El sue­lo pa­ga la au­sen­cia del tri­go en la ro­ta­ción

Mi­guel Án­gel Ta­boa­da, del INTA, afir­mó que es im­pres­cin­di­ble y ur­gen­te vol­ver a ha­cer cul­ti­vos de in­vierno.

Clarin - Rural - - CONGRESO DE AAPRESID - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ha­ce ra­to que en el sec­tor agrí­co­la es­tá en­cen­di­da la se­ñal de aler­ta por la es­ca­sa pre­sen­cia del tri­go en las ro­ta­cio­nes, y en las úl­ti­mas cam­pa­ñas hu­bo cier­ta re­cu­pe­ra­ción del área del ce­real, pe­ro la si­tua­ción si­gue muy le­jos de es­tar equi­li­bra­da y pa­re­ce ser ne­ce­sa­rio in­sis­tir en la di­fu­sión de los múl­ti­ples efec­tos ne­ga­ti­vos de es­ta au­sen­cia.

Es­ta se­ma­na en el Con­gre­so de AA­PRE­SID, Mi­guel Án­gel Ta­boa­da, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Sue­los del INTA, fue con­tun­den­te al res­pec­to.

"¿Qué ti­po de sue­los te­ne­mos?", se pre­gun­tó el es­pe­cia­lis­ta.

"Des­de la es­cue­la pri­ma­ria nos di­je­ron que es­tá­ba­mos ben­de­ci­dos por los sue­los que te­nía­mos, y nos pen­sa­mos que po­día­mos ha­cer cual­quier co­sa. Aho­ra ve­mos el efec­to que tie­ne la sa­li­da de los cul­ti­vos de in­vierno", afir­mó, pa­ra lue­go rea­li­zar un aná­li­sis de la com­po­si­ción de los sue- los ar­gen­ti­nos.

"Los sue­los se com­po­nen de ma­te­ria or­gá­ni­ca y par­tí­cu­las mi­ne­ra­les (are­nas, ar­ci­llas, li­mo). Los que tie­nen una com­po­si­ción equi­li­bra­da son los sue­los fran­cos, que es lo que en­ten­de­mos por fer­ti­li­dad. En mu­chas zo­nas des­de el nor­te de Bue­nos Aires ha­cia el NOA y NEA hay sue­los con me­nos del 15 por cien­to de are­na. Des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen pro­pen­sos a te­ner pro­ble­mas, tie­nen po­ca are­na o are­na muy fi­na que ha­ce que al edi­fi­cio le fal­te la lo­za, los po­ros", ex­pli­có Ta­boa­da.

Se­gún el re­fe­ren­te del INTA, los gran­des res­pon­sa­bles de ge­ne­rar esos po­ros en un mo­li­sol pam­peano son las plan­tas. La per­fo­ra­ción de las raí­ces de gra­mí­neas, del tri­go, ge­ne­ra los ca­na­les bio­ló­gi­cos que lue­go se trans­for­man en po­ros que per­mi­ten los me­ca­nis­mos de ai­rea­ción y dre­na­je de los sue­los.

"No quie­ro caer­le a la so­ja por­que con el mo­no­cul­ti­vo de al­go­dón o in­clu­so de maíz se­ría lo mis­mo", ad­vir­tió Ta­boa­da, y de­ta­lló que el tri­go ge­ne­ra el efec­to ri­zos­fé­ri­co en los sue­los. Es de­cir que apa­re­ce ma­cro­fau­na (lom­bri­ces) y mi­co­rri­zas, una red de raí­ces que ge­ne­ra ma­yor es­ta­bi­li­dad es­truc­tu­ral.

"La ma­yo­ría de nues­tros sue­los ca­re­cen de la es­truc­tu­ra na­tu­ral que es la are­na y las raí­ces son las en­car­ga­das de cum­plir ese rol. Si se las sa­ca­mos va­mos a ge­ne­rar sue­los com­pac­tos. Las es­truc­tu­ras la­mi­na­res y los po­ros pla­na­res de los sue­los mal ma­ne­ja­dos ge­ne­ran ba­ja cap­ta­ción de agua de llu­via", di­jo.

En sín­te­sis, las pri­me­ras con­se­cuen­cias de no ha­cer cul­ti­vos de in­vierno son: la ge­ne­ra­ción de una ma­la ca­li­dad de es­truc­tu­ra de sue­lo, de­fi­cien­te ai­rea­ción y dre­na­je y, por en­de, pér­di­da de ni­tró­geno.

¿Có­mo in­flu­ye es­ta ma­la ca­li­dad de es­truc­tu­ra en los rin­des? Se­gún el téc­ni­co, en tri­go y maíz la bre­cha en se­cano es del 41 por cien­to, y en so­ja del 32 por cien­to. Ade­más se da una ma­yor va­ria­bi­li­dad de los rin­des, es­pe­cial­men­te en años se­cos.

Es­ta bre­cha dio pie pa­ra que Ta­boa­da men­cio­ne al­gu­nas lla­ves de la efi­cien­cia del uso del agua. "Es im­por­tan­te que gran par­te del agua pa­se al sue­lo y no se es­cu­rra, y que el agua se efec­ti­va­men­te ab­sor­bi­da por las raí­ces. Una gran can­ti­dad del agua y nu­trien­tes acu­mu­la­dos no lle­gan a las raí­ces por la com­pac­ta­ción del sue­lo", ase­gu­ró, y aña­dió que los mo­no­cul­ti­vos de­jan una gran can­ti­dad de agua ocio­sa. En diez años de mo­no­cul­ti­vos de so­ja, se­gún el es­pe­cia­lis­ta se de­jan de con­su­mir 5.000 mi­lí­me­tros de agua, que lue­go se re­fle­jan en la vi­si­ble re­car­ga de acuí­fe­ros y na­pas freá­ti­cas y en la con­se­cuen­te sa­li­ni­za­ción de sue­los.

Pa­ra fi­na­li­zar, Ta­boa­da ase­gu­ró que ade­más de vol­ver a in­cluir al tri­go en las ro­ta­cio­nes, la for­ma de se­cues­trar car­bono es ha­cer pas­tu­ras, y le pu­so sus fi­chas a la vuel­ta de la ga­na­de­ría a los es­que­mas pro­duc­ti­vos. "Los nú­me­ros de la ga­na­de­ría vuel­ven a ser in­tere­san­tes. Es po­si­ble ha­cer una ga­na­de­ría sus­ten­ta­ble sin com­pac­tar los sue­los ma­ne­jan­do las car­gas y ro­tan­do con pas­tu­ras. Se di­ver­si­fi­ca pro­duc­cio­nes, hay más gen­te en los cam­pos, usa­mos me­nos gli­fo­sa­to y te­ne­mos un sis­te­ma mu­cho más sus­ten­ta­ble que la pro­duc­ción de so­ja", con­clu­yó.

Vi­tal. El tri­go ge­ne­ra efec­to ri­zos­fé­ri­co en el sue­lo, me­jo­ra la es­truc­tu­ra y per­mi­te me­jor fil­tra­ción de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.