So­ja: el desafío de le­van­tar la pro­teí­na

El au­tor ad­vier­te que la ba­ja ca­li­dad pro­tei­ca de “los po­ro­tos” ar­gen­ti­nos ge­ne­ra ma­yo­res cos­tos en el pro­ce­sa­mien­to del cul­ti­vo. En es­ta si­tua­ción, el am­bien­te in­flu­ye pe­ro tam­bién la ge­né­ti­ca.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Ro­dol­fo Ros­si Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral No­ta de Redacción: el au­tor es el pre­si­den­te de Ac­so­ja.

El grano de so­ja de ba­jo te­nor pro­tei­co que pro­du­ci­mos en la Ar­gen­ti­na es un fac­tor de ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra la ca­de­na de la so­ja, que de­ter­mi­na la im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner ha­ri­nas de la ca­li­dad que el mer­ca­do re­quie­re. So­mos los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res en es­te ru­bro pe­ro hay evi­den­tes per­jui­cios eco­nó­mi­cos en el ele­men­to que va­lo­ri­za a la so­ja.

Des­de ha­ce mu­chos años, es­ta­mos en una pen­dien­te de­cre­cien­te en los va­lo­res de pro­teí­na en grano. Es bueno acla­rar, que la preo­cu­pa­ción no es úni­ca de la Ar­gen­ti­na, ya que la pro­ble­má­ti­ca, se ha ins­ta­la­do en ma­yor o me­nor me­di­da en to­dos los paí­ses com­pe­ti­do­res.

En el quin­que­nio 1997-2002 en la re­gión cen­tral del país es­tá­ba­mos en un ni­vel de pro­teí­na de 39,3% y en el 2012-2017 los va­lo­res ob­te­ni­dos fue­ron 37,1% (INTA). Es­to no per­mi­te ob­te­ner ha­ri­nas “High pro” que en los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de­ben con­te­ner un mí­ni­mo de 47% de pro­teí­na, y que el país ajus­tó a una ba­se me­nor del 46,6%, a la cual di­fí­cil­men­te se lle­ga.

En la ca­de­na del cul­ti­vo nos he­mos reuni­do en es­tos días por es­te te­ma y con­si­de­ra­mos un desafío acer­car­nos a una po­si­ción de con­sen­so pa­ra ela­bo­rar un plan de tra­ba­jo pa­ra au­men­tar el te­nor pro­tei­co de la so­ja.

Se co­no­ce la in­fluen­cia que la in­ter­ac­ción del ge­no­ti­po con el am­bien­te y el ma­ne­jo tie­ne en cuan­to al ren­di­mien­to en grano, te­nor pro­tei­co y del acei­te, y la ca­li­dad de los mis­mos. Es- to ha si­do me­di­do y ca­te­go­ri­za­do muy cla­ra­men­te en el tra­ba­jo que lle­va el INTA y en es­tos mo­men­tos con apor­tes de uni­ver­si­da­des (UNR-UCA).

El am­bien­te cli­má­ti­co es­tá de­fi­ni­do por la la­ti­tud, su­mas tér­mi­cas en de­ter­mi­na­dos pe­río­dos de la so­ja, es­trés tér­mi­co e hí­dri­co, que con­for­man ma­pas co­mu­nes en to­dos los paí­ses pro­duc­to­res. La re­gio­na­li­za­ción de nues­tro país en cuan­to a la ca­li­dad de la so­ja, es­tá he­cha, pe­ro es va­ria­ble a tra­vés de los años. Com­pa­ra­ti­va­men­te nues­tra po­si­ción geo­grá­fi­ca en un cli­ma más tem­pla­do y frío nos po­si­cio­na ne­ga­ti­va­men­te fren­te a paí­ses co­mo Bra­sil y Pa­ra­guay, y so­mos muy si­mi­la­res a EE.UU. y Chi­na.

El fac­tor de­ci­si­vo en el plan­teo del pro­duc­tor es el ren­di­mien­to y no hay un cla­ro in­cen­ti­vo pa­ra pro­cu­rar ca­li­dad. Ha­cia allí apun­ta el prin­ci­pal ob­je­ti­vo en el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co y en la am­plia ma­yo­ría de los es­tu­dios de res­pues­ta a di­fe­ren­tes ma­ne­jos y apli­ca­cio­nes de tec­no­lo­gías.

Pe­ro el pre­ca­rio es­ta­do nu­tri­cio­nal de nues­tros cul­ti­vos, la ba­ja fer­ti­li­za­ción, la fal­ta de ro­ta­cio­nes, más allá del te­ma re­ten­cio­nes, y las fe­chas de siem­bra ade­lan­ta­das, que ob­via­men­te ge­ne­ran ma­yo­res po­ten­cia­les de ren­di­mien­to, su­man mu­cho a la ac­tual si­tua­ción.

La ma­yo­ría de las nue­vas va­rie­da­des tie­nen una ta­sa de ga­nan­cia ge­né­ti­ca ma­yor y cons­tan­te, y son más acei­te­ras y me­nos pro­tei­cas, sal­vo ex­cep­cio­nes, co­mo lo do­cu­men­tan los re­sul­ta­dos de la Rec­so. En es­ta se es­ta­ble­ció que el am­bien­te es el prin­ci­pal fac­tor que in­flu­ye en los te­no­res de pro­teí­na, pe­ro es­tu­dios re­gio­na­les re­cien­tes de­mos­tra­ron que el ge­no­ti­po tie­ne más in­fluen­cia que su in­ter­ac­ción con el am­bien­te.

Si cla­si­fi­ca­mos las va­rie­da­des dis­po­ni­bles, hay cla­ros va­lo­res ex­tre­mos y es­ta­bles, en los por­cen­ta­jes de acei­te, pro­teí­na o am­bos su­ma­dos. Esos mis­mos tra­ba­jos de las uni­ver­si­da­des de­mos­tra­ron que hay dis­po­ni­bles va­rie­da­des de al­tí­si­mo po­ten­cial y ca­li­dad. Es­ta es una opor­tu­ni­dad que exis­te, pe­ro que po­co se di­fun­de o co­no­ce.

En el pro­ce­so in­dus­trial se vie­ne desa­rro­llan­do una es­tra­te­gia pa­ra evi­tar cas­ti­gos en el pre­cio o re­du­cir los des­cuen­tos co­mer­cia­les. En­tre los más im­por­tan­tes po­de­mos ci­tar el des­cas­ca­ra­do del grano en al­tos por­cen­ta­jes y la ela­bo­ra­ción de ha­ri­nas más se­cas. Es­to ge­ne­ra me­nor ren­di­mien­to en ha­ri­nas, un au­men­to en el cos­to de ener­gía, me­nor ca­pa­ci­dad de mo­lien­da, ne­ce­si­dad de ma­yo­res in­ver­sio­nes es­pe­cí­fi­cas y ma­yo­res mer­mas. Una es­tra­te­gia com­pen­sa­to­ria es el pro­ce­sa­do de so­ja pro­ve­nien­te del Pa­ra­guay, que per­mi­te co­rre­gir la ca­li­dad. Los ítems men­cio­na­dos, de acuer­do a un es­tu­dio de la Bol­sa ro­sa­ri­na, cues­tan al país 255 mi­llo­nes de dó­la­res, apro­xi­ma­da­men­te un 3% del to­tal ex­por­ta­do. Es­tas consecuencias eco­nó­mi­cas, se­gu­ra­men­te se tras­mi­ten a to­da la ca­de­na.

To­man­do en cuen­ta a to­dos es­tos co­men­ta­rios, he­mos con­clui­do, y si­gue en es­tu­dio, la po­si­bi­li­dad de que la in­dus­tria ge­ne­re un in­cen­ti­vo pa­ra pro­du­cir so­jas de ma­yor con­te­ni­do pro­tei­co, con ade­cua­dos ni­ve­les de acei­te, que in­clu­ya un com­pro­mi­so de su­mar un to­ne­la­je a ni­vel país que per­mi­ta rea­li­zar una co­rrec­ción en las ha­ri­nas pro­du­ci­das.

To­dos se­re­mos be­ne­fi­cia­dos.

Cosecha. En el país, el ma­ne­jo y las va­rie­da­des se ajus­tan pa­ra lo­grar más rin­de y eso agra­va el pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.