese to­ro que se­rá el que va a con­su­mir la gen­te”, apun­tó el di­rec­ti­vo de la SRA.

En esta lí­nea, el ju­ra­do, a su vez, eva­lúa to­das es­tas vir­tu­des den­tro de una car­ca­sa de fá­cil des­pla­za­mien­to por­que el ani­mal no es es­tá­ti­co, sino que vi­ven en el cam­po con di­fi­cul­ta­des. “Las hi­jas de ese to­ro que se­rán fu­tu­ras va­cas, de­ben ca­mi­nar de for­ma co­rrec­ta, que con las cua­tro ex­tre­mi­da­des (ma­nos y pa­tas) pue­dan so­por­tar 800 ki­los y se des­pla­cen bien, con an­cho de ca­de­ra ade­cua­do pa­ra que pue­dan pa­rir sin di­fi­cul­ta­des, con bue­na ubre y su­fi­cien­te le­che pa­ra su ter­ne­ro re­cién na­ci­do”, re­mar­có.

Por otro la­do, cuan­do los ani­ma­les lle­gan a Pa­ler­mo, in­gre­san con un pe­so más ele­va­do de lo ha­bi­tual. Se de­be a que se mi­de la fa­ci­li­dad de con­ver­sión que tie­ne el ani­mal.

“Cuan­do uno bus­ca un no­vi­llo”, gra­fi­có Vi­la Mo­net, bus­ca blan­du­ra del en­gor­de y eso se mi­de por la con­ver­sión ali­men­ti­cia: cuál de los ani­ma­les co­me me­nos y en­gor­da más”., con­clu­yó Vi­la Mo­ret.

Pre­pa­ra­ti­vos. La se­ma­na de las ju­ras de las prin­ci­pa­les ra­zas del país se­rán esta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.