“Vi­vir con lo nues­tro”, una bue­na idea

Va­lor agre­ga­do. El au­tor plan­tea, con es­ta fra­se, el desafío agroin­dus­trial ar­gen­tino: crear va­lor a par­tir de la ri­que­za de los re­cur­sos na­tu­ra­les. La Ar­gen­ti­na sa­be ha­cer­lo, re­co­no­ce, pa­ra pro­yec­tar­se al mun­do.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Eduar­do Tri­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

“Vi­vir con lo nues­tro” ha si­do – y en mu­chos ám­bi­tos se­gu­ra­men­te con­ti­nua sien­do- un con­cep­to fuer­te­men­te arrai­ga­do en la dis­cu­sión del de­sa­rro­llo en la Ar­gen­ti­na. A “pri­ma fa­ce”, la idea se pre­sen­ta co­mo atrac­ti­va. ¿Aus­te­ri­dad, in­de­pen­den­cia, na­cio­na­lis­mo? No es di­fí­cil ad­he­rir a la idea. Pe­ro la evi­den­cia so­bre co­mo nos ha ido si­guien­do ese pre­cep­to no pa­re­ce sus­ten­tar el atrac­ti­vo.

Trein­ta por cien­to de po­bre­za, un país fuer­te­men­te des­ar­ti­cu­la­do en su te­rri­to­rio y una his­to­ria de re­cu­rren­tes cri­sis “ter­mi­na­les”, evi­den­cian que va­le la pe­na re­vi­sar un po­co la idea.

El “vi­vir con lo nues­tro”, se plan­teó en el marco de la dis­cu­sión agri­cul­tu­ra ver­sus in­dus­tria, y la con­se­cuen­te ne­ce­si­dad de apo­yar a la in­dus­tria na­cio­nal, en el marco de una vi­sión de pro­gre­so. Da­do que es di­fí­cil po­der ar­gu­men­tar en con­tra de ser aus­te­ros o in­de­pen­dien­tes, no se­rá que el pro­ble­ma ha es­ta­do en la “in­dus­tria”, o me­jor di­cho en la iden­ti­fi­ca­ción de cuál era “nues­tra in­dus­tria”, cuá­les eran las ac­ti­vi­da­des que íba­mos a im­pul­sar co­mo “ga­na­do­ras” y pro­te­ger­las mien­tras lle­ga­ban a su ma­du­rez.

Tra­ta­mos con los tex­ti­les, los au­tos, los elec­tro­do­més­ti­cos, los elec­tró­ni­cos y ce­lu­la­res …… y con­se­gui­mos pro­duc­tos ca­ros, ale­ja­dos de la fron­te­ra tec­no­ló­gi­ca, e im­po­si­bles de ven­der mas allá de un mer­ca­do lo­cal fuer­te­men­te pro­te­gi­do y de­ma­sia­do pe­que­ño co­mo pa­ra ge­ne­rar eco­no­mías de es­ca­la y ser­vir de pla­ta­for­ma pa­ra el cre­ci­mien­to de la in­dus­tria. Se­gún pa­re­ce, el pro­ble­ma no es­ta­ba en “……. lo nues­tro”, es­ta en la in­dus­tria que ele­gi­mos; qui­zás en que caí­mos en la tram­pa de pen­sar que la agri­cul­tu­ra y los re­cur­sos na­tu­ra­les, son lo “tra­di­cio­nal”, lo que hay que de­jar atrás pa­ra ir ha­cia el pro­gre­so, re­pre­sen­ta­do por los co­lo­res bri­llan­tes de la “in­dus­tria”.

Lo que no vi­mos es que la di­co­to­mía agri­cul­tu­ra – in­dus­tria no era tal y que el se­cre­to del éxi­to de la es­tra­te­gia es­ta­ba en ele­gir una in­dus­tria que se apa­lan­ca­ra en la for­ta­le­za agro­pe­cua­ria. El ta­ma­ño del mer­ca­do pa­ra nues­tra in­dus­tria no lo da­ba el con­su­mo in­terno, sino la po­ten­cia de nues­tro sec­tor agro­pe­cua­rio.

Na­da nue­vo, el de­sa­rro­llo in­dus­trial ame­ri­cano en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, se apa­lan­co en el cre­ci­mien­to de su agri­cul­tu­ra; mu­chos otros paí­ses se apa­lan­ca­ron en lo que sa­ben ha­cer y son com­pe­ti­ti­vos pa­ra es­truc­tu­rar sus eco­no­mías usan­do los mer­ca­dos mun­dia­les co­mo el es­pa­cio de opor­tu­ni­da­des.

No lo vi­mos, pe­ro la his­to­ria y los de­sa­fíos de lo que vie­nen per­mi­ten re­plan­tear la es­tra­te­gia, aho­ra en un con­tex­to don­de las de­man­das glo­ba­les y los avan­ces en la cien­cia y la tec­no­lo­gía, con­ver­gen pa­ra pro­po­ner a la in­dus­tria­li­za­ción de lo bio­ló­gi­co co­mo un ca­mino no so­lo po­si­ble, sino co­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der ha­cer fren­te a las de­man­das en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, re­duc­ción de po­bre­za y cam­bio cli­má­ti­co que es ne­ce­sa­rio re­sol­ver en las pró­xi­mas dé­ca­das.

El mun­do ne­ce­si­ta ali­men­tos y nue­vas op­cio­nes al uso de los re­cur­sos fó­si­les que han ago­ta­do su po­si­bi­li­dad de con­tri­buir po­si­ti­va­men­te al de­sa­rro­llo pla­ne­ta­rio, y la Ar­gen­ti­na pue­de ser un ac­tor es­tra­té­gi­co en ese pro­ce­so y al mis­mo tiem­po in­te­grar me­jor nues­tro te­rri­to­rio y crear los em­pleos que ha­cen fal­ta pa­ra de­rro­tar a la po­bre­za. La ba­se pa­ra ha­cer­lo es una in­dus­tria que apun­ta a crear va­lor a par­tir de los re­cur­sos na­tu­ra­les y lo que sa­be­mos ha­cer.

Una in­dus­tria que se de­fi­ne a par­tir de esos re­cur­sos y apro­ve­cha la es­ca­la de la ri­que­za na­tu­ral co­mo pla­ta­for­ma pa­ra pro­yec­tar­se al mun­do.

En al­gu­na me­di­da se tra­ta de re­pen­sar el fu­tu­ro sin ne­gar la ex­pe­rien­cia que a fi­na­les del si­glo XIX nos en­ca­mi­nó a ser una de las ma­yo­res eco­no­mías del mun­do, pe­ro mi­ran­do a la in­dus­tria­li­za­ción de lo bio­ló­gi­co y no so­lo ofre­cien­do com­mo­di­ties a las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor.

Hoy las opor­tu­ni­da­des de in­no­va­ción e in­dus­tria, de va­lor agre­ga­do y nue­vos em­pleos, se dan tan­to aguas arri­ba de la pro­duc­ción pri­ma­ria co­mo aguas aba­jo.

Una in­dus­tria de múl­ti­ples di­men­sio­nes que in­te­gra los más di­ver­sos sec­to­res del no­men­cla­dor in­dus­trial apro­ve­chan­do la ri­que­za de nues­tra di­ver­si­dad te­rri­to­rial.

Una in­dus­tria cu­ya ló­gi­ca se de­fi­ne a par­tir de su­mar com­pe­ti­ti­vi­dad a los sec­to­res don­de ya so­mos com­pe­ti­ti­vos y no a apro­ve­char esa com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra com­pen­sar sus pro­pias de­fi­cien­cias.

Aus­te­ri­dad, in­de­pen­den­cia y na­cio­na­lis­mo sa­bien­do ele­gir qué in­dus­tria, pa­re­ce ser el se­cre­to pa­ra “vi­vir con lo nues­tro”.

No­ta de la redacción: El au­tor de es­te ar­tícu­lo es con­sul­tor en te­mas agro­pe­cua­rios.

Ne­go­cios. El mun­do brin­da opor­tu­ni­da­des de in­dus­tria. La in­dus­tria­li­za­ción de la so­ja es un buen ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.