Del gra­ne­ro del mun­do a la bio­fá­bri­ca

Agroin­dus­tria. Los au­to­res ase­gu­ran que el país pue­de tras­cen­der la vi­sión del su­per­mer­ca­do del mun­do y di­ver­si­fi­car su ma­triz pro­duc­ti­va con eje en los bio­com­bus­ti­bles, los bio­ma­te­ria­les y la bio­tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - RURAL - Eduar­do Trigo Ro­ber­to Bi­sang Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La Ar­gen­ti­na de nues­tros abue­los fue el gra­ne­ro del mun­do. Aho­ra el desafío es cons­truir la Ar­gen­ti­na Bio­fá­bri­ca Glo­bal pa­ra nues­tros nie­tos. Pa­ra eso ha­ce fal­ta una ho­ja de na­ve­ga­ción. Re­cor­de­mos que “no hay vien­to fa­vo­ra­ble pa­ra el que no sa­be adon­de va”. Co­men­ce­mos por re­pen­sar la idea del pa­sa­je de ven­der com­mo­di­ties pa­ra las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, a la de ser su­per­mer­ca­do del mun­do.

Pe­ro hay que su­mar a los ali­men­tos so­fis­ti­ca­dos, los bio­com­bus­ti­bles (de pri­me­ra y se­gun­da ge­ne­ra­ción) y los bio­ma­te­ria­les. A la ba­se –una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble- es ne­ce­sa­rio agre­gar­le una in­dus­tria­li­za­ción in­te­li­gen­te, ba­sa­da en la trans­for­ma­ción de “lo bio­ló­gi­co” con­tem­plan­do una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal. La gran bio­fá­bri­ca par­tien­do de “lo ver­de”.

Los in­cre­men­tos de po­bla­ción, ur­ba­ni­za­ción e in­gre­sos que se an­ti­ci­pan pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das, pre­sa­gian un im­por­tan­te cre­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal de es­tas de­man­das; y hay un pro­mi­so­rio pun­to de par­ti­da: el país tie­ne los re­cur­sos na­tu­ra­les, ge­né­ti­cos y bio­tec­no­ló­gi­cos pa­ra apro­ve­char­la y tam­bién gen­te con vo­ca­ción pa­ra cam­biar.

La bioe­co­no­mía, en­ten­di­da co­mo la pro­duc­ción y uti­li­za­ción in­ten­si­va en co­no­ci­mien­tos de los re­cur­sos, pro­ce­sos y prin­ci­pios bio­ló­gi­cos pa­ra la pro­vi­sión sos­te­ni­ble de bie­nes y ser­vi­cios en to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía, es la ho­ja de ru­ta de esta trans­for­ma­ción.

Plan­tea mo­de­los pro­duc­ti­vos me­jor ali­nea­dos con los acuer­dos so­bre el cui­da­do del am­bien­te de los que el país es par­te. Su­pera a los ac­tua­les es­que­mas pro­duc­ti­vos que de­pen­den de re­cur­sos fó­si­les y res­pon­den a pre­cios y mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les que in­vi­si­bi­li­zan gran par­te de sus cos­tos am­bien­ta­les.

La vi­sión de la bioe­co­no­mía pro­po­ne in­cor­po­rar­los a la con­ta­bi­li­dad so­cial, vía el in­cen­ti­vo a tec­no­lo­gías limpias, el uso en cas­ca­da de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la cir­cu­la­ri­dad de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos.

Con­sis­te, ini­cial­men­te, en la cap­tu­ra de to­da ener­gía dis­po­ni­ble y su trans­for­ma­ción en bio­ma­sa; a pos­te­rio­ri, en ha­cer un uso in­ten­si­vo e in­te­gral trans­for­mán­do­la en ali­men­tos con va­lor agre­ga­do, bio­ener­gía y bio­ma­te­ria­les.

La Ar­gen­ti­na ya es lí­der en la pro­duc­ción sus­ten­ta­ble de bio­ma­sa (siem­bra di­rec­ta, OGMs, BPAs, etc.). ¿Por qué no apos­tar a fu­tu­ro al apro­ve­cha­mien­to po­ten­cial de los bio­pro­ce­sos y bio­ma­te­ria­les, di­ver­si­fi­can­do sus­tan­cial­men­te la ma­triz pro­duc­ti­va in­dus­trial?

Las bio­ener­gías y to­das sus in­dus­trias aso­cia­das son otra fuen­te de opor­tu­ni­dad. Jue­gan un pa­pel es­tra­té­gi­co, más allá de apor­tar a la so­lu­ción de la ac­tual cri­sis ener­gé­ti­cas, son la lla­ve pa­ra ge­ne­rar nue­vas op­cio­nes de desa­rro­llo re­gio­nal y en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos in­dus­tria­les.

Apos­tar a esta pers­pec­ti­va, ade­más, su­pera el di­le­ma agro ver­sus in­dus­tria. En la bioe­co­no­mía, los ali­men­tos son só­lo una par­te de la pa­le­ta de opor­tu­ni­da­des; es fuen­te de car­bono pa­ra to­do ti­po de bio­in­su­mos y bio­pro­duc­tos (quí­mi­cos de pla­ta­for­ma, bio­plás­ti­cos, tex­ti­les, par­tes de au­to­mó­vi­les). Lo cual es in­dis­pen­sa­ble pa­ra pro­fun­di­zar los pro­ce­sos de “de­car­bo­ni­za­ción” en los que el mun­do se es­tá em­bar­can­do y ofre­ce im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra la in­no­va­ción, in­ver­sión, en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos y crea­ción de em­pleos.

Fi­nal­men­te, desa­rro­llar la bioe­co­no­mía lle­va a re­plan­tear la dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. La bio­ma­sa “via­ja mal” y su me­jor apro­ve­cha­mien­to es, ge­ne­ral­men­te, lo­cal. Es­to son opor­tu­ni­da­des de ge­ne­ra­ción de em­pleos e in­gre­sos pa­ra mu­chas eco­no­mías re­gio­na­les, don­de ac­tual­men­te la bio­ma­sa se sub-apro­ve­cha.

Es usar re­cur­sos hoy con­si­de­ra­dos re­si­duos (pu­ri­nas ani­ma­les, la po­da en fo­res­ta­les, fru­ta­les, vi­des, oli­vos, etc.), o bien nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de re­cur­sos hoy con­si­de­ra­dos mar­gi­na­les (pas­tu­ras to­le­ran­tes a con­di­cio­nes ad­ver­sas pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad de car­ga de esos re­cur­sos y la pro­duc­ti­vi­dad de sus usos aso­cia­dos, co­mo la ga­na­de­ría y otras).

To­do es­to tie­ne en co­mún un ma­yor y me­jor uso de los re­cur­sos bio­ló­gi­cos dis­po­ni­bles re­fle­jan­do y an­ti­ci­pan­do un mun­do cre­cien­te­men­te desafia­do y preo­cu­pa­do por el de­te­rio­ro de los re­cur­sos na­tu­ra­les y el cam­bio cli­má­ti­co.

En es­te sen­ti­do, una ma­yor pro­duc­ción de ali­men­tos di­fe­ren­cia­dos, bio­ener­gía y bio­ma­te­ria­les ha­bi­li­tan al desa­rro­llo de es­tra­te­gias proac­ti­vas que ex­ce­de a la idea de po­si­cio­nar al país co­mo el “su­per­mer­ca­do del mun­do”. Ha­bi­li­ta a so­ñar a la Ar­gen­ti­na co­mo Bio­fá­bri­ca Glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.