El cli­ma se si­gue con “Big Da­ta”

Hay nue­vos ser­vi­cios que per­mi­ten ajus­tar la in­for­ma­ción cli­má­ti­ca pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en el agro.

Clarin - Rural - - CONGRESO DE AAPRESID - Juan I. Martínez Dod­da

“Con es­ta tec­no­lo­gía apren­di­mos a con­fiar en los pro­nós­ti­cos”, dis­pa­ró Mar­ce­lo Dip, di­rec­tor de la em­pre­sa See­dMech, re­fi­rién­do­se a las po­si­bi­li­da­des que sur­gen con el Big Da­ta y la ayu­da di­gi­tal pa­ra po­ten­ciar la pre­ci­sión y efec­ti­vi­dad en la agri­cul­tu­ra mo­der­na.

La di­ser­ta­ción de Dip se des­ta­có en­tre los ta­lle­res del XXV Con­gre­so de Aa­pre­sid “Kai­rós”, con el eje pues­to en la in­ter­ac­ción sue­lo-cli­ma­plan­ta-agua. “Hoy po­de­mos co­no­cer los da­tos de lo que ocu­rrió las úl­ti­mas cam­pa­ñas, lo que es­tá su­ce­dien­do en la ac­tual y tam­bién po­de­mos sa­ber, ca­da vez con más pre­ci­sión, lo que es­tá por ve­nir”, apun­tó Dip. Es­te es el gran desafío pa­ra una agri­cul­tu­ra que bus­ca los ca­mi­nos de la efi­cien­cia.

To­das las pro­nos­ti­ca­do­ras cli­má­ti­cas tra­ba­jan con gri­llas en un plano mundial de dis­tin­tos ran­gos de su­per­fi­cie, a par­tir de la in­for­ma­ción que ob­tie­nen de sa­té­li­tes, ra­da­res, bo­yas ma­ri­nas y son­das, pe­ro esos da­tos re­quie­ren un an­cla­je co­te­ja­do con da­tos de cam­po. “No­so­tros hi­ci­mos un con­ve­nio con la em­pre­sa sui­za Me­teoB­lu, que son pro­vee­do­res de pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos es­pe­cí­fi­ca­men­te agrí­co­las pa­ra gran­des em­pre­sas ali­men­ti­cias a ni­vel mundial”, in­di­có Dip.

En­ton­ces, cuan­do un clien­te que tie­ne una es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca pi­de un pro­nós­ti­co, van al ser­vi­dor de Me­teoB­lu en Ba­si­lea, que ha­ce esa ca­li­bra­ción en­tre lo que le di­cen los sa­té­li­tes y lo que le cuen­ta la es­ta­ción en cam­po. “De es­ta ma­ne­ra, en vez de que­dar­nos con un pro­nós­ti­co de pro­ba­bi­li­dad es­tán­dar del 50% lo­gra­mos una pro­ba­bi­li­dad del 80% de ocu­rren­cia de los fe­nó­me­nos”, ase­gu­ró Dip.

“Es­tos pro­nós­ti­cos son muy efi­cien­tes a sie­te días y per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra or­de­nar la lo­gís­ti­ca de fer­ti­li­zan­tes y fi­to­sa­ni­ta­rios, sea siem­bra, pul­ve­ri­za­ción o co­se­cha y, por su­pues­to, si re­gar o no re­gar”, enume­ró Dip.

Por ejem­plo, si un el cul­ti­vo es­tá al bor­de del es­trés hí­dri­co y un pro­duc­tor de­be to­mar la de­ci­sión de re­gar o no, si cuen­ta con un pro­nós­ti­co con un 80% de se­gu­ri­dad de llu­via en dos días va a con­ve­nir es­pe­rar has­ta que el “ali­vio lle­gue del cie­lo”. Dip ha­ce la cuen­ta: una so­la vuel­ta del pi­vo­te de 120 hec­tá­reas re­pre­sen­ta un aho­rro de 3.000 a 4.000 dó­la­res. Un aho­rro de es­te ti­po ya pa­ga el ser­vi­cio.

Dos ejem­plos in­tere­san­tes son los de la pro­duc­ción de oli­va­res en Ca­ta­mar­ca o la pro­duc­ción de uvas. “Es una he­rra­mien­ta que sir­ve en plan­ta­cio­nes de olivo ca­ta­mar­que­ño. Se lo lle­va a es­trés in­du­ci­do en fe­bre­ro pa­ra in­cen­ti­var la for­ma­ción de oleo­so­mas, que son los en­car­ga­dos de ge- ne­rar el acei­te den­tro el fru­to, un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra el rin­de de acei­te”, re­su­mió Dip.

El es­pe­cia­lis­ta se la­men­tó por­que en el país no se com­par­ten da­tos. “Si así fue­ra po­dría­mos ar­mar re­des más gran­des y efi­cien­tes de ge­ne­ra­ción de da­tos”, ase­gu­ró. “Ha­ce 27 años que es­ta­mos en es­to y no hay na­die que en­tien­da los be­ne­fi­cios de pro­nos­ti­car la ocu­rren­cia de en­fer­me­da­des, por ejem­plo, la fi­tófs­to­ra en pa­pa que se con­su­me de 10 a 15 pul­ve­ri­za­cio­nes anua­les, mu­chas por las du­das, que se po­drían re­du­cir drás­ti­ca­men­te”, con­clu­yó Dip.

Rie­go. Con da­tos pre­ci­sos de llu­via, se evi­ta re­gar en for­ma inn­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.