La sa­ni­dad del tri­go, en pri­mer plano

La ac­ción fun­gi­ci­da se ini­cia con el mo­ni­to­reo y si­gue con la elec­ción del pro­duc­to, sos­tie­nen des­de Ada­ma.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE -

El au­men­to de las pre­ci­pi­ta­cio­nes por el cam­bio cli­má­ti­co es­tá in­cre­men­tan­do las en­fer­me­da­des que afec­tan a los lo­tes de tri­go y tam­bién a los de ce­ba­da. Lo mis­mo su­ce­de con las inun­da­cio­nes, que son más fre­cuen­tes en las re­gio­nes tri­gue­ras y que tam­bién ge­ne­ran es­trés en el cul­ti­vo y es­ti­mu­lan la apa­ri­ción de las pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con los hon­gos.

“Es im­por­tan­te co­no­cer los pe­río­dos crí­ti­cos de ca­da cul­ti­vo y sa­ber qué im­pac­to tie­ne en ca­da uno de ellos so­bre los com­po­nen­tes del ren­di­mien­to y la ca­li­dad de los gra­nos ob­te­ni­dos”, ad­vir­tió el in­ge­nie­ro Da­niel Mi­ra­lles, es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res (Fauba) e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet.

El ex­per­to sos­tu­vo que, en mu­chas re­gio­nes, la abun­dan­cia de agua caí­da, so­bre to­do en los úl­ti­mos me­ses, cam­bió la al­tu­ra de las na­pas. Sus efec­tos son mu­cho más no­ci­vos en los mo­men­tos pre­vios a la an­te­sis (flo­ra­ción), ya que afec­tan al nú­me­ro de gra­nos por uni­dad de área, que es el más im­por­tan­te de los com­po­nen­tes del ren­di­mien­to.

Pa­ra re­du­cir el es­trés en el cul­ti­vo, el en­fo­que ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en el con­trol de en­fer­me­da­des re­sul­ta in­su­fi­cien­te, por lo que se ha­ce ne­ce­sa­rio pen­sar en la sa­lud in­te­gral de la plan­ta.

So­bre es­te te­ma, el in­ge­nie­ro Al­bano Aran­gu­ren, ge­ren­te de De­sa­rro­llo Téc­ni­co de Mer­ca­do de Ada­ma, quien re­co­rre ha­bi­tual­men­te la re­gión pam­pea­na, con­tó que en los pri­me­ros es­ta­díos la si­tua­ción de los lo­tes con ro­ya ama­ri­lla y man­chas lle­va a que el pro­duc­tor rea­li­ce una pri­me­ra in­ter­ven­ción al ini­cio de la en­ca­ña­zón y aho­ra, con mu­chos tri­gos ya es­pi­gan­do, de­ban vol­ver a en­trar pa­ra man­te­ner un ni­vel de en­fer­me­da­des por de­ba­jo del um­bral de da­ño.

De­bi­do a es­te es­ce­na­rio, el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó el uso de fun­gi­ci­das que dis­mi­nu­yen el es­trés oxi­da­ti­vo de la plan­ta, y ci­tó al pro­duc­to Aca­dia Bio.

“Es­te fun­gi­ci­da con­tro­la muy bien en­fer­me­da­des, pe­ro tam­bién tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de re­du­cir el im­pac­to del es­trés, apor­tan­do un plus de ren­di­mien­to, en pro­me­dio, de 3% en tri­go y maíz, y 4% en so­ja, com­pa­ra­do con las mez­clas de es­tro­bi­ru­li­nas y tria­zo­les dis­po­ni­bles en el mer­ca­do”, afir­mó Vi­cen­te Ban­chio, res­pon­sa­ble de De­sa­rro­llo Téc­ni­co de Mer­ca­do pa­ra Cór­do­ba de la fir­ma.

“El pro­duc­to cuen­ta con una tec­no­lo­gía ex­clu­si­va, lla­ma­da Ac­ti­ve Bio, que re­du­ce la ta­sa de muer­te ce­lu­lar y ge­ne­ra me­nos es­trés y más ren­di­mien­to, al au­men­tar la ac­ti­vi­dad de las en­zi­mas an­ti­oxi­dan­tes, que evi­tan la se­nes­cen­cia pre­ma­tu­ra del cul­ti­vo”, con­clu­yó.

En­sa­yos. El Aca­dia Bio lo­gró un plus de rin­de del 3% en lo­tes tri­gue­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.