“Una fuer­za in­con­te­ni­ble”

Clarin - Rural - - ACTUALIDAD - hhuer­go@cla­rin.com

“Es la me­jor fi­la que vi en mi vi­da”. Jeff Da­me­ron, un ex­pe­ri­men­ta­do ca­ba­ñe­ro de Illi­nois que vino es­te año a ju­rar la ra­za An­gus, no es de los que bus­can con­gra­ciar­se con los an­fi­trio­nes. Se lo veía real­men­te en­tu­sias­ma­do con lo que veía. Allá pue­den te­ner la pa­ra­fer­na­lia de in­for­ma­ción que les pro­por­cio­na el big da­ta, con la ac­tua­li­za­ción de pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos de to­dos los vier­nes.

Pe­ro a la ho­ra de po­ner el ojo, ya ha­ce tiem­po que sa­ben que lo que hay en es­tas pam­pas es co­sa se­ria. Des­de el ori­gen, ha­ce un si­glo y me­dio.

Ca­si al mis­mo tiem­po que Da­me­ron ele­gía la gran cam­peo­na hem­bra, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha­bla­ba de que en la Ar­gen­ti­na hay “una fuer­za in­con­te­ni­ble”. Qui­zá fue­ra una fra­se de cam­pa­ña. Hoy, en el ac­to inau­gu­ral de la 131 Ex­po­si­ción Ru­ral de Pa­ler­mo, en­con­tra­rá que tie­ne sus­ten­to. Lo que di­jo el ca­ba­ñe­ro de Illi­nois es ape­nas la pun­ta del ice­berg. Por de­ba­jo hay un gi­gan­te su­mer­gi­do que es­tre­me­ce, al de­cir de Zi­ta­rro­sa.

La Aso­cia­ción An­gus sa­be lo que tie­ne, que es ge­né­ti­ca y pro­duc­to fi­nal. An­te la pers­pec­ti­va de la aper­tu­ra del mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano pa­ra la car­ne ar­gen­ti­na, el año pa­sa­do ho­mo­lo­gó la mar­ca An­gus Ar­gen­tino, des­pe­jan­do el ca­mino pa­ra cual­quier even­tual con­flic­to.

Ya ha­ce años que ini­cia­ron la ex­por­ta­ción con mar­ca a la Unión Eu­ro­pea, a par­tir del cu­po de cuo­ta Hil­ton otor­ga­do des­de 1994 a gru­pos de pro­duc­to­res. Des­de las 100 to­ne­la­das ini­cia­les, que se re­nue­van to­dos los años, lle­ga­ron a em­bar­car 900 to­ne­la­das en el úl­ti­mo ejer­ci­cio. Los be­ne­fi­cios di­fun­den en­tre los in­vo­lu­cra­dos y for­ta­le­cen la ac­ti­vi­dad de la Aso­cia­ción. Aho­ra van a más: des­pués de la ex­pe­rien­cia con McDo­nald´s con el “An­gus Tasty”, es­tán lan­zan­do su pro­pia ham­bur­gue­sa. Mien­tras tan­to, im­pul­san la con­so­li­da­ción de pro­to­co­los sa­ni­ta­rios pa­ra ex­por­tar ma­te­rial re­pro­duc­ti­vo (se­men y em­brio­nes) a to­do el mun­do.

Pe­ro no to­do es An­gus. En la Ru­ral nos to­pa­mos con otros ga­na­de­ros es­ta­dou­ni­den­ses, Lynn y Jay Ewald, que vie­nen ar­man­do ne­go­cios des­de ha­ce años, aso­cia­dos con el ga­na­de­ro de Tren­que Lau­quen Héctor Ma­rio Ey­he­ra­bi­de. Y lo co­ro­na­ron aho­ra. Aca­ban de na­cer en los Es­ta­dos Uni­dos los pri­me­ros ejem­pla­res Short­horn de ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na, a par­tir de un in­creí­ble pe­ri­plo que po­ne de ma­ni­fies­to de que cuan­do hay de­ci­sión, se pue­de. Vea­mos.

Ha­ce un par de años, los Ewald, que son de Min­ne­so­ta, tra­je­ron el man­da­to de un ca­ba­ña de Michigan, Little Ce­dar Cattle Co, de Ste­ve y Ju­lie French, que cria­ban Short­horn. Ey­he­ra­bi­de ha­bía lle­va­do un par de ter­ne­ras (her­ma­nas) ex­cep­cio­na­les. Los Ewald la com­pra­ron a pri­me­ra vista el 50% de las dos. Pe­ro por res­tric­cio­nes sa­ni­ta­rias, el ani­mal no po­día lle­var­se a su des­tino, co­sa que no des­co­no­cían. Tam­po­co po­dían lle­var­se em­brio­nes.

Igual, cuan­do los French hi­cie­ron su re­ma­te, pu­sie­ron a la ven­ta la pro­duc­ción de em­brio­nes de es­ta ter­ne­ra. Por stream­ming, un ga­na­de­ro te­xano pa­gó 35.000 dó­la­res por una su­per­ovu­la­ción, con ga­ran­tía de 6 pre­ñe­ces. Pu­ra con­fian­za, es­ta­ba to­do por ha­cer­se. Y se hi­zo.

Los em­brio­nes fue­ron a Ca­na­dá, don­de po­dían in­gre­sar. Allí, se im­plan­ta­ron en va­cas re­cep­to­ras. Y esas va­cas una vez pre­ña­das pu­die­ron en­trar a los EEUU. Ha­ce quin­ce días, na­cie­ron dos hem­bras y cua­tro ma­chos. La idea es po­si­cio­nar a la ra­za en el ni­cho de la car­ne a pas­to. Y es­tán con­ven­ci­dos, ade­más, de que en la Ar­gen­ti­na se cría el Short­horn más pu­ro del mun­do.

Maravilloso fi­nal: la ma­dre de las ter­ne­ras sa­lió gran cam­peo­na de Pa­ler­mo 2017. To­da es­ta historia, al igual que la de los An­gus, es sim­ple­men­te una me­tá­fo­ra de la Ar­gen­ti­na po­si­ble. El mun­do quie­re pro­teí­nas ani­ma­les. Des­de la ge­né­ti­ca has­ta el pla­to, aquí se es­tá pen­san­do en que sí, se pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.