Un fuer­te gol­pe pa­ra el eta­nol

El au­tor afir­ma que la re­duc­ción del pre­cio del bio­eta­nol efec­tua­da por el Go­bierno so­lo fa­vo­re­ce a em­pre­sas pe­tro­le­ras con po­der de lobby y afec­ta gra­ve­men­te a una in­dus­tria jo­ven y pu­jan­te.

Clarin - Rural - - MERCADOS AGRICOLAS - Clau­dio Mo­li­na Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El Mi­nis­tro de Ener­gía J. J. Aran­gu­ren, emi­tió la Re­so­lu­ción 415/17 por la que se es­ta­ble­ce una abrup­ta re­duc­ción en el pre­cio del bio­eta­nol, de en­tre 21 y 30 % so­bre los pre­cios de oc­tu­bre pa­sa­do, me­di­da que ve­nían so­li­ci­tan­do YPF y al­gu­na de sus com­pe­ti­do­ras. Que­da una du­da res­pec­to de la even­tual exis­ten­cia de con­flic­tos de in­tere­ses en re­la­ción a es­ta de­ci­sión, de­bi­do a que la ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos for­mal­men­te en el ar­ma­do de las nue­vas fór­mu­las de pre­cios y el fir­man­te de la re­fe­ri­da re­so­lu­ción, han es­ta­do vin­cu­la­dos de una u otra ma­ne­ra a las com­pa­ñías pe­tro­le­ras, que son las que com­pran el bio­eta­nol pa­ra in­cor­po­rar a las naf­tas y se ven di­rec­ta­men­te be­ne­fi­cia­das aho­ra.

A pe­sar de ser YPF una S.A. con par­ti­ci­pa­ción es­ta­tal ma­yo­ri­ta­ria que ope­ra en el ám­bi­to pri­va­do, ge­ne­ra pa­ra sus ac­cio­nis­tas pri­va­dos mi­no­ri­ta­rios -en no po­cas oca­sio­nes- un be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio, al­go así co­mo el de­re­cho de per­te­ne­cer, de­bi­do al po­der re­la­ti­vo de su lobby an­te los fun­cio­na­rios del Go­bierno Na­cio­nal. YPF ne­ce­si­ta me­jo­rar rá­pi­da­men­te su flu­jo de fon­dos y tra­ta de ha­cer­lo a cual­quier cos­to, de­bi­li­tan­do su com­pro­mi­so con el cum­pli­mien­to con lo es­ta­ble­ci­do en el art. 41 de la C.N., y con la le­gis­la­ción so­bre bio­com­bus­ti­bles.

YPF sos­tie­ne que la de­ci­sión de in­cor­po­rar bio­com­bus­ti­bles a los com­bus­ti­bles só­lo en­ca­re­ce el pro­duc­to fi­nal, pe­ro por el con­tra­rio, sus már­ge­nes de re­fi­na­ción de pe­tró­leo son ele­va­dí­si­mos en tér­mi­nos in­ter­na­cio­na­les, sien­do esa la prin­ci­pal cau­sa de que el con­su­mi­dor ar­gen­tino pa­gue un ele­va­do pre­cio de com­bus­ti­bles en sur­ti­dor.

El mer­ca­do lo­cal del downs­tream –re­fi­na­ción y co­mer­cia­li­za­ción de com­bus­ti­bles- tie­ne un per­fil oli­go­pó­li­co, te­nien­do YPF una par­ti­ci­pa­ción tan gran­de que en al­gu­nos seg­men­tos po­dría cons­ti­tuir po­si­ción do­mi­nan­te. Sien­do así, cual­quier es­fuer­zo eco­nó­mi­co de sus pro­vee­do­res de bio­com­bus­ti­bles es cap­tu­ra­do, al me­nos en par­te, por las em­pre­sas re­fi­na­do­ras de pe­tró­leo y, por en­de, no be­ne­fi­cia a los con­su­mi­do­res.

El bio­eta­nol es un com­bus­ti­ble limpio e ino­cuo pa­ra la sa­lud de las per­so­nas, que com­ple­men­ta o sus­ti­tu­ye a las naf­tas, y en Ar­gen­ti­na se pro­du­ce a par­tir de de­ri­va­dos de ca­ña de azú­car y de maíz, prin­ci­pal­men­te. Cons­ti­tu­ye la fuen­te de oc­ta­na­je más ba­ra­ta del pla­ne­ta, he­cho que con­tra­pe­sa con cre­ces su me­nor po­der ca­lo­rí­fi­co re­la­ti­vo.

Exis­ten va­rias plan­tas de bio­eta­nol que fun­cio­nan des­de ha­ce no mu­cho más de tres años, y el res­to lo ha­ce des­de 2010 o 2012, por lo que es­ta­mos en pre­sen­cia de una in­dus­tria muy jo­ven, la que se pre­sen­ta muy dé­bil an­te cam­bios de re­glas de jue­go co­mo el que nos tra­ta, po­nien­do en ries­go el re­cu­pe­ro de sus ac­ti­vos y su con­ti­nui­dad en va­rios ca­sos. Se acu­sa a los bio­com­bus­ti­bles de ser muy cos­to­sos pa­ra el con­su­mi­dor y pa­ra el Fis­co, sos­la­yán­do­se sus ven­ta­jas y jus­ti­fi­can­do en al­gu­nos ca­sos esas ase­ve­ra­cio­nes en cálcu­los erró­neos.

Los pre­cios del bio­eta­nol inexo­ra­ble­men­te ten­de­rán a la pa­ri­dad de im­por­ta­ción de las naf­tas, a pe­sar de te­ner fun­da­men­tos dis­tin­tos a los com­bus­ti­bles mi­ne­ra­les y los bio­com­bus­ti­bles. Es­ta es una si­tua­ción dis­tin­ta a lo que ocu­rre en pro­me­dio en el mun­do, pe­ro el lobby de YPF re­sul­ta de­ter­mi­nan­te.

Los com­ple­jos pro­duc­ti­vos de eta­nol de EEUU y Bra­sil no son com­pa­ra­bles al nues­tro. No te­ne­mos su pro­duc­ti­vi­dad pa­ra po­der com­pe­tir, por en­de, los pre­cios en fron­te­ra -pa­ri­dad de im­por­ta­ción en es­te ca­so-, no son re­pre­sen­ta­ti­vos de los cos­tos pro­me­dio de nues­tra in­dus­tria.

Y co­mo si fue­ra po­co, exis­te un so­bre­cos­to ar­gen­tino que se ex­pre­sa en los pre­cios de in­su­mos im­por­tan­tes de la in­dus­tria de bio­eta­nol, co­mo el gas na­tu­ral, la elec­tri­ci­dad o la mano de obra, y las com­pli­ca­cio­nes ha­bi­tua­les de ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to com­pe­ti­ti­vo, en­tre otras li­mi­tan­tes.

Cuan­do se apli­que el se­gun­do tra­mo de ajus­te del 15 % al bio­eta­nol de ca­ña, la in­dus­tria lo­cal de bio­eta­nol es­ta­rá trans­fi­rien­do más de $ 4.270 mi­llo­nes anua­les a las com­pa­ñías pe­tro­le­ras, su­ma que en es­ca­sa pro­por­ción re­ci­bi­rán los con­su­mi­do­res.

Si pre­ten­de­mos que los em­pre­sa­rios in­vier­tan en Ar­gen­ti­na es ne­ce­sa­rio con­tar con se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, con re­glas de jue­go claras y es­ta­bles, he­cho muy ale­ja­do a lo que ocu­rre en es­te ca­so. Otra vez re­cu­rri­mos a po­lí­ti­cas pen­du­la­res en ma­te­ria de bio­com­bus­ti­bles, cuan­do se po­drían ha­ber mo­di­fi­ca­do las fór­mu­las de pre­cios del bio­eta­nol con cri­te­rios más re­pre­sen­ta­ti­vos de la eco­no­mía de la in­dus­tria de es­te pro­duc­to.

No­ta de redacción: el au­tor es di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Asoc. Ar­gen­ti­na de Bio­com­bus­ti­bles e Hi­dró­geno.

AFP

Fá­bri­ca. El bio­eta­nol es un com­bus­ti­ble limpio, en el país se pro­du­ce prin­ci­pal­men­te a ba­se de ca­ña y maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.