El ca­mino del con­sen­so pa­ra pro­du­cir

El au­tor plan­tea que una sa­li­da al pa­ra­dig­ma del con­flic­to en­tre pro­duc­ción y am­bien­te es la cons­truc­ción de un diá­lo­go abier­to, flui­do y res­pon­sa­ble en­tre el sec­tor agro­pe­cua­rio y la so­cie­dad.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Víc­tor Pi­ñey­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Cuan­do una em­pre­sa o pro­yec­to de­ci­de ope­rar en de­ter­mi­na­do mer­ca­do sa­be que de­be cum­plir y ges­tio­nar sus ope­ra­cio­nes en un marco de le­gis­la­ción ci­vil con re­gu­la­cio­nes for­ma­les.

Así, cual­quier em­pre­sa agro­pe­cua­ria de­be­rá res­pon­der a las re­gu­la­cio­nes es­ta­ble­ci­das por las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y lo­ca­les de ín­do­le la­bo­ral (Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo), fiscal (por ejem­plo, la Afip), pro­duc­ti­vas (Rens­pa, Ina­se, etc.), sa­ni­ta­rias (Se­na­sa), en­tre otras nor­mas.

Pa­ra las em­pre­sas agro­pe­cua­rias que ex­plo­tan re­cur­sos na­tu­ra­les, pro­du­cen ma­te­ria pri­ma pa­ra ali­men­tos, ener­gías y fi­bras, y ge­ne­ran ex­ter­na­li­da­des es­tas re­gu­la­cio­nes se­rán ca­da vez más exi­gen­tes.

Pe­ro no to­das las li­cen­cias pa­ra ope­rar se ago­tan en es­te marco nor­ma­ti­vo for­mal.

La per­cep­ción so­cial de la agri­cul­tu­ra su­fre una fuer­te in­ter­pe­la­ción y so­por­ta cre­cien­tes cues­tio­na­mien­tos en te­mas re­fe­ri­dos a des­mon­te, mo­no­cul­ti­vo, de­te­rio­ro de re­cur­sos na­tu­ra­les, im­pac­to so­bre la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, uso de bio­tec­no­lo­gía, con­ta­mi­na­ción y su­pues­tas afec­cio­nes so­bre la sa­lud de co­mu­ni­da­des y con­su­mi­do­res.

En es­te con­tex­to pa­re­ce no al­can­zar con cum­plir el marco de li­cen­cias for­ma­les y el con­cep­to de “li­cen­cia so­cial” pue­de ser un marco teó­ri­co de abor­da­je efec­ti­vo pa­ra to­mar con­trol de esos com­ple­jos pro­ce­sos de per- cep­ción pú­bli­ca y sus con­se­cuen­cias en el plano ope­ra­ti­vo de las em­pre­sas.

De una ma­ne­ra ge­né­ri­ca, la li­cen­cia so­cial pue­de ser de­fi­ni­da co­mo una li­cen­cia in­tan­gi­ble otor­ga­da por la co­mu­ni­dad o más pre­ci­sa­men­te por una red de gru­pos de in­te­rés pa­ra la ope­ra­ción de un pro­yec­to, em­pre­sa o in­dus­tria en ge­ne­ral.

Na­ci­da ba­jo los fuer­tes cues­tio­na­mien­tos en in­dus­trias co­mo la mi­ne­ra, su cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co se desa­rro­lló fuer­te­men­te en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y ya es­tá in­te­gra­da al cam­po de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Empresaria.

La pa­la­bra li­cen­cia de por sí pue­de ser un po­co in­có­mo­da pa­ra aquel que de­be ob­te­ner­la y po­si­cio­na al li­cen­cia­do en cier­ta si­tua­ción de de­pen­den­cia del otor­ga­mien­to de la mis­ma pe­ro pa­re­ce ser una reali­dad en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes.

Se pue­de re­cor­dar, por ejem­plo, el re­cien­te­men­te frus­tra­do pro­yec­to de una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to de se­mi­lla de maíz en Mal­vi­nas Argentinas en Cór­do­ba.

Pro­pon­go pen­se­mos re­em­pla­zar la pa­la­bra li­cen­cia por con­sen­so o acuer­do. De to­dos mo­dos las pa­la­bras no son lo más im­por­tan­te mien­tras nos que­de cla­ro que en mu­chas si­tua­cio­nes la agri­cul­tu­ra ya es­tá ame­ri­tan­do ges­tión de li­cen­cia so­cial, nos in­co­mo­de o no.

Un tes­ti­mo­nio de es­ta nue­va reali­dad y de có­mo los cues­tio­na­mien­tos de la so­cie­dad pue­den re­sul­tar en so­lu­cio­nes po­si­ti­vas ha si­do el ca­so de la ca­de­na de la ca­no­la en Ca­na­dá, don­de la fuer­te pre­sen­cia de cul­ti­va­res OGMs mo­ti­vo fuer­tes cues­tio­na­mien­to de la so­cie­dad ca­na­dien­se y de sus clien­tes eu­ro­peos.

A par­tir de es­ta di­fi­cul­tad con­cre­ta, los con­cep­tos de la li­cen­cia so­cial apli­ca­ron pa­ra dis­pa­rar la ini­cia­ti­va de em­pre­sas pri­va­das de la ca­de­na y el so­por­te y com­pro­mi­so de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra el pro­yec­to “Li­cen­ce to Farm” con el fin de cons­truir con­fian­za “día por día y acre por acre” se­gún su mi­sión ins­ti­tu­cio­nal.

El pro­yec­to tu­vo co­mo pri­mer pro­duc­to un film do­cu­men­tal pa­ra mo­ti­var a los agri­cul­to­res a asu­mir y par­ti­ci­par de una con­ver­sa­ción ac­ti­va con la co­mu­ni­dad y se es­tá en­ri­que­cien­do día a día con otras ac­cio­nes con el mis­mo ob­je­ti­vo: un pro­gra­ma de agri­cul­tu­ra en las au­las, re­cur­sos bi­blio­grá­fi­cos y au­dio­vi­sua­les y apo­yo en me­dios y even­tos pa­ra com­pren­der es­te desafío.

Pe­ro lo que me­jor re­su­me el es­pí­ri­tu de Li­cen­ce to Farm es la con­sig­na del pro­pio Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ca­na­dien­se que sin­te­ti­za co­mo ob­je­ti­vo del pro­gra­ma me­jo­rar la per­cep­ción pú­bli­ca de la agri­cul­tu­ra co­mo una prio­ri­dad es­tra­té­gi­ca y por eso su com­pro­mi­so pa­ra apo­yar a la in­dus­tria en sus es­fuer­zos de con­cien­ti­za­ción.

Adi­cio­nal­men­te a las li­cen­cias de la ley ci­vil, re­gu­la­to­rias y for­ma­les, pa­ra desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des de la agri­cul­tu­ra, el con­cep­to de “Li­cen­cia so­cial” pue­de ser un alia­do pa­ra el abor­da­je de la com­ple­ja si­tua­ción de la per­cep­ción pú­bli­ca de una agri­cul­tu­ra in­elu­di­ble­men­te com­pro­me­ti­da pa­ra pro­du­cir ca­da vez más y me­jor.

Cla­ve. Es im­por­tan­te ex­pli­car la im­por­tan­cia de las ro­ta­cio­nes pa­ra cui­dar el re­cur­so sue­lo, en­tre otros te­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.