La mi­ra­da en la gón­do­la

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La idea de de­jar de ser el gra­ne­ro del mun­do pa­ra con­ver­tir­se en el su­per­mer­ca­do del mun­do, que se con­vir­tió en el leit mo­tiv de la era Ma­cri, tu­vo un prin­ci­pio de con­sa­gra­ción en Ali­men­tAr, que se con­cre­tó es­ta se­ma­na en Tec­nó­po­lis. Un gran even­to “B2B”, es de­cir, de ne­go­cios en­tre em­pre­sas, más que una ex­hi­bi­ción de la enor­me ofer­ta de pro­duc­tos ar­gen­ti­nos y de los paí­ses ve­ci­nos.

Ali­ment.Ar es un ver­da­de­ro sal­to cua­li­ta­ti­vo. Un enor­me éxi­to con­cep­tual. Ha­ce unos años el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co pre­do­mi­nan­te ha­bía ins­ta­la­do la idea de que la pa­lan­ca del de­sa­rro­llo era la “in­dus­tria pe­sa­da”, o los “sec­to­res bá­si­cos” (pe­tró­leo, pe­tro­quí­mi­ca, etc). Cun­día la mu­le­ti­lla del “ace­ro vs. ca­ra­me­los”, con cier­to tu­fi­llo bur­lón pa­ra quie­nes creían(mos) en el de­sa­rro­llo a par­tir de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas en torno al sec­tor agroalimentario.

Pe­ro la reali­dad siem­pre se re­be­la, di­ce Jorge Cas­tro. Lle­gó la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas con su aban­de­ra­da la so­ja. En ape­nas vein­te años, pa­só de cu­rio­si­dad bo­tá­ni­ca a cu­rio­si­dad eco­nó­mi­ca: hoy la Ar­gen­ti­na es via­ble por­que hay un pi­so de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de flu­jo com­pe­ti­ti­vo.

No es ex­tra­ño en­ton­ces que la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na es­té pre­si­di­da por un hom­bre de la agroin­dus­tria. Y que la Co­pal, la en­ti­dad que agru­pa a las prin­ci­pa­les em­pre­sas de ali­men­tos de la Ar­gen­ti­na (en un 90% pymes de un con­glo­me­ra­do mul­ti­co­lor) sea uno de sus bra­zos fuer­tes.

Aho­ra va­mos por más. Pen­sar en ali­men­tos pro­ce­sa­dos pu­lu­lan­do en las gón­do­las del mun­do es un ho­ri­zon­te ten­ta­dor. Na­die cuen­ta con los in­su­mos bá­si­cos en se­me­jan­te abun­dan­cia y ca­li­dad. Es una ex­ce­len- te pla­ta­for­ma pa­ra atraer in­ver­sio­nes, ge­ne­rar em­pleo y agre­gar va­lor.

Pe­ro no de­be im­pli­car un me­nos­ca­bo a la ac­tual ca­nas­ta ex­por­ta­do­ra, in­te­gra­da fun­da­men­tal­men­te por in­su­mos bá­si­cos (gra­nos y pro­duc­tos del com­ple­jo agroin­dus­trial so­je­ro). Y otros con ma­yor va­lor agre­ga­do, aun­que en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo –e in­clu­so en la con­cep­tua­li­za­ción de va­rios ex­per­tos—apa­re­cen co­mo “pro­duc­tos pri­ma­rios”. Por ejem­plo, las car­nes, que son pro­duc­tos de “se­gun­do pi­so” por­que, pre­ci­sa­men­te, se ob­tie­nen a par­tir de gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­nas pro­tei­cas de ori­gen ve­ge­tal (ha­ri­na de so­ja).

El gran desafío es lo­grar que la com­pe­ti­ti­vi­dad que al­can­zó el com­ple­jo so­je­ro se man­ten­ga en el even­tual down stream. Y la gran pre­gun­ta es por qué, a me­di­da que avan­za­mos en el gra­do de ela­bo­ra­ción, se va es­cu­rrien­do la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en un agó­ni­co go­teo. En los fo­ros que acom­pa­ña­ron las ron­das de ne­go­cios de Ali­men­tAr, es­te fue el te­lón de fon­do. In­fra­es­truc­tu­ra, im­pues­tos, ré­gi­men la­bo­ral. Es la ta­rea del Es­ta­do, que no es­tá pa­ra “mar­car la can­cha”, co­mo di­jo al­gún fun­cio­na­rio, sino pa­ra fa­ci­li­tar los ne­go­cios.

Es­ta­do fa­ci­li­ta­dor es el de las ne­go­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, el de la lucha con­tra el pro­tec­cio­nis­mo, que a pe­sar de lo que pa­re­cía ha­ber­se avan­za­do, mues­tra sus pro­pios bro­tes verdes. El lobby agroin­dus­trial de los paí­ses desa­rro­lla­dos co­bró fuer­za y se ex­pre­só con grue­sos tra­zos de evi­den­cias en las tra­bas al bio­dié­sel, la ma­la no­ti­cia del mo­men­to. To­do el mun­do quie­re lle­var­se el tra­ba­jo a su ca­sa y en eso es­tán los es­ta­dou­ni­den­ses de la era Trump, los eu­ro­peos y los inefa­bles chi­nos.

Pe­ro por el la­do po­si­ti­vo apa­re­cen los avan­ces en la re­la­ción Mer­co­sur-UE, con la pre­sen­cia del vi­ce­pre­si­den­te eu­ro­peo en el país, quien se reunió con el Can­ci­ller y el pro­pio pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Ne­go­cia­cio­nes cla­ve, a la ho­ra de ge­ne­rar una pla­ta­for­ma que nos per­mi­ta avan­zar con la idea de avan­zar ha­cia la gón­do­la. Por­que, aun­que la ma­yor par­te de­pen­de de no­so­tros, los con­tra­rios tam­bién jue­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.