Del granero del mun­do a la bio­fá­bri­ca

Los au­to­res plan­tean de­jar atrás a la Ar­gen­ti­na pro­vee­do­ra de ma­te­rias pri­mas pa­ra con­ver­tir­la en una fá­bri­ca de ali­men­tos pro­ce­sa­dos, pro­bió­ti­cos, nu­tre­ceu­ti­cos, bio­ener­gías y bio­ma­te­ria­les.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Ro­ber­to Bi­sang - Eduar­do Tri­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En una no­ta an­te­rior, ar­gu­men­ta­mos que la Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta re­de­fi­nir su ma­triz pro­duc­ti­va ha­cia otra con una ma­yor di­ver­si­dad sec­to­rial, sus­ten­ta­bi­li­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad internacional y ge­ne­ra­ción de em­pleo y que la bio­eco­no­mía es la vi­sión trans­for­ma­do­ra pa­ra apro­ve­char nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad en la pro­duc­ción sus­ten­ta­ble de com­mo­di­ties agro­pe­cua­rias.

Se tra­ta de su­mar a esas ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, ali­men­tos pro­ce­sa­dos, pro­bió­ti­cos y nu­tra­céu­ti­cos, bio­ener­gías y bio­ma­te­ria­les; de­jar atrás la idea del granero del mun­do que al­gu­na vez nos hi­zo la de­ci­ma eco­no­mía del mun­do, por la de una bio­fá­bri­ca glo­bal. La bio­fá­bri­ca es in­dus­tria y per­mi­te sal­dar la di­co­tó­mi­ca dis­cu­sión agro ver­sus in­dus­tria y re­em­pla­zar­la por la pre­gun­ta: ¿Qué in­dus­tria es la más con­ve­nien­te –y fac­ti­ble- en pro de ma­yor ge­ne­ra­ción de em­pleos de ca­li­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad ge­nui­na y la cons­truc­ción de una eco­no­mía te­rri­to­rial­men­te más equi­li­bra­da? Plan­tea­mos la lle­ga­da y se­ña­la­mos el ca­mino.

La tran­si­ción es una ta­rea enor­me, pe­ro in­dis­pen­sa­ble pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo de re­duc­ción drás­ti­ca de la po­bre­za; la na­tu­ra­le­za es cruel­men­te iró­ni­ca: los ma­yo­res pro­ble­mas de po­bre­za es­tán don­de hay mas po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de bio­fá­bri­cas. Se re­quie­re, sin em­bar­go, una ho­ja de ru­ta que iden­ti­fi­que y en­ca­de­ne in­te­li­gen­te­men­te las ac- cio­nes ne­ce­sa­rias y apunte a rear­mar el rom­pe­ca­be­zas in­dus­trial. Aquí apa­re­ce la ne­ce­si­dad de re­pen­sar a la agroin­dus­tria y su pa­pel en la emer­gen­te bio­eco­no­mía.

“La ba­se es­tá”; ade­más de la com­pe­ti­ti­vi­dad de los com­mo­di­ties hay una am­plia ba­se agroin­dus­trial so­bre la cual cons­truir las nue­vas pla­ta­for­mas pro­duc­ti­vas, pe­ro hay que pen­sar más allá la in­dus­tria­li­za­ción del pro­duc­to del agro pa­ra co­mer. Los avan­ces en la cien­cia y la tec­no­lo­gía per­mi­ten pen­sar a ca­da plan­ta o ani­mal co­mo un bio­reac­tor in­dus­trial en po­ten­cia pa­ra ge­ne­rar nue­vos pro­duc­tos y em­pleos, fren­te a una de­man­da por ali­men­tos ca­da vez mas con­so­li­da­da y un cre­cien­te con­ven­ci­mien­to que la in­dis­pen­sa­ble “des­car­bo­ni­za­ción”, que el mun­do re­quie­re, so­lo se­rá po­si­ble con un ma­yor pro­ta­go­nis­mos de las bio­ener­gías y los bio­ma­te­ria­les.

El ca­mino no es sen­ci­llo, pe­ro es una op­ción real con desafíos con­ver­gen­tes: no per­der el rit­mo in­no­va­dor pri­ma­rio –¿agri­cul­tu­ra/ga­na­de­ría de pre­ci­sión?- y pro­fun­di­zar la , “in­dus­tria­li­za­ción de lo bio­ló­gi­co”; pa­ra cam­biar el per­fil ex­por­ta­dor gra­ne­le­ro por el de la bio­fá­bri­ca glo­bal. Ir más allá in­clu­so del pa­pel de su­per­mer­mer­ca­do del mun­do y su­mar in­dus­tria­li­za­ción in­te­li­gen­te a la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble.

Es­te nue­vo nor­te in­dus­trial –mo­derno e in­clu­si­vo- cho­ca con un mar­co de po­lí­ti­cas que ni lo con­tie­ne, ni pro­mue­ve. Fa­vo­re­ce a las in­dus­trias for­dis­tas del si­glo pa­sa­do, apun­tan­do a trans­for­mar ar­ma­du­rías me­tal­me­cá­ni­cas y elec­tró­ni­cas en sec­to­res in­te­gra­dos, de di­fí­cil pe­ne­tra­ción mundial y que en el me­jor de los ca­sos “lle­gar tar­de a la fies­ta”; mien­tras las “ma­nu­fac­tu­ra­cio-nes” que par­ten de “lo bio­ló­gi­co” re­ci­ben po­co apo­yo, a pe­sar de su ba­se em­pre­sa­ria lo­cal y su lo­ca­li­za­ción re­gio­nal. Con re­cur­sos de “man­ta cor­ta”, ta­par a al­gu­nos irre­me­dia­ble­men­te des­ta­pa a otros. La apues­ta de­be ser por las bio­fá­bri­cas co­mo ba­se pa­ra el rear­ma­do del rom­pe­ca­be­zas in­dus­trial del si­glo XXI; el crac­king com­ple­to de las plan­tas, gra­nos y/o ani­ma­les es me­jor ca­mino in­dus­trial que el apren­di­za­je ba­sa­do en la ar­ma­du­ría… que ade­más tie­ne mer­ca­do in­cier­to.

Ini­cia­ti­vas re­cien­tes co­mo la crea­ción del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria y la con­cre­ción del Con­ve­nio In­ter­mi­nis­te­rial -MINAGRO, Cien­cia y Téc­ni­ca y Pro­duc­ción-, pa­ra pro­mo­ver la Ini­cia­ti­va Bio­eco­no­mía Ar­gen­ti­na, son aus­pi­cio­sas y son acom­pa­ña­das por silenciosas apues­tas em­pre­sa­ria­les, que em­pie­zan a vo­tar con in­ver­sio­nes. Pe­ro, a po­co de an­dar los se­má­fo­ros de to­do ti­po, le res­tan ve­lo­ci­dad com­pe­ti­ti­va. Es el ice­berg de una di­fi­cul­tad ma­yor: un Estado di­se­ña­do pa­ra pro­mo­ver y re­gu­lar otro ti­po de in­dus­tria. La bio­in­dus­tria re­quie­re – pri­va­da y so­cial­men­te- de un en­fo­que re­no­va­do e in­te­li­gen­te: in­no­va­ción, di­se­ño, mar­ca, tra­za­bi­li­dad, nue­vos ca­na­les co­mer­cia­les, ac­cio­nes pro com­pe­ti­ti­vas en mer­ca­dos ex­ter­nos, son esen­cia­les y van más allá del tra­di­cio­nal –a ve­ces in­ne­ce-sa­rio-fi­nan­cia­mien­to ba­ra­to a lar­go pla­zo. Re­quie­re una nue­va re­la­ción pú­bli­co-pri­va­do pa­ra pro­yec­tar­se al ten­ta­dor mer­ca­do mundial.

Mu­cho de es­to ya se in­si­núa, qui­zás lo que fal­ta es ter­mi­nar de ex­pli­ci­tar­lo co­mo la “apues­ta a ga­na­dor” que re­pre­sen­ta.

Es­tra­té­gi­co. Un ma­yor desa­rro­llo de las ca­de­nas agroin­dus­tria­les va a ge­ne­rar más em­pleo e in­clu­sión so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.