Acuer­do pa­ra im­pul­sar la bio­tec­no­lo­gía

Fue en­tre el Go­bierno y las em­pre­sas del sec­tor, que in­ver­ti­rán U$S 670 mi­llo­nes.

Clarin - Rural - - TAPA - Jor­ge Cas­tro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ha lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar de la fa­se de ex­por­ta­ción a la de in­ver­sión

La im­po­si­ción de un aran­cel es­pe­cial de 56%/64% al bio­dié­sel ar­gen­tino por el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos no es una me­di­da “pro­tec­cio­nis­ta” pro­mo­vi­da por la pre­sión del lobby agrí­co­la de los “far­mers”.

Es una re­afir­ma­ción inequí­vo­ca del cri­te­rio cen­tral del go­bierno de Do­nald Trump pa­ra el cual los in­tere­ses na­cio­na­les de la pro­duc­ción de Es­ta­dos Uni­dos es­tán por en­ci­ma de sus res­pon­sa­bi­li­da­des glo­ba­les.

“Ame­ri­ca First” no es un es­lo­gan de cam­pa­ña. Es la ra­zón de ser de Do­nald Trump que as­pi­ra a re­po­si­cio­nar a EE.UU. en to­dos los pla­nos del po­der mun­dial.

El com­ple­jo so­je­ro in­dus­trial ar­gen­tino -del que sur­ge el bio­dié­se­les el más com­pe­ti­ti­vo del mun­do. Es el re­sul­ta­do de una com­bi­na­ción imbatible en­tre re­cur­sos na­tu­ra­les, dis­tan­cia a puer­tos oceá­ni­cos y ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca y or­ga­ni­za­ti­va, que le otor­ga un ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad que es el pri­me­ro del sis­te­ma mun­dial, por en­ci­ma de Es­ta­dos Uni­dos.

La Ar­gen­ti­na es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de bie­nes in­dus­tria­les ba­sa­dos en la so­ja (acei­tes, ha­ri­na de so­ja, bio­dié­sel), co­mo cons­ta­ta Héc­tor Huer­go en su ar­tícu­lo de Cla­rín Ru­ral del 26 de agos­to.

La de­ci­sión de EE.UU. no es una me­di­da con­tra la Ar­gen­ti­na, ni una dis­cri­mi­na­ción fun­da­da en la na­cio­na­li­dad de las em­pre­sas. Las gran­des ex­por­ta­do­ras in­dus­tria­les so­je­ras de la Ar­gen­ti­na son trans­na­cio­na­les, mu­chas de ellas es­ta­dou­ni­den­ses (Bun­ge, Louis Drey­fus, Car­gill, en­tre otras).

Es una cues­tión “in­dus­tria ver­sus In­dus­tria”, no de na­cio­na­li­dad. El pro­ble­ma, en reali­dad, es la su­pe­rior pro­duc­ti­vi­dad del com­ple­jo so­je­ro in­dus­trial ar­gen­tino, el pri­me­ro del mun­do.

En la mis­ma se­ma­na, Chi­na abrió sus im­por­ta­cio­nes de acei­te de so­ja pro­ve­nien­tes de la Ar­gen­ti­na. No pue­de ha­ber lu­gar a equí­vo­co: el úni­co in­te­rés es­tra­té­gi­co de la Re- pú­bli­ca Po­pu­lar en la pro­duc­ción agroa­li­men­ta­ria ar­gen­ti­na son los gra­nos pa­ra la ali­men­ta­ción ani­mal (so­ja y maíz), sustento de su tran­si­ción die­ta­ria (vuel­co al con­su­mo de pro­teí­nas cár­ni­cas). Por eso Chi­na no com­pra ha­ri­na de so­ja a la Ar­gen­ti­na.

Chi­na im­por­tó el año pa­sa­do 90 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, que se pro­yec­ta que se­rán 200 mi­llo­nes de to­ne­la­das o más en 2025 (USDA). El in­te­rés de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar es pro­du­cir ha­ri­na de so­ja en su país, con los gra­nos ar­gen­ti­nos, den­tro de su in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

En los dos ca­sos –Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na- es una cues­tión “in­dus­tria ver­sus in­dus­tria”; y la com­pe­ten­cia en el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta no es un tor­neo de ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos. Es una pu­ja que se re­suel­ve a fa­vor del sec­tor de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, lo que se re­ve­la en el te­rreno de­ci­si­vo de las in­ver­sio­nes.

Ha lle­ga­do el mo­men­to en que el com­ple­jo so­je­ro in­dus­trial de la Ar­gen­ti­na pa­se de la fa­se ex­por­ta­cio­nes de su pro­duc­ción a la eta­pa de las in­ver­sio­nes en el ex­te­rior, que es in­he­ren­te al ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XXI.

Hay que in­ver­tir en la pro­duc­ción in­dus­trial de so­ja en Es­ta­dos Uni­dos y en Chi­na. Hay que trans­na­cio­na­li­zar al com­ple­jo so­je­ro in­dus­trial ar­gen­tino a tra­vés de sus in­ver­sio­nes en el ex­te­rior.

Es­te el len­gua­je del ca­pi­ta­lis­mo avan­za­do en el si­glo XXI.

Li­de­raz­go. El clus­ter que pro­ce­sa la olea­gi­no­sa en el país, es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de ha­ri­na y acei­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.