Un pre­sen­te grie­go pa­ra Et­che­vehe­re

Clarin - Rural - - RURAL - hhuer­go@cla­rin.com

Fla­co fa­vor le hi­zo el go­bierno al re­cién nom­bra­do Mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Luis Miguel Et­che­vehe­re. An­tes de asu­mir, re­ci­bió un pre­sen­te grie­go: im­pues­tos a va­rios pro­duc­tos cla­ve pa­ra las eco­no­mías re­gio­na­les (azú­car y vi­nos en par­ti­cu­lar), y un cas­ti­go le­tal pa­ra la in­dus­tria de los bio­com­bus­ti­bles.

El go­bierno sa­be que nun­ca va a te­ner más po­der que en los pri­me­ros días del re­so­nan­te triun­fo elec­to­ral, y la an­gus­tia fis­cal im­pu­so su im­pron­ta. Los tiem­pos po­lí­ti­cos no con­si­de­ra­ron el matiz del recambio mi­nis­te­rial. Res­pi­ra ali­via­do Ri­car­do Bur­yai­le, el mi­nis­tro sa­lien­te. Sus ex pa­res de Ha­cien­da y Ener­gía es­ta­rán pen­san­do “el pri­mer chi­co en ca­sa”.

Y Et­che­vehe­re ten­drá que li­diar, de en­tra­da, con una pe­sa­da mo­chi­la: los gran­des te­mas del sec­tor se de­fi­nen en otras áreas. ¿Po­drá re­ver­tir­lo? ¿Que­rrá? Su prin­ci­pal ca­pi­tal es su ex­ce­len­te re­la­ción con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Ten­drá que con­su­mir par­te de sus car­tu­chos en una ba­ta­lla ines­pe­ra­da. Sa­be tam­bién que no tie­ne el as de es­pa­das pa­ra dar vuel­ta la mano.

En el ca­so del vino y el azú­car, el pa­que­te vino con un mo­ño ines­pe­ra­do: los co­men­ta­rios jus­ti­fi­can­do la ga­be­la con el ar­gu­men­to de lo sa­lu­da­ble, con lo que más allá de que la me­di­da avan­ce en el Con­gre­so (di­fí­cil), ya se in­fli­gió un se­ve­ro da­ño a am­bas ca­de­nas. Si los im­pues­tos pros­pe­ran, el cas­ti­go se­rá do­ble. Al im­pac­to di­rec­to en el con­su­mo ge­ne­ra­do por el en­ca­re­ci­mien­to, se su­ma el efec­to de una cam­pa­ña im­plí­ci­ta en los di­chos de en­cum­bra­dos fun­cio­na­rios de Eco­no­mía.

Es ade­más muy pe­li­gro­so que se eche mano a ar­gu­men­tos de sa­lud pú­bli­ca pa­ra en­cu­brir el afán(o) re­cau­da­to­rio. Una co­sa es ha­cer cam­pa­ña con­tra el abu­so de cier­tos ali­men­tos y be­bi­das des­de las áreas per­ti- nen­tes, y otra es que des­de Ha­cien­da se apos­tro­fe con­tra el con­su­mo de vino o be­bi­das azu­ca­ra­das. ¿Por qué no me­ter­le un im­pues­to a la ham­bur­gue­sa en nom­bre del co­les­te­rol? Más ideas: ta­sa a la ha­ri­na y sus de­ri­va­dos, por­que Cor­mi­llot di­ce que en­gor­dan. Otra al ki­wi por­que es aler­gé­ni­co pa­ra al­gu­nos. Gravar la ba­ta­ta por­que pro­du­ce fla­tu­len­cias ca­lien­tes, y a la pa­pa fri­ta por­que es peor que la pa­pa her­vi­da. A la mi­la­ne­sa de so­ja por­que vie­ne con ge­nes.

A los azu­ca­re­ros les pe­gó por par­ti­da do­ble. Ade­más del cas­ti­go fis­cal, es­tá la re­ba­ja bru­tal del pre­cio del eta­nol: un 15% aho­ra y otro 15% den­tro de tres me­ses al pro­ve­nien­te de la ca­ña de azú­car, y un 22% al que vie­ne del maíz. Re­cor­de­mos que el maíz es tam­bién la ma­te­ria pri­ma del ja­ra­be de fruc­to­sa, que com­pi­te con el azú­car de ca­ña co­mo edul­co­ran­te de las be­bi­das co­la.

Una do­ble Nelson que se ins­cri­be en el per­sis­ten­te es­fuer­zo por des­truir la in­dus­tria de bio­com­bus­ti­bles, que ha­bía so­bre­vi­vi­do en la an­gus­tian­te sel­va K. Pa­ra com­ple­tar el aprie­te, tam­bién se re­du­jo un 4% el pre­cio del bio­dié­sel pa­ra el mer­ca­do in­terno, cas­ti­gan­do a de­ce­nas de py­mes del in­te­rior que lo abas­te­cen. Y to­do ape­nas una se­ma­na des­pués del apu­ra­do au­men­to del 10% los com­bus­ti­bles en sur­ti­dor el pri­mer día lue­go del triun­fo elec­to­ral. Tam­bién hu­bo ru­mo­res acer­ca de un po­si­ble au­men­to de las re­ten­cio­nes a la ex­por­ta­ción de bio­dié­sel, co­mo for­ma de “su­pe­rar” el con­flic­to con EEUU. Se­ría te­rri­ble.

Re­ci­bí es­tas no­ti­cias cuan­do me ba­ja­ba del avión, vol­vien­do de Tu­rín, don­de FPT In­dus­trial (em­pre­sa de CNH) pre­sen­ta­ba una lí­nea de mo­to­res a gas. La “pri­ma don­na” era su fu­tu­ris­ta tractor a bio­gás, una vuel­ta de tuer­ca en el ob­je­ti­vo de un mun­do de me­nos emi­sio­nes y con una ma­triz de ener­gía y com­bus­ti­bles más abier­ta y di­ver­si­fi­ca­da. El bio­gás im­pli­ca la va­lo­ri­za­ción de re­si­duos de ex­plo­ta­cio­nes in­ten­si­vas (bos­ta) y de cul­ti­vos ener­gé­ti­cos, en par­ti­cu­lar el maíz pa­ra si­lo.

Ve­re­mos en los pró­xi­mos días si es­tos te­mas for­ma­rán, o no, par­te de la agenda del fla­man­te mi­nis­tro de Agroin­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.