Un gru­po de ex­per­tos ar­gen­ti­nos, en Fran­cia

Una de­le­ga­ción na­cio­nal vi­si­tó la cu­na del tri­go pa­ra com­pa­rar ma­ne­jo y ver las in­no­va­cio­nes..

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Por el cam­bio cli­má­ti­co, se in­ten­ta adap­tar la ge­né­ti­ca del cul­ti­vo Los fran­ce­ses sa­lie­ron de un mo­de­lo sim­plis­ta y aho­ra ana­li­zan al­ter­na­ti­vas

Exi­gi­dos por la de­man­da de ser más sus­ten­ta­bles, em­pre­sas y pro­duc­to­res eu­ro­peos es­tán fo­ca­li­za­dos en la efi­cien­cia co­mo he­rra­mien­ta pa­ra re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal.

Se­ma­nas atrás un gru­po de pro­duc­to­res, re­fe­ren­tes de em­pre­sas y téc­ni­cos ar­gen­ti­nos, via­ja­ron a dis­tin­tas re­gio­nes pro­duc­ti­vas de Fran­cia, vi­si­ta­ron em­pre­sas y ex­po­si­cio­nes, jus­to allí, en la cu­na del tri­go.

Cla­rín Ru­ral en­tre­vis­tó a al­gu­nos de los re­fe­ren­tes que par­ti­ci­pa­ron del via­je.

“He vi­vi­do los úl­ti­mos 30 años de la agri­cul­tu­ra eu­ro­pea y si bien des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co las res­tric­cio­nes sur­gen co­mo una com­pli­ca­ción, lo que ve­mos es que hay mu­cha in­no­va­ción, y eso siem­pre es bueno”, apun­tó el con­sul­tor re­fe­ren­te del Gru­po CREA Mar y Sie­rras, Jorge Gon­zá­lez Mon­ta­ner.

Co­mo con­tra­par­ti­da, agre­gó que año tras año van apa­re­cien­do más res­tric­cio­nes am­bien­ta­les y to­dos los pro­yec­tos es­tán en­ca­mi­na­dos ha­cia la re­duc­ción en el uso de in­su­mos, lo que va aco­tan­do los ca­mi­nos pa­ra ele­var los po­ten­cia­les de ren­di­mien­to.

Jus­ta­men­te, sos­tu­vo que el tri­go, que ve­nía au­men­tan­do el rin­de un quin­tal por año has­ta los 90 se ha fre­na­do ac­tual­men­te. Allí y aho­ra, la aten­ción es­tá pues­ta en el cam­bio cli­má­ti­co. En es­te con­tex­to, se es­tá tra­tan­do de re­en­cau­sar la ge­né­ti­ca de­fen­si­va con un am­bi­cio­so pro­yec­to pú­bli­co-pri­va­do que tra­ba­ja pa­ra re­lan­zar los be­ne­fi­cios que pro­vie­nen de la ge­né­ti­ca pa­ra eso fue­ron a bus­car la di­ver­si­dad de los pa­dres ori­gi­na­les del tri­go.

Res­pec­to a es­te ca­mino de bús­que­da cons­tan­te de efi­cien­cia que tie­ne la agri­cul­tu­ra fran­ce­sa, el in­ves­ti­ga­dor Mar­tín Díaz Zo­ri­ta, re­mar­có la pro­pues­ta de “di­ver­si­fi­ca­ción, no só­lo en la ro­ta­ción de cul­ti­vos sino tam­bién en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas”. Ade­más, pon­de­ró la “nu­tri­ción in­te­gral que con­si­de­ra los apor­tes com­ple­men­ta­rios del sue­lo y una fer­ti­li­za­ción es­tra­té­gi­ca que evi­ta la ex­po­si­ción de nu­trien­tes a fac­to­res que aten­ten con­tra su efi­cien­te cap­ta­ción por las plan­tas”.

Gon­zá­lez Mon­ta­ner des­ta­có la sa­li­da de un mo­de­lo sim­plis­ta y uni­di­rec­cio­nal que su­ce­dió en el agro fran­cés pa­ra em­pe­zar a discutir al­ter­na­ti­vas. An­te las li­mi­ta­cio­nes pa­ra usar ni­tró­geno, por ejem­plo, “pro­po­nen leer la di­ná­mi­ca de la bio­lo­gía de los sue­los pa­ra co­no­cer cuá­les les es­tán dan­do un ser­vi­cio, así to­man una par­te de la flo­ra pa­ra agran­dar la po­bla­ción de los más efi­cien­tes y que el apor­te quí­mi­co se lo­gre in­cre­men­tan­do la po­bla­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos en la ri­zós­fe­ra”.

Al­go si­mi­lar se es­tá ha­cien­do en Ar­gen­ti­na pa­ra el es­tu­dio de la bio­lo­gía del sue­lo con el Pro­yec­to Bios­pas, del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción Pro­duc­ti­va.

Pa­ra Díaz Zo­ri­ta, “la to­ma de de­ci­sio­nes de sis­te­ma com­bi­na el cui­da­do de la ofer­ta de nu­trien­tes de lar­go pla­zo, prin­ci­pal­men­te fós­fo­ro, con la co­rrec­ción es­tra­té­gi­ca lo­ca­li­za­da pa­ra lo­grar un rá­pi­do cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos y, con és­te, un abun­dan­te desa­rro­llo de raí­ces que per­mi­ta apro­ve­char es­tas re­ser­vas de nu­trien­tes con al­ta efi­cien­cia”.

Pa­ra lo­grar­lo, ade­más, de con­si­de­rar la lo­ca­li­za­ción de los fer­ti­li­zan­tes pró­xi­mos a las raí­ces, “se se­lec­cio­nan fuen­tes con va­rios nu­trien­tes en su com­po­si­ción y for­mu­la­cio­nes que mues­tran ade­cua­dos apor­tes pa­ra lo­grar es­te rá­pi­do cre­ci­mien­to ini­cial de las plan­tas con ba­jo ries­go de da­ño por con­tac­to di­rec­to con las se­mi­llas”.

En es­te con­tex­to, el pro­duc­tor y con­sul­tor Gus­ta­vo Duar­te, des­ta­có que, “en la me­di­da que se en­tien­da que los mi­cro­gra­nu­la­dos pue­den ser un apor­te en es­te ca­mino de mul­ti­nu­trien­tes el im­pac­to so­bre los cul­ti­vos en pos de ser más efi­cien­tes, tan­to en el lo­te co­mo en lo­gís­ti­ca, pue­de ser ma­yor”.

Gon­zá­lez Mon­ta­ner se­ña­ló que “los mi­cro­gra­nu­la­dos for­man par­te de la agri­cul­tu­ra que vie­ne, don­de la efi­cien­cia es la ma­dre del sis­te­ma”. Y agre­gó: “Se­ría in­tere­san­te aho­ra que lo te­ne­mos en Ar­gen­ti­na ir vien­do qué le po­de­mos agre­gar pa­ra en­con­trar tru­cos, por ejem­plo, usar Mi­cros­tar con zinc al la­do y me­jo­rar la ca­li­dad de apli­ca­ción”.

En Eu­ro­pa y en el mun­do, el uso de pro­duc­tos bio­ló­gi­cos pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la y sus com­bi­na­cio­nes con quí­mi­cos des­ve­la a la in­dus­tria y la ex­ten­sión a cam­po.

“El uso no só­lo se ve co­mo ele­men­tos com­ple­men­ta­rios de ma­ne­jo de pla­gas y en­fer­me­da­des con agentes de bio­con­trol, sino tam­bién me­jo­ran­do el cre­ci­mien­to y pro­duc­ción de cul­ti­vos al me­jo­rar su es­ta­do nu­tri­cio­nal”, ex­pli­có Díaz Zo­ri­ta.

Los sen­so­res y la ro­bó­ti­ca apli­ca­dos a una fer­ti­li­za­ción va­ria­ble, al con­trol de ma­le­zas y a los mé­to­dos de diag­nós­ti­co, tam­bién es­tán em­pe­zan­do a ta­llar se­ria­men­te.

Gon­zá­lez Mon­ta­ner re­cuer­da que en 1987 tra­ba­jó en el diag­nós­ti­co a par­tir del ju­go de la ba­se del ta­llo y, trein­ta años des­pués, los cul­ti­vos se mo­ni­to­rean sa­te­li­tal­men­te.

“El 20% del área de tri­go en Fran­cia se si­gue con el pro­yec­to Farm Star, que re­la­cio­na el ín­di­ce de ma­sa fo­liar y la clo­ro­fi­la en la plan­ta pa­ra iden­ti­fi­car si el cul­ti­vo es­tá es­trae­sa­do. Esa in­for­ma­ción se en­vía al pro­duc­tor, quien eva­lúa la ne­ce­si­dad o no de apor­te de ni­tró­geno”, re­su­mió.

Vin­cu­lan­do es­ta reali­dad con la Ar­gen­ti­na, Duar­te con­si­de­ró que tran­que­ras aden­tro los desafíos lo­ca­les pa­san por “co­no­cer más la he­te­ro­ge­nei­dad y re­sol­ver se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da am­bien­te” y en los es­cri­to­rios desa­rro­llar pro­to­co­los de ges­tión am­bien­tal pa­ra evi­tar re­si­duos que li­mi­ten los mer­ca­dos a los que po­de­mos ex­por­tar”, así co­mo ex­plo­tar me­jor el po­ten­cial de va­lor agre­ga­do”.

Por su par­te, Díaz Zo­ri­ta re­to­mó el te­ma de la nu­tri­ción in­te­gral, no só­lo por con­si­de­rar el apor­te de más de un nu­trien­te, “sino por el va­lor de in­te­grar de­ci­sio­nes de nu­tri­ción es­tra­té­gi­ca que per­mi­tan una ma­yor efi­cien­cia de nu­tri­ción a par­tir de las re­ser­vas del sue­lo o de la fer­ti­li­za­ción com­ple­men­ta­ria de los cul­ti­vos”.

Asi­mis­mo, Gon­zá­lez Mon­ta­ner, afir­mó que Ar­gen­ti­na es­tá tra­ba­jan­do en in­ves­ti­ga­ción a la par de ins­ti­tu­tos fran­ce­ses en ca­si to­dos los te­mas, eva­luan­do las mis­mas fuen­tes, usan­do los mis­mos sen­so­res, has­ta con­si­de­ró que es­tá más ade­lan­ta­da en cier­tos as­pec­tos. “La tec­no­lo­gía va ge­ne­ran­do so­lu­cio­nes nue­vas a gran ve­lo­ci­dad y la idea es es­tar siem­pre ahí”, con­clu­yó Gon­zá­lez Mon­ta­ner.

A cam­po. Fran­cia es lí­der glo­bal en tri­go, pe­ro los rin­des se es­tan­ca­ron.

En su sal­sa. Los es­pe­cia­lis­tas ar­gen­ti­nos dis­fru­tan, en la cu­na del tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.