Una in­te­gra­ción ba­sa­da en ma­ne­jo y tec­no­lo­gía

El pro­duc­tor cor­do­bés Ariel La­rrar­te com­bi­na la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría pa­ra ex­plo­tar a fon­do ca­da ac­ti­vi­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

His­to­rias pro­duc­ti­vas. El pro­duc­tor Ariel La­rrar­te, del su­r­oes­te de Cór­do­ba, com­bi­na la agri­cul­tu­ra con la ga­na­de­ría pa­ra ex­plo­tar am­bas actividades. Y ade­más, po­see su pro­pia ma­qui­na­ria pa­ra ce­rrar el círcu­lo.

“Me con­si­de­ro un pro­duc­tor in­no­va­dor por­que me gus­ta ir pro­ban­do co­sas nue­vas tan­to tec­no­ló­gi­cos co­mo en ma­ne­jo ga­na­de­ro y agrí­co­la. No me que­do con los bra­zos cru­za­dos. Me voy desafian­do to­dos los años”.

Así, con es­tas pa­la­bras, se des­cri­be a sí mis­mo Ariel La­rrar­te, un pro­duc­tor de la lo­ca­li­dad de Las Ver­tien­tes, en el su­r­oes­te de Cór­do­ba ( a 35 ki­ló­me­tros de Río Cuar­to), quien na­ció, se crió, vi­vió y ex­plo­ta el cam­po de su fa­mi­lia.

Sus abue­los fue­ron en 1950 a es­ta zo­na de Cór­do­ba. Lue­go, su pa­dre con­ti­nuó con el ne­go­cio y aho­ra le de­ja­ron el le­ga­do de con­ti­nuar con las rien­das de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar. “Des­de pe­que­ño me in­cor­po­ré al cam­po, pe­ro la di­fe­ren­cia con mis padres fue que te­nía es­tu­dios. Hi­ce cur­sos pe­ro me que­dó la ma­te­ria pen- dien­te de ha­cer la ca­rre­ra de in­ge­nie­ro agró­no­mo”, in­di­có.

El cam­po de los La­rrar­te es de 200 hec­tá­reas y en pa­ra­le­lo arrien­da otras 2.000 hec­tá­reas. Las actividades prin­ci­pa­les que rea­li­za la fa­mi­lia es la ga­na­de­ría, con un feed­lot con ca­pa­ci­dad pa­ra 2.000 ca­be­zas, y la agri­cul­tu­ra, con una ro­ta­ción clá­si­ca de so­ja, maíz y tri­go (cuan­do las lluvias lo per­mi­ten). Y las la­bo­res de siem­bra, pul­ve­ri­za­ción y co­se­cha son con ma­qui­na­ria pro­pia, pa­ra ce­rrar el círcu­lo pro­duc­ti­vo. “Los ope­ra­do­res se ca­pa­ci­tan pa­ra po­der ex­plo­tar el po­ten­cial de ca­da fie­rro”, ase­gu­ró.

Sin em­bar­go, La­rrar­te no la tie­ne na­da fá­cil. Se­gún ex­pli­có, la re­gión don­de pro­du­ce es una zo­na más mar­gi­nal con cli­mas que se com­por­tan co­mo la pam­pa hú­me­da, en al­gu­nos añis, y en otros, co­mo la zo­na de cu­yo.

“El ma­yor pro­ble­ma es la can­ti­dad de lluvias. En pro­me­dio son 700 mi­lí­me­tros por año y se con­cen­tran des­de oc­tu­bre a marzo. Y son errá­ti­cas e irre­gu­la­res”, ar­gu­men­tó.

En es­te sen­ti­do, uno de los gran­des pro­ble­mas son las tor­men­tas con gra­ni­zo, prin­ci­pal­men­te en no­viem­bre y di­ciem­bre cuan­do co­mien­za de lleno la cam­pa­ña grue­sa. Y ex­pli­có que hay em­pre­sas que ya no quie­ren ase­gu­rar más los cam­pos por­que es una zo­na que es­tá al “ro­jo vi­vo”.

Con es­te con­tex­to, La­rrar­te co­men­zó a des­cri­bir el ma­ne­jo agrí­co­la. Los prin­ci­pa­les cultivos que siem­bra son maíz y so­ja y en al­gu­nos oto­ños hú­me­dos in­tro­du­ce el tri­go pa­ra me­jo­rar la ro­ta­ción y la co­ber­tu­ra de los sue­los, co­mo fue es­te año que pu­do sem­brar con el ce­real de in­vierno dos cam­pos.

Así, la se­cuen­cia de im­plan­ta­ción­ca­da año es tri­go en in­vierno, lue­go maíz de pri­me­ra en oc­tu­bre, so­ja y lue­go maíz tar­dío/de se­gun­da o so­ja de se­gun­da. “Es­te año se pro­du­je­ron

Los ope­ra­rios son ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ma­ne­jar el par­que de ma­qui­na­rias. Ha­ce apli­ca­ción se­lec­ti­va de ma­le­zas pa­ra aho­rrar cos­tos y ser sus­ten­ta­ble

lluvias atí­pi­cas y arran­ca­mos a sem­brar el maíz de pri­me­ra en sep­tiem­bre con un buen per­fil de agua en el sue­lo. No es co­mún en es­ta zo­na por­que nor­mal­men­te se im­plan­ta la gra­mí­nea en los pri­me­ros días de oc­tu­bre”, reconoció.

Pa­ra La­rrar­te, el maíz es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co por­que lo trans­for­ma en pro­teí­na ani­mal dán­do­le va­lor agre­ga­do a su pro­duc­ción. Por eso, po­ne to­das las fi­chas a es­ta cul­ti­vo apli­can­do to­da la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble en el mer­ca­do. “Los hí­bri­dos que uti­li­za­mos son de pun­ta y cuan­do com­pra­mos las bol­sas, agre­go el re­fu­gio co­rres­pon­dien­te pa­ra sem­brar en ca­da ca­be­ce­ra de los lo­tes”, se­ña­ló.

A su vez, fer­ti­li­za a las gra­mí­neas, tan­to tri­go co­mo maíz, con fós­fo­ro y ni­tró­geno y re­fer­ti­li­za du­ran­te el desa­rro­llo de los cultivos agre­gan­do ni­tró­geno lí­qui­do y en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias su­ma azu­fre, zinc y bo­ro pa­ra ayu­dar al lle­na­do de las es­pi­gas de los cultivos.

En aque­lla re­gión, se­gún con­tó La­rrar­te, las ma­le­zas di­fí­ci­les son una de las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des pa­ra el ma­ne­jo agrí­co­la, co­mo su­ce­de en gran par­te del país. El yu­yo co­lo­ra­do es la “ame­na­za”, afir­mó, por­que ha­con ce tres años que in­va­dió los cam­pos de la zo­na de for­ma rá­pi­da y agre­si­va. Y el otro fla­ge­lo que mo­les­ta es el sor­go de Ale­po, que ha­ce tiem­po que es­tá ins­ta­la­do pe­ro es más len­to su dis­per­sión. “Es­toy usan­do her­bi­ci­das pre emer­gen­tes y usa­mos la do­sis jus­ta de­bi­do a la tec­no­lo­gía de apli­ca­ción se­lec­ti­va que in­cor­po­ra­mos a las pul­ve­ri­za­do­ras”, sos­tu­vo.

La otra pa­ta del ne­go­cio de La­rrar­te es la ga­na­de­ría. Tie­ne un en­gor­de a co­rral pa­ra 2.000 ca­be­zas y aho­ra lo es­tá agran­dan­do la ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar a 3.000 ani­ma­les.

“Has­ta el 2008, el cam­po era más agrí­co­la que ga­na­de­ro. Y a par­tir d ahí, co­men­cé a agran­dar­me más en ga­na­de­ría y no tan­to en la agri­cul­tu­ra pa­ra po­der ha­cer un ma­ne­jo más efi­cien­te de los cultivos y pro­du­cir más la mis­ma su­per­fi­cie”, re­cor­dó.

El pro­duc­tor com­pra la ha­cien­da en al­gu­nos re­ma­tes zo­na­les y por los que son tras­mi­ti­dos en la te­le­vi­sión y ade­más, bus­ca ha­cien­da de los ve­ci­nos con un pe­so que va­ría en­tre 150 y 200 ki­los. Pa­ra lue­go co­mer­cia­li­zar a las hem­bras con un pe­so de 350 ki­los y al no­vi­llo, con 400 ki­los. En to­tal, ven­de al año en­tre 2.000 y 2.500 ani­ma­les prin­ci­pal­men­te a las car­ni­ce­rías de Río Cuar­to.

La die­ta pa­ra los bo­vi­nos se ba­sa en pi­ca­do de maíz, al­fal­fa bur­lan­da (se lo com­pran a la em­pre­sa Bio4), maíz par­ti­do y un nú­cleo vi­ta­mí­ni­co. “Hay un me­jor panorama pa­ra es­te sec­tor en com­pa­ra­ción de años atrás. Hoy es­ta­mos más ol­ga­dos”, ana­li­zó La­rrar­te so­bre la si­tua­ción que atra­vie­sa el feed­lot.

“Pe­ro hay que ver cuan­do se abran de­fi­ni­ti­va­men­te las ex­por­ta­cio­nes de car­ne.. Se le pue­de dar a los ar­gen­ti­nos car­ne ba­ra­ta. Pe­ro nos va a cos­tar años nor­ma­li­zar to­do lo que se des­tro­zó en los úl­ti­mos años”, si­guió des­glo­san­do su pen­sa­mien­to.

Ariel La­rrar­te es un pro­duc­tor, que co­mo se de­fi­ne a sí mis­mo, un in­no­va­dor que en ba­se a un ma­ne­jo co­rrec­to y uso de tec­no­lo­gía, ha­ce una pro­duc­ción más efi­cien­te.

Tranquilidad. La­rrar­te po­san­do pa­ra Cla­rín Ru­ral en un lo­te de al­fal­fa que lue­go se­rá ali­men­to pa­ra los ani­ma­les. Po­see 200 hec­tá­reas y arrien­da otras 2.000.

Maíz. El ce­real es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra La­rrar­te por­que es el prin­ci­pal in­gre­dien­te de la die­ta de los ani­ma­les del feed­lot.

Ver­de. Es­te año sem­bró tri­go por las bue­nas lluvias que se die­ron.

A Co­mer!. La die­ta de los ani­ma­les se ba­sa en maíz, bur­lan­da y nú­cleo vi­ta­mí­ni­co.

Co­rra­les. El feed­lot tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 2.000 ca­be­zas y aho­ra lo am­plia­rá pa­ra 3.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.