Po­cho­clo, des­de Pehua­jó a to­do el mun­do

La fir­ma bo­nae­ren­se Snack Crops es una re­fe­ren­cia glo­bal en la pro­duc­ción de maíz pi­sin­ga­llo, con mar­ca pro­pia. Ade­más, pro­ce­san otras es­pe­cia­li­da­des. Tec­no­lo­gía y ca­li­dad pa­ra agre­gar va­lor.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da

Es un ne­go­cio que ha­ce 25 años no exis­tía en Ar­gen­ti­na y hoy el país es el pri­mer ex­por­ta­dor mundial. El maíz pi­sin­ga­llo, tam­bién llam­do “pop­corn”, a par­tir del cual se ha­ce el tra­di­cio­nal po­cho­clo, ocu­pa ca­da cam­pa­ña unas 50.000 hec­tá­reas en el país y se pro­du­cen al­re­de­dor de 220.000 toneladas.

Con 30.000 toneladas de pro­ce­sa­mien­to ca­da cam­pa­ña y una tra­yec­to­ria de mu­chos años li­ga­dos a la pro­duc­ción de pi­sin­ga­llo, Snack Crops es la re­fe­ren­cia ar­gen­ti­na en la pro­duc­ción de es­ta es­pe­cia­li­dad.

Ser­gio Ca­sas, Bai­be So­cie­dad Anó­ni­ma y un gru­po in­ver­sor con in­tere­ses en el sec­tor agrí­co­la, fi­nan­cie­ro, tex­til e in­mo­bi­lia­rio, son los tres so­cios en par­tes igua­les que le die­ron vi­da a es­ta em­pre­sa.

“El 99 por cien­to de lo que pro­du­ci­mos lo ex­por­ta­mos. So­mos una tí­pi­ca em­pre­sa agroin­dus­trial ex­por­ta­do­ra”, des­ta­có Ca­sas, quien tu­vo su pri­mer con­tac­to con es­ta es­pe­cia­li­dad en la dé­ca­da de los no­ven­ta.

“En 1993 via­jé a Es­ta­dos Uni­dos y vi­si­té Wea­ver (lí­der mundial en el pro­ce­sa­mien­to de es­te grano) pa­ra pro­po­ner­les el desa­rro­llo del ne­go­cio del maíz pi­sin­ga­llo en Ar­gen­ti­na”, re­cor­dó Ca­sas. Así na­ció la so­cie­dad con Bai­be, que pa­só a ser pro­vee­dor de Wea­ver.

Es­ta unión en­tre la fir­ma lo­cal y la nor­te­ame­ri­ca­na fun­cio­nó du­ran­te una dé­ca­da, has­ta el año 2001, que Wea­ver ce­rró en el país. Así em­pe­zó otra era: la de Snack Crops.

Ac­tual­men­te, lle­van ade­lan­te un es­que­ma mix­to don­de un 25 por cien­to de la pro­duc­ción de pop­corn y gi­ra­sol es pro­pia, el res­to se ha­ce a par­tir de con­ve­nios con pro­duc­to­res.

“En­ton­ces, si ac­ce­de­mos a me­jo­res pre­cios, mer­ca­dos y ca­li­dad to­dos nos be­ne­fi­cia­mos”, des­ta­có Ca­sas.

En pro­me­dio, un pro­duc­tor pue­de ob­te­ner en­tre un 15 y un 20 por cien­to más de mar­gen eco­nó­mi­co por ven­der maíz pi­sin­ga­llo que ha­cien­do un maíz o un gi­ra­sol, cul­ti­vos tra­di­cio­na­les en el oes­te bo­nae­ren­se, don­de tie­ne ba­se es­ta fir­ma.

Ade­más del pi­sin­ga­llo, co­mer­cia­li­za­do bajo la mar­ca Snack, el es­que­ma de ne­go­cios se com­ple­ta a tra­vés de otras tres uni­da­des: gi­ra­sol con­fi- te­ro con su mar­ca Sunny; gar­ban­zo, co­mer­cia­li­za­do con la mar­ca pro­pia Don Gar­ban­zo; y se­mi­llas de chía co­mo Chía Plus. A es­to se su­ma la pro­duc­ción de otra es­pe­cia­li­dad, el po­ro­to mung.

La ba­se de ope­ra­cio­nes es­tá en Pehua­jó, don­de cons­tru­ye­ron la plan­ta de pro­ce­sa­mien­to de pi­sin­ga­llo más gran­de fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, con una im­por­tan­te ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je y se­ca­do en 56 si­los. El al­ma­ce­na­je es fun­da­men­tal, por­que per­mi­te man­te­ner la ca­li­dad du­ran­te 12 o 14 me­ses, has­ta que lle­ga la co­se­cha nue­va.

La fir­ma tie­ne un per­fil aún más ex­por­ta­dor, y ven­de al ex­te­rior un 99 por cien­to de su pro­duc­ción a más de 75 paí­ses. El más im­por­tan­te fue el en­vío que hi­cie­ron a Es­ta­dos Uni­dos en 2012 y 2013. La pro­duc­ción de ese país se vio afec­ta­da por una se­quía y tu­vo que im­por­tar 32.000 toneladas, de las cua­les la em­pre­sa pehua­jen­se man­dó unas 10.000.

Es­te ne­go­cio glo­bal­men­te lo li­de­ra Es­ta­dos Uni­dos, con 450.000 toneladas, que tam­bién es el pri­mer mer­ca­do de con­su­mo con unas 350.000 toneladas.

El se­gun­do pro­duc­tor es Ar­gen­ti­na con esas 220.000 toneladas, se­gui­do por Bra­sil con 200.000 y otros orí­ge­nes co­mo Fran­cia y Su­dá­fri­ca. Pe­ro al ana­li­zar la ex­por­ta­ción, el lí­der es Ar­gen­ti­na, que ex­por­ta ca­si to­da su pro­duc­ción, a di­fe­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos que que­da con un sal­do ex­por­ta­ble de 100.000 toneladas.

“Li­de­ra­mos el ne­go­cio con ca­li­dad, tec­no­lo­gía, pre­sen­cia de mer­ca­do y desa­rro­llo de marcas, y pa­ra eso es­ta­mos cer­ti­fi­ca­dos con el es­tán­dar mundial de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria BRC (Bri­tish Re­tail Con­sor­tium) que es lo que exi­gen los su­per­mer­ca­dos pa­ra que tu ma­te­ria pri­ma pue­da lle­gar al con­su­mi­dor final”, ex­pli­có Ca­sas. En al­gu­nos ca­sos ven­den a otras em­pre­sas que usan el maíz, lo ha­cen ex­plo­tar y lo ven­den co­mo en los ci­nes; pe­ro otros lo frac­cio­nan en pa­que­tes de 500 gra­mos, los po­nen en bol­si­tas de mi­cro­on­das o los ha­cen ex­plo­tar en bol­sas y los ven­den co­mo snack co­mo si fue­sen pa­pas fri­tas.

Al igual que otras es­pe­cia­li­da­des, el pop­corn tie­ne una ba­se de ne­go­cio muy sen­si­ble. “Es un mer­ca­do de 100120 millones de dó­la­res por año en don­de la ren­ta­bi­li­dad de­pen­de de que

no ha­ya ex­ce­sos de ma­te­ria pri­ma. Es un mer­ca­do tan chi­co que an­te cual­quier cam­bio en los pre­cios suben o ba­jan vio­len­ta­men­te, an­te va­ria­cio­nes en los stocks”, ejem­pli­fi­có Ca­sas.

Ac­tual­men­te, el ne­go­cio es­tá en equi­li­brio, con una ofer­ta y una de­man­da com­pen­sa­das. Ser­gio Ca­sas y Juan Itu­rral­de, de Bai­be, re­cuer­dan ne­ga­ti­va­men­te aque­lla cam­pa­ña 2015/16 cuan­do los ex­ce­sos de pro­duc­to pro­vo­ca­ron que los pre­cios per­fo­ra­ran el pi­so de los 350 dó­la­res por to­ne­la­da. Hoy, pa­ra mer­ca­de­ría de ca­li­dad eva­le en­tre 550 dó­la­res por to­ne­la­da.

Des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, tie­ne si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias res­pec­to del maíz co­mún. “Por lo pron­to no se usan ma­te­ria­les ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, no hay ni RR ni BT por lo que el control de ma­le­zas e in­sec­tos de­be ha­cer­se con otras he­rra­mien­tas, no es com­ple­jo, só­lo hay que se­guir­lo bien de cer­ca”, apun­tó Itu­rral­de.

Fi­nes de sep­tiem­bre y la se­gun­da quin­ce­na de no­viem­bre son las dos fe­chas de siem­bra tra­di­cio­na­les. El cul­ti­vo rin­de me­jor en la pri­mer fe­cha ya que la se­gun­da es más ries­go­sa, se apues­ta a am­bas fe­chas pa­ra di­ver­si­fi­car los ries­gos.

En lo que res­pec­ta al pa­que­te nutricional “es un 70 por cien­to de lo que se fer­ti­li­za el maíz co­mún por­que el ren­di­mien­to al que se apun­ta es un 50-60por cien­to del po­ten­cial de aquel”, di­jo Itu­rral­de.

El mo­men­to de co­se­cha tam­bién es cla­ve pen­san­do en la ca­li­dad.

“En prin­ci­pio re­co­men­da­mos que la tri­lla se ha­ga con una bue­na co­se­cha­do­ra, pa­ra evi­tar da­ños en el grano, pe­ro ade­más, no­so­tros in­di­ca­mos que hay que co­se­char­lo con al­go de hu­me­dad pa­ra que no se se­que tan­to an­tes de lle­gar a la plan­ta”.

Snack Crops tie­ne tra­za­bi­li­dad de ca­da con­te­ne­dor que ex­por­tan, sa­ben de dón­de pro­vino ese grano y có­mo fue pro­du­ci­do.

En pos de ase­gu­rar la ca­li­dad final del pro­duc­to em­bol­sa­do, en la plan­ta, hay de­tec­to­res de me­ta­les y es­tán in­cor­po­ran­do una lí­nea de em­bol­sa­do au­to­má­ti­co.

“Ca­da grano es co­mo una fru­ta pa­ra no­so­tros, vos po­dés te­ner una man­za­na o du­razno per­fec­tos en la plan­ta, pe­ro si al mo­men­to de la co­se­cha se gol­pea y machuca va­mos a te­ner mer­mas de ca­li­dad. Pa­ra evi­tar eso te­ne­mos que cui­dar que el pe­ri­car­pio es­té in­tac­to y lo­grar la hu­me­dad óp­ti­ma. Si el grano tie­ne mu­cho con­te­ni­do de agua, “ex­plo­ta” de for­ma in­co­rrec­ta, por el con­tra­rio, si tie­ne po­ca agua, se que­ma”, acla­ró Ca­sas.

Al ana­li­zar las se­ña­les que da el ne­go­cio, es­te úl­ti­mo con­fía en un fu­tu­ro en el que ten­gan aún ma­yor pro­ta­go­nis­mo en el seg­men­to de es­pe­cia­li­da­des. ¿Có­mo? “Sien­do más pro­fe­sio­na­les pa­ra abas­te­cer mer­ca­dos que ca­da vez, y más en es­tos pro­duc­tos, se es­tán po­nien­do más so­fis­ti­ca­dos y es­to nos obliga a in­ver­tir”, in­di­có. Pa­ra él, la cla­ve, ade­más de la pro­duc­ción a cam­po y la for­ma­ción de la ca­li­dad, tam­bién es “el tra­ba­jo co­mer­cial que per­mi­ta se­du­cir a los mer­ca­dos de des­tino”.

El par­que de plan­tas. La fá­bri­ca y el al­ma­ce­na­mien­to que tie­ne la em­pre­sa en el oes­te de Bue­nos Ai­res. Aquí hay 56 si­los y es­tá la se­gun­da plan­ta de pi­sin­ga­llo más gran­de del mun­do.

Duo mai­ce­ro. A la izq., Juan Itu­rral­de jun­to Ser­gio Ca­sas, en la plan­ta de Snack Crops en Pehua­jó.

Po­cho­clo. El em­bol­sa­do y car­ga del pro­duc­to final con la mar­ca de la fir­ma.

Pi­sin­ga­llo. De­be lle­gar a la plan­ta pro­ce­sa­do­ra in­tac­to y con la hu­me­dad óp­ti­ma.

El grano. En la tri­lla del pi­sin­ga­llo hay que pre­ser­var mu­cho la ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.