Ma­ne­jo y cam­bio cli­má­ti­co, los ejes del agro mo­derno

En el tra­di­cio­nal Con­gre­so de Aa­pre­sid, se plan­tea­ron los prin­ci­pa­les desafíos de la agri­cul­tu­ra que vie­ne, en tiem­po de na­ti­vos sus­ten­ta­bles. Cla­rín Ru­ral es­tu­vo ahí.

Clarin - Rural - - CONGRESO DE AAPRESID - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El uso de los sue­los ex­pli­ca el 50% del cam­bio de na­pas. Las inun­da­cio­nes, el 90%

“Kai­rós, el tiem­po de los na­ti­vos sus­ten­ta­bles”. Ba­jo es­te le­ma, se desa­rro­lló el vi­gé­si­mo quin­to Con­gre­so de la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid), en Ro­sa­rio. Y es­te año en par­ti­cu­lar, se reali­zó en si­mul­tá­neo con el sép­ti­mo Con­gre­so Mun­dial de Agri­cul­tu­ra de Con­ser­va­ción.

En es­te con­tex­to, to­dos los ca­mi­nos con­du­je­ron a un mis­mo lu­gar: pro­du­cir ca­da vez más y de una for­ma más sus­ten­ta­ble pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to am­bien­tal, den­tro de un es­ce­na­rio en el que el cam­bio cli­má­ti­co es­tá mar­can­do el rit­mo.

“Es­te es un tiem­po dis­tin­to, y las de­ci­sio­nes que to­me­mos im­pac­ta­rán en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes”, ase­gu­ró Pe­dro Vig­neau, pre­si­den­te de Aa­pre­sid en la aper­tu­ra del tra­di­cio­nal Con­gre­so.

“Son ne­ce­sa­rios nue­vos plan­teo, de ma­yor bio­di­ver­si­dad, que cui­den las tec­no­lo­gías con las que con­ta­mos pa­ra pro­du­cir, usan­do los re­fu­gios, y tra­ba­jar jun­tos con los pro­duc­to­res con las com­pa­ñías”, agre­gó el di­rec­ti­vo.

Con es­te fo­co, las char­las, ta­lle­res y ple­na­rios apun­ta­ron a re­pen­sar el ma­ne­jo agrí­co­la con la siem­bra di­rec­ta co­mo es­tan­dar­te en un con­tex­to en que el cam­bio cli­má­ti­co ya es un he­cho. Dos te­má­ti­cas muy de­ba­ti­das den­tro de los tres del Con­gre­so, y que tie­nen en vi­lo a los pro­duc­to­res, son las ma­le­zas di­fí­ci­les y las na­pas freá­ti­cas. En cuan­to a la pri­me­ra, en una de las ple­na­rias to­có el te­ma de la di­ver­si­dad sis­té­mi­ca pa­ra dis­mi­nuir el pro­ble­ma de las hier­bas ma­las. El men­sa­je, en es­te ca­so, fue la pre­ven­ción, prin­ci­pal­men­te uti­li­zan­do cul­ti­vos de ser­vi­cios.

Al res­pec­to, el pri­mer pa­ne­lis­ta, Ger­va­sio Pi­ñei­ro, do­cen­te de la cá­te­dra de eco­lo­gía de la FAU­BA, ex­pli­có so­bre el con­cep­to de cul­ti­vos de ser­vi­cio, es de­cir, cul­ti­vos que no se co­se­chan, sino que se siem­bran en pos de brin­dar un be­ne­fi­cio pa­ra el sis­te­ma. Un ejem­plo son los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, co­mo la ave­na, que sir­ven pa­ra pro­te­ger el sue­lo en in­vierno y pue­den lo­grar el con­trol de las ma­le­zas, la pro­vi­sión de nu­trien­tes o la re­gu­la­ción de las na­pas freá­ti­cas.

En la mis­ma lí­nea, Sara Sin­gla, pro­duc­to­ra y vi­ce­pre­si­den­te de APAD (Aso­cia­ción pa­ra una agri­cul­tu­ra du­ra­ble de Fran­cia), de­ta­lló sus ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas en el uso de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra en Fran­cia, co­mo mé­to­do her­bi­ci­da na­tu­ral.

La pro­duc­to­ra re­co­no­ció que exis­te un pre­jui­cio en torno a es­te ti­po de sis­te­mas, da­do que im­pli­ca la siem­bra de un cul­ti­vo que lue­go se va a des­apro­ve­char, pe­ro in­vi­tó a los pro­duc­to­res a en­ten­der que se tra­ta de una in­ver­sión con­ve­nien­te.

Fran­cis­co Cos­ci, ase­sor téc­ni­co y res­pon­sa­ble de Cha­cra Ban­de­ra en San­tia­go del Es­te­ro, co­men­tó su ex­pe­rien­cia y ase­gu­ró que el ma­yor pro­ble­ma es que es­ta­mos sem­bran­do po­co en Ar­gen­ti­na.

“Los cul­ti­vos de ser­vi­cios de­jan me­nos re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra las ma­le­zas y cap­tan esa ener­gía pa­ra el cul­ti­vo si­guien­te, por lo tan­to uti­li­zan más efi­cien­te­men­te los re­cur­sos del am­bien­te. Es­te sis­te­ma ade­más, a tra­vés de la di­ver­si­fi­ca­ción, evi­ta la pro­li­fe­ra­ción de ma­le­zas re­sis­ten­tes, si­tua­ción que tar­de o tem­prano, se­gún ale­gó, de­ja­rá ca­du­co vie­jos mé­to­dos de con­trol”.

A con­ti­nua­ción, otro pun­to que se to­có en el con­gre­so fue al ma­ne­jo del

Los cul­ti­vos de ser­vi­cios fun­cio­nan co­mo her­bi­ci­das na­tu­ra­les

ni­vel de na­pas por­que hoy es una de las li­mi­tan­tes en la agri­cul­tu­ra por los ex­ce­sos hí­dri­cos.

“Las obras hi­dráu­li­cas son im­por­tan­tes pe­ro sir­ven pa­ra ges­tio­nar las inun­da­cio­nes. Ac­tual­men­te, es­ta­mos tra­ba­jan­do a ni­vel cam­po pro­mo­vien­do no so­lo obras, sino tam­bién bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las”, des­ta­có el in­ge­nie­ro ci­vil Pe­dro Gar­cía ya ter­mi­nan­do su pre­sen­ta­ción.

Pe­ro pa­ra al­can­zar es­ta con­clu­sión, ex­pli­có que “se­gún la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca, el ma­ne­jo agrí­co­la pue­de in­fluir o no. Al res­pec­to, en cli­mas se­cos, la efi­cien­cia en el uso de los sue­los in­flu­ye y de­be for­mar par­te de la es­tra­te­gia pro­duc­ti­va. Co­mo con­tra­par­ti­da, en los cli­mas hú­me­dos la efi­ca­cia del ma­ne­jo tie­ne una me­nor im­por­tan­cia”, re­mar­có Gar­cía.

El es­pe­cia­lis­ta des­ta­có que el uso del sue­lo pue­de ex­pli­car el 50 por cien­to del cam­bio en la al­tu­ra de las na­pas, aun­que las pre­ci­pi­ta­cio­nes son res­pon­sa­bles del 90 por cien­to de su va­ria­bi­li­dad.

“Es­tos pro­ce­sos no son li­nea­les, por eso arro­jan es­tos por­cen­ta­jes”, sos­tu­vo.

Si­guien­do con la te­má­ti­ca de am­bien­te y cam­bio cli­má­ti­co, lle­gó el turno de la ar­gen­ti­na re­si­den­te en Ho­lan­da, Mar­ce­la La­guz­zi (Mo­ni­to­reo e In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Dutch Wa­ter Aut­ho­rity).

Su ex­pe­rien­cia en ese país le per­mi­tió abrir el jue­go y ha­cer pú­bli­co có­mo un país co­mo Ho­lan­da se so­bre­pu­so a la cri­sis hí­dri­ca, con­si­de­ran­do que el 50 por cien­to de su su­per­fi­cie es­tá ba­jo el ni­vel del mar.

Se­gún La­guz­zi, “lo pri­me­ro es or­ga­ni­zar el pla­nea­mien­to in­te­gra­do y si­mul­tá­neo del me­dio am­bien­te (y los re­cur­sos hí­dri­cos), tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal, in­ver­tir con­jun­ta­men­te; y ca­da seis o do­ce años se ha­ce un ba­lan­ce y re­pro­gra­man ob­je­ti­vos”, ad­mi­tió.

Es­tá cla­ro que con las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ho­lan­de­sas es im­pres­cin­di­ble una ges­tión sus­ten­ta­ble del agua. En es­te sen­ti­do, La­guz­zi ex­pli­có: “El Go­bierno Na­cio­nal ho­lan­dés y los ac­to­res lo­ca­les ar­ma­ron ‘El Pro­gra­ma Del­ta’, un plan de in­ves­ti­ga­ción y ac­ción con vis­tas a los pró­xi­mos 40 a 100 años y re­ser­va­ron 1 bi­llón de eu­ros anua­les del pre­su­pues­to na­cio­nal pa­ra in­ver­tir en una Ho­lan­da que es­té pre­pa­ra­da pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co”.

De acuer­do a la ex­per­ta ar­gen­ti­na, “nues­tros ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción y ase­so­ra­mien­to (Del­ta­res, Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen) han to­ma­do con­tac­to con sus pa­res ar­gen­ti­nos (INA e INTA) pa­ra ini­ciar un plan de ac­ción de tra­ba­jo con­jun­to”. Por otra par­te, an­ti­ci­pó que “Las Dutch Wa­ter Aut­ho­ri­ties” (DWA) tra­ba­ja­rá con la Sub­se­cre­ta­ría de Re­cur­sos Hí­dri­cos de la Na­ción y el Co­mi­té de Cuen­ca, en pos de me­jo­rar la go­ber­nan­za de los re­cur­sos hí­dri­cos en la re­gión pam­pea­na.

Sin du­das, el cam­bio cli­má­ti­ca obli­ga a re­pen­sar el ma­ne­jo téc­ni­co a di­fe­ren­tes es­ca­las.

En di­rec­ta. Un lo­te de gi­ra­sol na­cien­do so­bre un ras­tro­jo. Una tec­no­lo­gía que de­be ir acom­pa­ña­da ba­jo un sis­te­ma de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las.

Inun­da­ción. Uno de los efec­tos que trae apa­re­ja­do el cam­bio cli­má­ti­co.

Pas­to­reo. La ga­na­de­ría, una al­ter­na­ti­va es­tra­té­gi­ca pa­ra ba­jar na­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.