El CREA­tech mar­có la agen­da tec­no­ló­gi­ca

En el con­gre­so del Mo­vi­mien­to se per­fi­ló el fu­tu­ro de los pró­xi­mos años pa­ra las em­pre­sas agro­pe­cua­rias. Pa­ra su éxi­to de­be­rán desa­rro­llar es­tra­te­gias de adap­ta­ción al cam­bio cons­tan­te.

Clarin - Rural - - TAPA - CORDOBA. ENVIADO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los con­su­mi­do­res ya es­tán dis­pues­tos a pa­gar por ali­men­tos con va­lor eco­ló­gi­co

Una de las me­tas del Con­gre­so Tec­no­ló­gi­co 2017, que se hi­zo es­ta se­ma­na en la ca­pi­tal cor­do­be­sa, era mar­car la agen­da tec­no­ló­gi­ca de los pró­xi­mos años. Sin em­bar­go, uno de los desafíos del CREA­tech era des­cu­brir, qué ti­po de em­pre­sas agro­pe­cua­rias y agroa­li­men­ta­rias sos­te­ni­bles lle­na­rán ese ca­len­da­rio del fu­tu­ro. Y par­te de la res­pues­ta es­ta­ba an­tes de in­gre­sar, de­lan­te de to­dos, y pre­via­men­te a es­cu­char las múl­ti­ples char­las, que fue­ron ge­ne­ran­do in­tere­san­tes de­ba­tes.

En dos car­pas ar­ma­das en la en­tra­da el en­cuen­tro, es­ta­ba el CREALab y Si­nap­sis CREA. Cla­rín Ru­ral re­co­rrió am­bos es­pa­cios.

En el pri­me­ro de ellas se reunie­ron 18 em­pren­de­do­res que mos­tra­ron sus pro­yec­tos dis­rup­ti­vos a los pro­duc­to­res.

En la otra, do­ce em­pre­sas del Mo­vi­mien­to, que tam­bién rom­pie­ron el mol­de, mos­tra­ron có­mo fue­ron in­no­van­do con nue­vos pro­yec­tos puer­tas aden­tro.

No ha­bía du­das. Ese es el ti­po de em­pre­sas exi­to­sa que irá lle­nan­do la “agen­da”: las in­no­va­do­res y em­pren­de­do­ras.

Es­te pri­mer acer­ca­mien­to con el fu­tu­ro no im­pi­dió ir por más y es­cu­char lo que tie­ne pa­ra de­cir el mun­do. Así, a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción y la ex­pe­rien­cia de di­ver­sos con­fe­ren­cis­tas in­ter­na­cio­na­les, y las ideas y la vi­sión de ex­per­tos y pro­duc­to­res lo­ca­les se ha­bló so­bre cua­tro gran­des te­mas aso­cia­dos a la em­pre­sa, la tec­no­lo­gía, el am­bien­te y los pro­ce­sos.

En el pri­mer día del Con­gre­so se pu­sie­ron las car­tas so­bre la me­sa y tema ex­clu­yen­te de la jor­na­da fue “el am­bien­te y el cam­bio cli­má­ti­co”.

“Hay con­su­mi­do­res dis­pues­tos a pa­gar más por pro­duc­tos con va­lor eco­ló­gi­co”, dis­pa­ró el ar­gen­tino Os­val­do Sa­la, pro­fe­sor ti­tu­lar en la Es­cue­la de Bio­lo­gía de Ari­zo­na Sta­te Uni­ver­sity, te­nien­do en cuen­ta la ten­den­cia que él mis­mo vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, es­to im­pli­ca “di­ver­si­fi­car” y brin­dar “ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos”, que con­cre­ta­men­te sig­ni­fi­ca dar un sal­to en la can­ti­dad de pro­duc­tos que sa­len del lo­te. “Los cam­pos ar­gen­ti­nos ar­gen­ti­nos so­lo pro­du­cen tri­go, so­ja, maíz y ga­na­de­ría. Eso se pue­de trans­for­mar has­ta en cua­ren­ta pro­duc­tos, si pen­sa­mos en bio­ener­gías, fo­res­ta­ción o re­cur­sos fo­rra­je­ros”, des­ta­có.

La po­si­bi­li­dad de ha­cer­se con una par­te de la tor­ta que ge­ne­ran los pro­duc­tos con “va­lor eco­ló­gi­co” es ten­ta­do­ra. Se­gún Sa­la, “hay ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos dis­pues­tas a ex­hi­bir ali­men­tos en sus gón­do­las que se pro­du­je­ron con me­nor emi­sión de dió­xi­do de car­bono, que ya se pa­gan más”.

So­bre es­ta opor­tu­ni­dad de ne­go­cios que abren los nue­vos há­bi­tos de con­su­mo, re­ca­yó Wal­ter Baeth­gen, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en Nue­va York (EE.UU.) y la vin­cu­ló con el cam­bio cli­má­ti­co, el eje de su char­la.

Baeth­gen lle­vó al­go de tran­qui­li­dad a los pro­duc­to­res. “So­lo el 10 por cien­to de la va­ria­ción en las pre­ci­pi­ta­cio­nes o se­quías pue­de ex­pli­car­se por el cam­bio cli­má­ti­co, un 20 a 30 por cien­to se debe a cam­bios a ni­vel de una dé­ca­da y el res­to son va­ria­cio­nes año a año”. Es­to in­di­ca que, “hay mu­cho por ha­cer aquí y aho­ra”. De es­ta for­ma, acla­ró que el cli­ma re­quie­re de adap­ta­ción, de ele­gir tec­no­lo­gías que fa­vo­rez­can la re­si­lien­cia de los sis­te­mas, de tra­ba­jar con la in­cer­ti­dum­bre me­jo­ran­do la in­for­ma­ción so­bre el cli­ma y de re­du­cir las emi­sio­nes cap­tu­ran­do más car­bono. Pa­ra con­cluir aren­gó a los 4.000 pro­duc­to­res, téc­ni­cos y em­pre­sa­rios que co­pa­ban la pla­tea del es­ta­dio Or­feo, don­de se hi­zo el CREA­tech: “La con­clu­sión es que no de­be­mos ver­nos co­mo sim­ples pro­duc­to­res de ali­men­tos, sino co­mo par­te de un sis­te­ma ali­men­ta­rio in­te­gral”.

En el pa­nel de agroe­co­lo­gía, Ford De­ni­son, in­ves­ti­ga­dor del Co­lle­ge of Bio­lo­gi­cal Scien­ces de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta (EE.UU.), agre­gó: “Si po­de­mos co­piar las es­tra­te­gias de la na­tu­ra­le­za va­mos a po­der usar una me­nor can­ti­dad de in­su­mos pa­ra pro­du­cir”.

El rom­pe­ca­be­zas iba to­man­do for­ma. En el mun­do que viene, los há­bi­tos se­rán di­ver­sos, con lo cual los pro­duc­to­res de­be­rán crear me­ca­nis­mos con la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se rá­pi­do.

par­te de esa ten­den­cia de con­su­mo, la car­ne sin­té­ti­ca apa­re­ce co­mo una com­pe­ti­do­ra de la car­ne na­tu­ral. Y el de­ba­te ya es­tá ins­ta­la­do.

Uno de los pro­yec­to de car­ne ar­ti­fi­cial es­tá en Ho­lan­da y el in­ves­ti­ga­dor a car­go del pro­yec­to de­ta­lló có­mo lo pro­du­cen en el la­bo­ra­to­rio.

El ex­per­to del INTA Bal­car­ce, En­ri­que Pa­van, que fue pos­te­rior al ho­lan­dés, tran­qui­li­zó y desafió en re­fe­ren­cia a los ali­men­tos ela­bo­ra­dos con cé­lu­las de car­ne cul­ti­va­das. “Hay que ver cuál es la per­cep­ción de los con­su­mi­do­res cuan­do se en­te­ren de las hor­mo­nas ar­ti­fi­cia­les y an­ti­bió­ti­cos que se le co­lo­can a esa car­ne, o a la que le de­ben agre­gar gra­sa pa­ra dar­le sa­bor. An­te la al­ter­na­ti­va de los pro­duc­tos ar­ti­fi­cia­les, de­be­mos for­ta­le­cer­nos ofre­cien­do car­ne na­tu­ral que sea ac­ce­si­bles, se­gu­ra y sus­ten­ta­ble”, ma­ni­fes­tó.

La rue­da se­guía gi­ran­do y fue el turno de los ro­bots, Big Da­ta, au­to­ma­tis­mo y nuevas téc­ni­cas de me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal.

Sa­lah Suk­ka­rieh, pro­fe­sor de Ro­bó­ti­ca y Sis­te­mas In­te­li­gen­tes de la Uni­ver­si­dad de Sid­ney (Aus­tra­lia), no ha­bló de fu­tu­ro en ro­bó­ti­ca agro­pe­cua­ria. Se re­fi­rió al pre­sen­te.

La po­bla­ción agrí­co­la en­ve­je­ce, el pro­duc­tor pro­me­dio tie­ne en­tre 50 y 60 años, y los jó­ve­nes no vuel­ven de las ciu­da­des, plan­teó.

“La ro­bó­ti­ca se pre­sen­tó co­mo una so­lu­ción po­ten­cial a esos pro­ble­mas”, di­jo, mien­tras iba mos­tran­do imá­ge­nes pla­ta­for­mas au­tó­no­mas mo­ni­to­rean cam­pos aus­tra­lia­nos de cul­ti­vos ex­ten­si­vos, fru­ta­les y hor­tí­co­las.

“Es­ta­mos an­te una tec­no­lo­gía con un enor­me po­ten­cial pa­ra ope­rar so­bre la reali­dad, pe­ro que to­da­vía es­tá muy le­jos de ser ca­pi­ta­li­za­da al má­xi­mo”, di­jo Ma­nuel Del­ga­do Te­no­rio, co­fun­da­dor de una “star­tup”, res­pec­to al Big Da­ta.

Se­gún él, el im­pac­to de la Big Da­ta ra­di­ca en la ma­yor ca­li­dad de la in­for­ma­ción que apor­tan. “El va­lor es­tá en los da­tos. Mu­chos al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se co­no­cen des­de ha­ce cua­ren­ta años. Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es la in­for­ma­ción que le da­mos pa­ra pro­ce­sar”, ma­ni­fes­tó.

Ch­ris­top­he Al­ba­la­de­jo, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta y co-coor­di­na­dor de la red de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal Agri­te­rris, fue el en­la­ce per­fec­to en­tre la tec­no­lo­gía y las per­so­nas.

“To­dos los cam­bios tec­no­ló­gi­cos van de la mano de cam­bios so­cio­cul­tu­ra­les; no son la me­ra con­se­cuen­cia de la dis­po­ni­bi­li­dad de una nue­va tec­no­lo­gía”, co­men­tó.

Así, la neo­ze­lan­de­sa Tra­ci Hou­pa­pa, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria mix­ta Land­corp, fue ca­te­gó­ri­ca: “Los que tra­ba­ja­mos en el sec­tor te­ne­mos que ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des pa­ra los más jó­ve­nes, de ma­ne­ra tal que pue­dan desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te en nues­tro ám­bi­to”.

Tam­bién, a su turno, An­drea Gro­bo­co­pa­tel, pro­duc­to­ra agro­pe­cua­ria, ex in­te­gran­te de Los Gro­bo, ex­pli­có, “cuan­do un fun­da­dor cons­tru­ye una em­pre­sa, su ob­je­ti­vo debe ser que la ma­ne­jen los me­jo­res. Los hi­jos de­ben tra­ba­jar en la com­pa­ñía so­la­men­te si lo desean y si eso los ha­ce fe­li­ces”.

“Nues­tra na­tu­ra­le­za es tra­ba­jar en equipo y en red, por eso es­te Con­gre­so fue un lla­ma­do a la ac­ción ”, afir­mó Do­ver, pre­si­den­te del CREA­tech.

Fer­nan­do Gar­cía Fru­go­ni, coor­di­na­dor te­má­ti­co del CREA­tech, con­clu­yó, sa­tis­fe­cho. “Fi­na­li­zó el Con­gre­so y en es­tos dos días nos pa­sa­ron mu­chas co­sas in­ter­nas so­bre es­ta agen­da tec­no­ló­gi­ca que ge­ne­ró el Con­gre­so Tec­no­ló­gi­co”, ma­ni­fes­tó.

Fran­cis­co Lu­gano, pre­si­den­te del Mo­vi­mien­to, apun­tó: “Por pri­me­ra vez, com­par­ti­mos la de­fi­ni­ción del te­ma­rio jun­to con el INTA. Una ins­tan­cia de in­ter­ac­ción pú­bli­co-pri­va­da que nos en­ri­que­ce y que bus­ca­mos ac­ti­va­men­te des­de el pri­mer mo­men­to”.

La ro­bó­ti­ca apli­ca­da al cam­po ya es una reali­dad. Rip­pa es una má­qui­na que pre­sen­tó un ex­per­to aus­tra­liano du­ran­te el Con­gre­so. Ro­bots.

Or­feo. A es­ta­dio lleno, el Con­gre­so tu­vo des­ta­ca­dos de­ba­tes. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.