Fer­ti­li­zar la ce­ba­da, un sal­to de ca­li­dad

La fer­ti­li­za­ción azu­fra­da me­jo­ra el ren­di­mien­to cer­ve­ce­ro, se­gún un tra­ba­jo de la Fau­ba.

Clarin - Rural - - TAPA - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) avan­za en una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar el im­pac­to de la fer­ti­li­za­ción azu­fra­da en la ca­li­dad del cul­ti­vo de ce­ba­da y su uti­li­dad en la pro­duc­ción de cer­ve­za. Ya en­con­tra­ron res­pues­tas po­si­ti­vas en el prin­ci­pal pa­rá­me­tro in­dus­trial: el ex­trac­to de mal­ta.

“En ge­ne­ral, cuan­do estudiamos la fer­ti­li­za­ción de los cul­ti­vos apun­ta­mos a aumentar el ren­di­mien­to. Pe­ro en el ca­so de la ce­ba­da cer­ve­ce­ra va­mos más allá por­que tam­bién te­ne­mos en cuen­ta la ca­li­dad. Por eso, des­de ha­ce años estudiamos có­mo la fer­ti­li­za­ción afec­ta la ca­li­dad de la ce­ba­da, que es la ma­te­ria pri­ma pa­ra fa­bri­car la cer­ve­za”, ex­pli­có Pablo Prys­tu­pa, do­cen­te de la cá­te­dra de Fer­ti­li­dad y Fer­ti­li­zan­tes de la FAU­BA e in­ves­ti­ga­dor del Conicet en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes en Bio­cien­cias Agrí­co­las y Am­bien­ta­les (INBA).

La fa­bri­ca­ción de la cer­ve­za com­pren­de dos pro­ce­sos que son rea­li­za­dos por in­dus­trias di­fe­ren­tes. Por un la­do, es­tán las mal­te­rías, ubi­ca­das cer­ca de las zo­nas de pro­duc­ción de ce­ba­da, co­mo Tres Arro­yos y Bahía Blan­ca. En es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos, la ce­ba­da se ger­mi­na y se se­ca en con­di­cio­nes con­tro­la­das pa­ra ob­te­ner la mal­ta. El si­guien­te pro­ce­so se rea­li­za en las cer­ve­ce­rías, que por lo ge­ne­ral es­tán pró­xi­mas a los cen­tros de con­su­mo, co­mo Cam­pa­na o San­ta Fé. Allí, a par­tir de la mal­ta se ob­tie­ne el mos­to, un lí­qui­do azu­ca­ra­do al que lue­go se lo ha­ce fer­men­tar.

La ce­ba­da de­be cum­plir con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra lle­gar a ela­bo­rar una buena mal­ta y sa­tis­fa­cer los es­tán­da­res de co­mer­cia­li­za­ción. Es­to sig­ni­fi­ca que si la ce­ba­da que se en­tre­ga a la mal­te­ría no cum­ple con los re­qui­si­tos es­pe­ra­dos pue­de re­ci­bir un des­cuen­to en el pre­cio o, in­clu­so, ser re­cha­za­da. Los gra­nos que no son acep­ta­dos por las mal­te­ría ter­mi­nan sien­do uti­li­za­dos co­mo fo­rra­je, que se co­lo­ca a un pre­cio muy in­fe­rior. Por eso es im­por­tan­te que los pro­duc­to­res co­noz­can los pa­rá­me­tros que de­man­da la in­dus­tria y los ten­gan en cuen­ta a la ho­ra de pla­ni­fi­car el ma­ne­jo de sus cul­ti­vos.

“El azu­fre no mo­di­fi­có la can­ti­dad, pe­ro sí el ti­po de pro­teí­nas del grano. Cuan­do se apli­ca­ba es­te fer­ti­li­zan­te, en el grano apa­re­cían ma­yo­res porcentajes de al­gu­nos ti­pos de pro­teí­nas ri­cas en azu­fre. Ade­más, la fer­ti­li­za­ción azu­fra­da me­jo­ra­ba el in­di­ca­dor in­dus­trial por ex­ce­len­cia, que es la den­si­dad del ex­trac­to de mal­ta que se usa pa­ra ha­cer la cer­ve­za”, in­di­có Prys­tu­pa.

En el país, la ce­ba­da se siem­bra mu­chas ve­ces co­mo an­te­ce­sor de so­ja. “Cuan­do se fer­ti­li­za la ce­ba­da con azu­fre, par­te de es­te nu­trien­te per­ma­ne­ce en el sue­lo pa­ra la olea­gi­no­sa y es pro­ba­ble que pro­vo­que un in­cre­men­to en su ren­di­mien­to. Ge­ne­ra un do­ble efec­to”, con­clu­yó.

En fo­co. El agre­ga­do de azu­fre mo­di­fi­có el ti­po de pro­teí­na del grano de ce­ba­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.