La ge­né­ti­ca quie­re lle­gar a to­dos los ro­deos

El Fo­ro Ar­gen­tino de Ge­né­ti­ca Bo­vi­na pu­so el fo­co en las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción y en la pro­yec­ción comercial.

Clarin - Rural - - RURAL - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La Ex­po­si­ción Ru­ral es una vi­drie­ra de la ge­né­ti­ca bo­vi­na ar­gen­ti­na y es el es­ce­na­rio ideal pa­ra que los es­pe­cia­lis­tas abo­ca­dos al me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co dis­cu­tan el rum­bo y los avan­ces que se dan en esa dis­ci­pli­na. Es por eso que las jor­na­das de ac­tua­li­za­ción del Fo­ro Ar­gen­tino de Ge­né­ti­ca Bo­vi­na (FAGB) ya se con­vir­tie­ron en un clá­si­co de Pa­ler­mo que es­te año lle­gó na­da me­nos que a su dé­ci­ma edi­ción. Y la evo­lu­ción del de­ba­te en to­do es­te tiem­po se hi­zo evi­den- te en la edi­ción que se rea­li­zó esta se­ma­na.

A di­fe­ren­cia de los años an­te­rio­res, en esta edi­ción los or­ga­ni­za­do­res no usa­ron el tiem­po pa­ra mos­trar sus pro­gra­mas de tra­ba­jo en ma­te­ria de DEPs, mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res y ge­nó­mi­ca, sino que los die­ron por sen­ta­dos y pa­sa­ron a con­ver­sar so­bre las me­jo­res téc­ni­cas pa­ra lle­var to­da esa ge­né­ti­ca me­jo­ra­do­ra a los cam­pos e in­clu­so a los mer­ca­dos de to­do el mun­do.

Pa­ra en­trar en con­tex­to, a pe­sar de los gran­des avan­ces que hay en los pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to y de re­gis­tro ge­né­ti­co que lle­van ade­lan­te las aso­cia­cio­nes de ca­da ra­za, se­gún el pre­si­den­te del FAGB Mar­tín Gar­cía Fer­nán­dez, ac­tual­men­te me­nos del 15 por cien­to de las va­cas del ro­deo ar­gen­tino re­ci­be se­men de to­ros re­gis­tra­dos o eva­lua­dos por al­gu­na de las aso­cia­cio­nes.

Pa­ra me­jo­rar esa mar­ca -un pa­so cla­ve pa­ra el agre­ga­do de va­lor en la pro­duc­ción de car­ne ar­gen­ti­na-, uno de los pa­sos es co­no­cer y ca­pa­ci­tar­se en las téc­ni­cas pa­ra la uti­li­za­ción de la ge­né­ti­ca que con tan­to tra­ba­jo se lo­gra desa­rro­llar. A eso apun­tó el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Adrián Va­ter, de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Tec­no­lo­gías Em­brio­na­rias (SATE), quien hi­zo un bre­ve re­pa­so por la evo­lu­ción de las bio­tec­no­lo­gías de la re­pro­duc­ción.

Se­gún ex­pli­có, en 1945 se rea­li­zó la pri­me­ra in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial en bo­vi­nos, en 1975 la pri­me­ra trans­fe­ren­cia em­brio­na­ria y en 1985 la pri­me­ra trans­fe­ren­cia em­brio­na­ria no qui­rúr­gi­ca, al­go que fa­ci­li­tó mu­cho la prác­ti­ca y la hi­zo apli­ca­ble a ni­vel ma­si­vo. Lue­go, en 1990 se lo­gró el se­xa­do de em­brio­nes con mi­cro­ma­ni­pu­la­do­res, al­go que hoy se es­tá re­em­pla­zan­do por el se­xa­do di­rec­to del se­men. En 1992 se rea­li­zó la pri­me­ra fer­ti­li­za­ción in vi­tro y lue­go lle­ga­ron la

Los ob­je­ti­vos son lo­grar un ma­yor nú­me­ro de des­cen­dien­tes pa­ra po­der te­ner ma­yor in­ten­si­dad de se­lec­ción y ha­cer una eva­lua­ción más pre­ci­sa, y ge­ne­rar pro­ge­nies a eda­des más tem­pra­nas” Adrián Va­ter No hay una téc­ni­ca me­jor que otra, de­pen­de de las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da ca­so. En Bra­sil, por ejem­plo, cre­ció mu­chí­si­mo la fer­ti­li­za­ción in vi­tro, por las ca­rac­te­rís­ti­cas de su ro­deo”. Ricardo Al­ve­rio

clo­na­ción (1995) y la trans­gé­ne­sis, en el 2000.

“Te­ne­mos que ha­cer aná­li­sis crí­ti­cos de ca­da téc­ni­ca y ver si se pue­den apli­car en ca­da es­ta­ble­ci­mien­to -di­jo Va­ter-. Los ob­je­ti­vos son lo­grar un ma­yor nú­me­ro de des­cen­dien­tes pa­ra po­der te­ner ma­yor in­ten­si­dad de se­lec­ción y ha­cer una eva­lua­ción más pre­ci­sa, y ge­ne­rar una pro­duc­ción de pro­ge­nies a eda­des más tem­pra­nas”.

Lue­go agre­gó que a par­tir de la hem­bra y el ma­cho se­lec­cio­na­do son bas­tan­tes los ca­mi­nos que se pue­de re­co­rrer, y des­ta­có a la in­se­mi­na­ción a tiem­po fi­jo co­mo una téc­ni­ca que fa­ci­li­tó la trans­mi­sión y desa­rro­llo de tec­no­lo­gía en el país.

A su turno, el doc­tor Carlos Mu­nar, de Mu­nar y Aso­cia­dos, com­pa­ró pros y con­tras de la fer­ti­li­za­ción in vi­tro (FIV) y el trans­plan­te em­brio­na­rio (TE) con­ven­cio­nal. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la FIV im­pli­ca mu­chos ma­yo­res cos­tos pe­ro es más efi­cien­te en el uso del se­men y pro­du­ce mu­cha ma­yor can­ti­dad de em­brio­nes. Por otro la­do el ín­di­ce de pre­ñez con TE es del 60 por cien­to y en FIV es del 40. Con FIV, la can­ti­dad de abor­tos es ma­yor y el pe­so al na­cer es has­ta un 50 por cien­to ma­yor que con in­se­mi­na­ción na­tu­ral, por lo cual se du­pli­ca la can­ti­dad de dis­to­cia. A su vez, en FIV au­men­tan las pér­di­das des­pués del par­to has­ta un 25 por cien­to y son más fre­cuen­tes los na­ci­mien­tos de ter­ne­ros gi­gan­tes (de has­ta 70 ki­los), lo cual es muy ma­lo pa­ra el bie­nes­tar ani­mal. Cla­ra­men­te se tra­ta de una tec­no­lo­gía que me­re­ce cier­to aná­li­sis.

“En FIV ac­túan los fac­to­res epi­ge­né­ti­cos. El ge­no­ma se pro­du­ce en el mo­men­to de la fer­ti­li­za­ción del óvu­lo, un mo­men­to crí­ti­co de la epi­ge­né­ti­ca. Por al­te­ra­cio­nes del mi­cro­am­bien­te del em­brión, de­ter­mi­na­dos ge­nes se ma­ni­fies­tan y otros no”, ex­pli­có Mu­nar, y fi­nal­men­te re­co­men­dó uti­li­zar la FIV pre­fe­ren­te­men­te en las “va­cas pro­ble­ma”, es de­cir aque­llas con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad o que no pro­du­cen la can­ti­dad de em­brio­nes ne­ce­sa­rios pa­ra el cum­pli­mien­to del plan ge­né­ti­co del es­ta­ble­ci­mien­to.

Tras la com­pa­ra­ción, el ve­te­ri­na­rio Ricardo Al­be­rio, mo­de­ra­dor del pa­nel, afir­mó: “No hay una téc­ni­ca me­jor que otra. De­pen­de de las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da ca­so. En Bra­sil, por ejem­plo, en los úl­ti­mos años cre­ció mu­chí­si­mo la fer­ti­li­za­ción in vi­tro, es­tá ca­si igua­lan­do a la téc­ni­ca con­ven­cio­nal, y eso se da por las ca­rac­te­rís­ti­cas de su ro­deo”.

Tras em­pa­par­se en las téc­ni­cas re­pro­duc­ti­vas lle­gó la ho­ra de co­no­cer las pers­pec­ti­vas co­mer­cia­les de la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na en el mer­ca­do glo­bal. “El mer­ca­do bra­si­le­ro es de­man­dan­te, abier­to y re­la­ti­va­men­te fá­cil pa­ra es­ta­ble­cer ne­go­cios, y hoy so­lo el 5 por cien­to del se­men im­por­ta­do por ese país es ar­gen­tino”, re­mar­có San­tia­go Young, de la fir­ma de ge­né­ti­ca Cia­le Al­ta. Y lue­go men­cio­nó a otro po­si­ble so­cio de enor­me po­ten­cial. “En oc­tu­bre vie­ne el ser­vi­cio sa­ni­ta­rio chino a ha­bi­li­tar cen­tros de ope­ra­cio­nes”, di­jo.

Pa­ra fi­na­li­zar, Young pi­dió que ha­ya más di­na­mis­mo en los tiem­pos bu­ro­crá­ti­cos y que se ha­bi­li­te más la­bo­ra­to­rios pa­ra el aná­li­sis del ma­te­rial de ex­por­ta­ción. ”Hoy so­lo el INTA es­tá ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­cer aná­li­sis, es una tra­ba. Hay que ha­bi­li­tar a la­bo­ra­rios pri­va­dos”, di­jo.

Desafío. La ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca de ope­ra­rios es cla­ve pa­ra lle­var los avan­ces ge­né­ti­cos a los cam­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.