Ali­nea­dos con el fu­tu­ro

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La se­ma­na próxima se ce­le­bran dos acon­te­ci­mien­tos que apa­ren­te­men­te no tie­nen na­da que ver en­tre sí: un congreso de eta­nol en Rio Cuar­to, y el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Feed­lot. Pe­ro to­do tie­ne que ver con to­do y, en­ci­ma, hay más re­la­cio­nes pa­ra es­te edi­to­rial. Pre­pa­re el ma­te.

Con­tex­to. El eta­nol, co­mo to­dos los bio­com­bus­ti­bles, tie­ne sen­ti­do co­mo al­ter­na­ti­va al pe­tró­leo. Es cier­to que co­bra­ron enor­me im­pul­so en to­do el mun­do cuan­do se dis­pa­ró el pre­cio del oro ne­gro, ha­ce quin­ce años. Pe­ro el te­lón de fon­do es la con­vic­ción de que el au­men­to de las emi­sio­nes de CO2 es res­pon­sa­ble del cam­bio cli­má­ti­co glo­bal.

Por eso se im­pul­sa­ron es­tra­te­gias de sus­ti­tu­ción de ener­gía fó­sil por re­no­va­bles. En el trans­por­te, la al­ter­na­ti­va más próxima fue­ron los bio­com­bus­ti­bles, ob­te­ni­dos a par­tir de la agri­cul­tu­ra. Lle­ga­ron los man­da­tos de cor­te de la naf­ta y el ga­soil con eta­nol y bio­die­sel. El pre­cio del pe­tró­leo arras­tró al de los gra­nos. Y vi­ce­ver­sa: los bio­com­bus­ti­bles qui­ta­ron pre­sión a la de­man­da del fó­sil. Un 10% de eta­nol en la naf­ta y un 7% de bio­die­sel en el ga­soil no son mo­co de pa­vo. En la Ar­gen­ti­na, que en­tró tam­bién en la era del cor­te, se sus­ti­tu­ye­ron im­por­ta­cio­nes de combustibles por cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res.

El au­men­to de los pre­cios agrí­co­las ace­le­ró la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, prin­ci­pal­men­te en el maíz. En la Ar­gen­ti­na y la so­ja –cu­yo pre­cio tam­bién fue arras­tra­do por el del maíz--, rá­pi­da­men­te ocu­pa­ron es­pa­cios que has­ta en­ton­ces se des­ti­na­ban al en­gor­de pas­to­ril. Lle­gó el feed­lot, y pa­ra que­dar­se. Al­gu­nos pen­sa­ban que era una “mo­da pa­sa­je­ra”. Cam­bió to­do.

En diez años, en los EEUU la pro­duc­ción del ce­real has­ta en­ton­ces “fo­rra­je­ro”, y aho­ra ener­gé­ti­co, se in­cre­men­tó en 140 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es exac­ta­men­te la can­ti­dad de maíz que con­su­me la in­dus­tria del eta­nol, de­ve­ni­da en el destino más im­por­tan­te pa­ra el grano. Si des­con­ta­mos las 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das que ex­por­tan, ve­re­mos que prác­ti­ca­men­te la mi­tad del maíz nor­te­ame­ri­cano se fer­men­ta pa­ra eta­nol.

El co-pro­duc­to de la ela­bo­ra­ción de eta­nol es el DGS, acá lla­ma­do “bur­lan­da”. Tí­pi­ca­men­te, una to­ne­la­da de maíz da 35 li­tros de eta­nol, 35 kg de bur­lan­da ex­pre­sa­da en ma­te­ria se­ca, y el res­to es CO2 que al­gu­nas des­ti­le­rías, co­mo en ACABio en Vi­lla Ma­ría, se cap­tu­ra y en­vía a la in­dus­tria de be­bi­das car­bo­na­ta­das.

La am­plia dis­po­ni­bi­li­dad de bur­lan­da pro­vo­có una re­vo­lu­ción en la ali­men­ta­ción de ganado. Se tra­ta de un pro­duc­to de al­ta di­ges­ti­bi­li­dad, con ele­va­do con­te­ni­do de pro­teí­na y un va­lor ener­gé­ti­co equi­pa­ra­ble al del maíz. Una com­po­nen­te ideal pa­ra ali­men­tar ganado. Da­do el cos­to de la des­hi­dra­ta­ción, en­se­gui­da se vio la ven­ta­ja de la bur­lan­da hú­me­da, tal co­mo sa­le de la des­ti­le­ría.

Cam­bió to­tal­men­te la in­dus­tria del feed­lot. Los que que­da­ron cer­ca de las plan­tas de eta­nol rá­pi­da­men­te to­ma­ron ven­ta­ja. No se con­ci­be el en­gor­de sin al­gu­na pro­por­ción de es­ta nueva reina de los fo­rra­jes. Se han desafia­do sus lí­mi­tes, pe­ro las pro­por­cio­nes más usua­les ron­dan el 40% del ali­men­to que re­ci­be un no­vi­llo en en­gor­de.

Así que eta­nol y feed­lot van jun­tos. Tan­to, que ya es­tán fun­cio­nan­do las mi­ni des­ti­le­rías ins­ta­la­das di­rec­ta­men­te en co­rra­les de en­gor­de. Las construye Jo­sé Por­ta, el ex­pe­ri­men­ta­do fer­men­ta­dor de maíz de Cór­do­ba, que ha­ce 140 años em­pe­zó con el fer­net. Las “mi­ni dest” son ope­ra­das au­to­má­ti­ca­men­te des­de una cen­tral.

Pe­ro tam­bién van jun­tos en im­pac­to am­bien­tal. Así co­mo el eta­nol sus­ti­tu­ye car­bono fó­sil, el feed­lot re­du­ce drás­ti­ca­men­te las emi­sio­nes de me­tano tí­pi­cas del en­gor­de pas­to­ril. No so­lo por­que hay me­nos con­su­mo, sino so­bre to­do por­que dis­mi­nu­ye la ru­mia. En es­tos días, don­de las pam­pas es­tán inun­da­das, los hu­ra­ca­nes se en­ca­de­nan en el Ca­ri­be y se aba­ten tor­men­tas iné­di­tas por to­dos la­dos, pa­re­cie­ra que en es­tas cues­tio­nes ve­ni­mos ali­nea­dos con el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.