A es­tar aler­ta an­te la lle­ga­da de la Dia­traea

El INTA Per­ga­mino ad­vir­tió so­bre la al­ta pre­sión de adul­tos de es­ta pla­ga. Acon­se­jan un buen mo­ni­to­reo.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Mu­chos pro­duc­to­res to­da­vía es­tán tra­ba­jan­do so­bre la apli­ca­ción pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des de tri­go y avan­za­ron so­bre con la siem­bra de maíz. Y el ce­real de ve­rano tam­po­co les da des­can­so y ya pre­sen­ta no­ve­da­des en ma­te­ria sa­ni­ta­ria.

El INTA Per­ga­mino de­nun­ció es­ta se­ma­na la apa­ri­ción, en al­tos ni­ve­les, de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de adul­tos de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de Dia­traea sac­cha­ra­lis, el ba­rre­na­dor de ta­llo del maíz.

Ni­co­lás Ian­no­ne, a car­go de la área de en­to­mo­lo­gía agrí­co­la de esa es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal, di­fun­dió el aler­ta en el que se des­ta­ca que la pre­sión del in­sec­to es al­ta, “te­nien­do en cuen­ta que es la pri­me­ra ge­ne­ra­ción”.

De es­ta ma­ne­ra y da­das la con­di­cio­nes cli­má­ti­cas pro­pi­cias, la al­ta po­bla­ción de adul­tos fa­vo­re­ce las pos­tu­ras en cul­ti­vos de maíz.

¿Qué pa­sa cuan­do es­to su­ce­de?, ex­pli­ca el in­for­me. Cuan­do na­cen las lar­vas se di­ri­gen ha­cia la axi­la de la ho­ja, la unión en­tre el ta­llo y las vai­nas de las ho­jas, per­ma­ne­cien­do allí du­ran­te los 3 a 5 días. Pos­te­rior­men­te, las lar­vas atra­vie­san las vai­nas que en­vuel­ven el ta­llo y se ubi­can en­tre és­ta y la ca­ña. A con­ti­nua­ción, y des­pués de ha­ber for­ta­le­ci­do su apa­ra­to bu­cal mas­ti­ca­dor, las crías es­tán en con­di­cio­nes de co­men­zar a pe­ne­trar en el ta­llo don­de desa­rro­llan el res­to de su vi­da lar­val.

De es­ta for­ma, el me­jor con­se­jo pa­ra los pro­duc­to­res es lan­zar­se a los lo­tes pa­ra ini­ciar el mo­ni­to­reo.

Bá­si­ca­men­te, di­ce el in­for­me, con­sis­te en re­gis­trar las pos­tu­ras en diez plan­tas al azar eva­luán­do­se en­tre 4 y 6 zo­nas re­pre­sen­ta­ti­vas del lo­te en ca­so de te­ner una su­per­fi­cie ma­yor a 50 hec­tá­reas y al me­nos 3 zo­nas pa­ra lo­tes cu­ya su­per­fi­cie sea me­nor.

Asi­mis­mo, hay que mi­rar la ca­ra in­fe­rior de la ho­ja, y no en cual­quier par­te de su lon­gi­tud sino des­de la mi­tad de la mis­ma has­ta la vai­na que abra­za al ta­llo in­clu­si­ve.

Si­guien­do en el ni­vel de de­ta­lle, el tra­ba­jo del es­pe­cia­lis­ta tam­bién re­co­mien­da eva­luar la co­lo­ra­ción de la pos­tu­ra en­con­tra­da en la plan­ta ya que eso de­ter­mi­na el ni­vel de an­ti­güe­dad de la mis­ma.

Las pos­tu­ras son blan­cas cuan­do es­tán re­cién co­lo­ca­das, lue­go van tor­nan­do al ama­ri­llen­to, y fi­nal­men­te se­rán de co­lor ama­ri­llen­to-anaran­ja­das (anaran­ja­do opa­co) du­ran­te los dos días pre­vios al na­ci­mien­to de las pe­que­ñas lar­vas.

El pe­río­do de hue­vos, des­de su pos­tu­ra has­ta el na­ci­mien­to de las lar­vas, se cum­ple en­tre 7 y 9 días.

El co­lor maduro de es­tos hue­vos es el in­di­ca­dor de que el mo­men­to opor­tuno de con­trol es­ta­rá den­tro de los 6 a 7 días pos­te­rio­res a la de­tec­ción de ovi­po­si­cio­nes.

Res­pec­to al con­trol, hay un da­to muy im­por­tan­te, se­ña­la el tra­ba­jo. Si la co­lo­ra­ción de la pos­tu­ra es “com­ple­ta­men­te ne­gra” es por­que di­cha pos­tu­ra es­tá pa­ra­si­ta­da por pa­ra­si­toi­des de hue­vos.

La de­tec­ción de la pla­ga es muy im­por­tan­te, pe­ro tan des­ta­ca­do co­mo es­to es la apli­ca­ción pa­ra con­se­guir el con­trol.

Por ello, hay que to­mar al­gu­nos re­cau­dos im­por­tan­tes que fa­vo­rez­can la efi­ca­cia del tra­ta­mien­to.

La lle­ga­da al blan­co de apli­ca­ción se fa­vo­re­ce­rá ne­ta­men­te me­dian­te el uso de un in­sec­ti­ci­da con bue­na ac­ción trans­la­mi­nar, o bien sis­té­mi­co.

“El uso de un acei­te ve­ge­tal, mi­ne­ral, o an­ti­eva­po­ran­tes, no se­rá un cos­to sino un be­ne­fi­cio ase­gu­ra­do an­te las nor­ma­les con­di­cio­nes de ve­rano, pa­ra apli­ca­cio­nes aé­reas y te­rres­tres. La bue­na pro­tec­ción de las go­tas de apli­ca­ción ase­gu­ra la lle­ga­da a des­tino”, se­ña­la el tra­ba­jo.

Fi­nal­men­te, el in­for­me re­co­mien­da con pre­fe­ren­cia el uso de pro­duc­tos de muy ba­jo im­pac­to am­bien­tal. Las dia­mi­das an­tra­ní­li­cas, ade­más de pro­por­cio­nar bue­na re­si­dua­li­dad, cum­plen con la pre­mi­sas de una pro­tec­ción sus­ten­ta­ble.

Maíz. Hay un ries­go tem­prano de en­tra­da de la pla­ga a la plan­ta. Hay que ob­ser­var la ca­ra in­fe­rior de la ho­ja.

Da­ño. La lar­va mas­ti­ca y va des­tru­yen­do el in­te­rior del ta­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.