La nu­tri­ción de so­ja to­da­vía es­tá en ba­jo ni­vel

Fal­ta más fer­ti­li­za­ción ba­lan­cea­da pa­ra el cul­ti­vo y los sue­los, ad­vier­te Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil.

Clarin - Rural - - TECNOLOGIA AGRICOLA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Es­ta se­ma­na fue el ini­cio de la siem­bra de la so­ja en la zo­na cen­tral del país y, jus­ta­men­te, el tiem­po en que Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil eli­gió pa­ra ha­blar so­bre del cul­ti­vo.

Des­de la Aso­cia­ción ad­vir­tie­ron: el ren­di­mien­to pro­me­dio de la so­ja en la Ar­gen­ti­na es­tá es­tan­ca­do ha­ce 16 años.

Es­to ge­ne­ra, se­gún la en­ti­dad, múl­ti­ples per­jui­cios. Por la fal­ta de apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes, la fer­ti­li­dad quí­mi­ca de los sue­los es la pri­me­ra va­ria­ble afec­ta­da, pe­ro tam­bién hay un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la ca­li­dad de los gra­nos co­mo so­bre la nu­tri­ción hu­ma­na, en úl­ti­ma ins­tan­cia.

El vi­ce­pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar, Jorge Bas­si, se mos­tró preo­cu­pa­do al afir­mar que la do­sis de fer­ti­li­za­ción pa­ra la olea­gi­no­sa no se re­cu­pe­ró de la mis­ma for­ma que pa­ra tri­go o maíz en los úl­ti­mos dos años.

“Mien­tras en 2015 la do­sis de fer­ti­li­zan­te en tri­go era de 120 ki­los por hec­tá­rea, en 2016 la do­sis au­men­tó a 180 ki­los. En el ca­so de la olea­gi­no­sa, la do­sis en­tre esas cam­pa­ñas au­men­tó so­la­men­te en 10 ki­los por hec­tá­rea, des­de 26 a 36 ki­los”, ma­ni­fes­tó.

Cla­ra­men­te, la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción en la fer­ti­li­za­ción de la so­ja lue­go se ob­ser­va en los re­sul­ta­dos del cul­ti­vo. “Al­go no es­ta­mos ha­cien­do bien, te­ne­mos bre­chas de ren­di­mien­to im­por­tan­tes en­tre lo lo­gra­do y lo al­can­za­ble, y los en­sa­yos com­prue­ban que el fac­tor nutricional es la lla­ve”, aler­tó, de acuer­do a lo que es­tán vien­do en los di­ver­sos tra­ba­jos de cam­po que ha­ce la Aso­cia­ción.

Se­gún es­tos tra­ba­jos, Bas­si en­tien­de que lo que pa­sa con la nu­tri­ción de la so­ja es que, “los pro­duc­to­res hoy se en­cuen­tran ge­ne­ral­men­te con­for­mes con los rin­des actuales y esa es una de las ra­zo­nes por las que los rin­des al­can­za­dos no se mo­vie­ron en más de diez años”. En­ton­ces, agre­gó que el au­men­to de los ren­di­mien­tos de la olea­gi­no­sa se es­tá dan­do a fuer­za de la me­jo­ra ge­né­ti­ca y a cos­ta del em­po­bre­ci­mien­to de los sue­los.

“Los sue­los con­ti­núan em­po­bre­cién­do­se a la vez que los pro­duc­to­res de­jan de ga­nar mu­cho di­ne­ro cam­pa­ña tras cam­pa­ña por pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad”, sen­ten­ció el téc­ni­co.

De acuer­do al con­tex­to que des­cri­bió, Bas­si ha­bló de las re­co­men­da­cio­nes pa­ra el ma­ne­jo nutricional de la so­ja. El pri­mer pa­so que plan­tean des­de Fer­ti­li­zar es fi­jar “un ob­je­ti­vo de rin­de su­pe­ra­dor evitando caer en la tram­pa de los bue­nos rin­des”.

El diag­nós­ti­co de ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, y el am­bien­te re­sul­tan fun­da­men­ta­les pa­ra al­can­zar ese ren­di­mien­to ob­je­ti­vo que el pro­duc­tor pu­so en la mi­ra.

“Hay que te­ner en cuen­ta que en so­ja la his­to­ria de los lo­tes es cla­ve y por es­ta ra­zón en cam­pos arren­da­dos se de­be es­tar más aten­tos pa­ra fi­jar los rin­des al­can­za­bles se­gún la zo­na”, se­ña­ló Bas­si.

De­fi­ni­dos es­tos as­pec­tos, lo que si­gue es con­si­de­rar pa­que­tes nu­tri­cio­na­les ba­lan­cea­dos y di­fe­ren­tes for­mas de apli­ca­ción y co­lo­ca­ción de los nu­trien­tes de ma­ne­ra de op­ti­mi­zar los re­cur­sos.

“La apli­ca­ción de fós­fo­ro y azu­fre im­pac­tan po­si­ti­va­men­te so­bre la no­du­la­ción lo­gran­do así una ma­yor fi­ja­ción de ni­tró­geno at­mos­fé­ri­co”, agre- gó Bas­si. Hoy no de­ben fal­tar ni­tró­geno -vía ino­cu­la­ción-, fós­fo­ro – hay evi­den­cias cla­ras de la res­pues­ta a la apli­ca­ción a la siem­bra y di­vi­di­da- el azu­fre, por el im­pac­to pro­duc­ti­vo y la si­ner­gia con el fos­fo­ro. En cuan­to a los mi­cro­nu­trien­tes es fun­da­men­tal con­si­de­rar bo­ro y zinc. El pri­me­ro por su im­por­tan­cia en la fi­ja­ción de las vai­nas y la de­fi­ni­ción del rin­de y el zinc por las mar­ca­das res­pues­tas so­bre el ren­di­mien­to cuan­do el va­lor es crí­ti­co”

Pa­ra com­ple­men­tar al vi­ce, Ma­ría Fer­nan­da Gon­zá­lez San­juan, ge­ren­te eje­cu­ti­va de Fer­ti­li­zar, des­ta­có la im­por­tan­cia de con­si­de­rar que la nu­tri­ción de los cul­ti­vos im­pac­ta di­rec­ta­men­te so­bre la nu­tri­ción ani­mal y hu­ma­na.

“Los fer­ti­li­zan­tes nu­tren a los cul­ti­vos que a su vez son la ba­se de la ali­men­ta­ción hu­ma­na. Los cul­ti­vos que cuen­tan con nu­tri­ción ba­lan­cea­da pro­du­cen gra­nos de ma­yor ca­li­dad”, con­clu­yó.

Sue­lo. Con­ti­núan per­dien­do fer­ti­li­dad quí­mi­ca na­tu­ral co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de fer­ti­li­za­ción.

So­ja. El ren­di­mien­to es­tá es­tan­ca­do. Hay que pla­ni­fi­car una nu­tri­ción ba­lan­cea­da de to­dos los nu­trien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.