“No hay que te­ner mie­do a de­cir que la le­che­ría quie­re ga­nar pla­ta”

Clarin - Rural - - RURAL - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

1- ¿En qué si­tua­ción se en­cuen­tra la ca­de­na le­che­ra?

Si com­pa­ra­mos con lo que fue el ci­clo pa­sa­do, es­te año es­ta­mos me­jor. Ob­via­men­te, hu­bo una mer­ma en la pro­duc­ción. Ca­yó 14% la pro­duc­ción de le­che pe­ro a su vez los pre­cios se fue­ron aco­mo­dan­do. Es­to fue por­que se per­die­ron mu­chos tam­bos y por la des­gra­cia cli­ma­to­ló­gi­ca que afec­tó a San­ta Fe, Cór­do­ba y al oes­te de Bue­nos Ai­res. Pu­di­mos re­cu­pe­rar los pre­cios al tam­be­ro que era al­go que nos te­nía preo­cu­pa­dos. Con los pre­cios de oto­ño del año pa­sa­do, a $2,4 por li­tro de le­che, nos que­dá­ba­mos sin tam­bos y sin in­dus­trias. Hoy, en pro­me­dio se pa­ga en­tre $5,30 a 5,70. Es­ta­mos bus­can­do que no dis­mi­nu­ya en una pro­por­ción im­por­tan­te por­que hay que in­cen­ti­var al pro­duc­tor que vie­ne de dos años pro­ble­má­ti­cos.

2- ¿Y la de­man­da de lác­teos por par­te de los con­su­mi­do­res?

La de­man­da de pro­duc­tos en el mer­ca­do do­més­ti­co es­tá muy tran­qui­la. Es­ta li­mi­ta­do el con­su­mo por­que la gen­te per­dió po­der ad­qui­si­ti­vo. Es­tá abas­te­ci­do y aho­ra co­men­zó Es in­ge­nie­ro agró­no­mo y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pe­que­ñas y Me­dia­nas Em­pre­sas Lác­teas (Apy­mel), en­ti­dad re­pre­sen­ta­ti­va de las py­mes lác­teas en el ám­bi­to nacional des­de 2008 don­de ca­si el 90% de las em­pre­sas so­cias ela­bo­ran has­ta 50.000 li­tros dia­rios de le­che y el 82% tie­ne has­ta 50 em­plea­dos. Son 170 em­pre­sas dis­tri­bui­das en to­do el país. Pa­ra­le­la­men­te es ase­sor en le­che­ría en em­pre­sas pri­va­das des­de 1985. Y es­ta se­ma­na fue uno de los di­ser­tan­tes de “Jo­na­gro”, un even­to or­ga­ni­za­do por Con­fe­de­ra­cio­nes Ru­ra­les Ar­gen­ti­nas. a ver un ex­ce­den­te. Por aho­ra no com­pli­ca de­ma­sia­do pe­ro sí cual­quier mer­ca­de­ría que ofrez­ca en­ci­ma de la de­man­da de­te­rio­ra­rá el pre­cio. Que­re­mos evi­tar­lo. Y pa­ra es­to de­be­mos apun­tar al mer­ca­do ex­terno. Si bien se re­cu­pe­ró la co­ti­za­ción de la le­che en pol­vo, no a los ni­ve­les que va­lía en los úl­ti­mos años. Hoy, la le­che en pol­vo co­ti­za en­tre U$$ 3.000 a U$S 3.100 la to­ne­la­da.

3- ¿Cuá­les son esos mer­ca­dos que co­mo us­ted di­jo se de­be apun­tar?

El úni­co mer­ca­do dis­po­ni­ble pa­ra los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos es el de Bra­sil. Es­tán to­dos abier­tos pe­ro el más com­pe­ti­ti­vo es el bra­si­le­ño tan­to pa­ra le­che co­mo pa­ra que­sos. Pri­me­ro, por la cer­ca­nía, y ade­más, res­pe­tan nues­tra ca­li­dad de le­che. Ellos mez­clan las le­ches por­que la de Bra­sil es de in­fe­rior ca­li­dad. Aho­ra, la idea es es­tar pre­sen­tes di­rec­ta­men­te en los su­per­mer­ca­dos. Otros mer­ca­dos tie­nen aran­ce­les que no per­mi­ten com­pe­tir con los prin­ci­pa­les paí­ses co­mo son los de Ocea­nía y los de la Unión Eu­ro­pea.

4- ¿Cuán­to ex­por­ta la Ar­gen­ti­na a Bra­sil y qué par­ti­ci­pa­ción tie­ne Apy­mel?

Se ex­por­ta 45.000 to­ne­la­das de le­che con el sis­te­ma de cuo­tas que Ar- gen­ti­na tie­ne vi­gen­te. Apy­mel par­ti­ci­pa de un 9% . Es un avan­ce gran­de por­que no te­nía­mos par­ti­ci­pa­ción en la ex­por­ta­ción. Asi­mis­mo, preo­cu­pa a los pro­duc­to­res bra­si­le­ños la can­ti­dad irres­tric­ta de le­che que in­gre­sa des­de Uru­guay que es­tá des­va­lo­ri­zan­do el pre­cio de la le­che de los tam­be­ros lo­ca­les. Y es­to pue­de per­ju­di­car a la Ar­gen­ti­na. Uru­guay ex­por­tó 90.000 to­ne­la­das en 2016.

5- ¿Cuál es el desafío que tie­ne la ca­de­na le­che­ra?

Que el sec­tor crez­ca con ren­ta­bi­li­dad y cui­dan­do nues­tro pa­tri­mo­nio. No hay que te­ner mie­do a de­cir que la le­che­ría quie­re ga­nar pla­ta. De­be­mos es­tar to­dos jun­tos cuan­do se tra­tan po­lí­ti­cas del sec­tor. Ca­da uno ma­ne­jan­do su ne­go­cio, pa­ra no te­ner épo­cas de vai­ve­nes y no co­men­zar siem­pre des­de fo­ja ce­ro.

6- ¿Có­mo afec­tó la cri­sis de San­cor a la ca­de­na le­che­ra?

El he­cho de que dis­mi­nu­ya sen­si­ble­men­te su pro­duc­ción y ela­bo­ra­ción fa­vo­re­ció al sec­tor en ge­ne­ral. Los que apro­ve­cha­ron son las gran­des em­pre­sas y en me­nor me­di­da, las py­mes. Se rom­pió el pa­ra­dig­ma de las em­pre­sas ma­dres que de­fi­nían la po­lí­ti­ca le­che­ra. En la cri­sis que vi­vía­mos con una eco­no­mía ce­rra­da, con au­men­tos de cos­tos im­por­tan­tes, su­frie­ron las em­pre­sas gran­des que te­nían un es­que­ma rí­gi­do. La Se­re­ní­si­ma pri­va­ti­zó par­te del ca­pi­tal. San­cor lo mis­mo. Es un aler­ta. La ca­de­na le­che­ra de­be mo­der­ni­zar­se y re­con­ver­tir­se. Ahí de­be­mos es­tar to­dos jun­tos. Des­de Apy­mel nos pu­si­mos a las ór­de­nes de ellos cuan­do co­men­zó la cri­sis y aho­ra nos jun­ta­mos nue­va­men­te con la cú­pu­la de San­cor. Y a par­tir de aquí se acer­có las par­tes de ha­cer fa­zón de pro­duc­tos, y ver po­si­bi­li­da­des de ex­por­ta­ción. Es una em­pre­sa que se tie­ne que re­con­ver­tir pe­ro no de­be des­apa­re­cer.

Pa­blo Vi­llano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.