Un pro­duc­tor lo­cal es un ejem­plo glo­bal

Ba­yer ele­gió a la fa­mi­lia Tes­ta, de Per­ga­mino, por su tra­ba­jo con las bue­nas prác­ti­cas.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Cuan­do Mar­ce­lo y Carlos Tes­ta ter­mi­na­ron el se­cun­da­rio a fi­nes de los 80 de­ci­die­ron me­ter­se de lleno en la em­pre­sa co­man­da­da su pa­dre Luis. Grin­gos con el tra­ba­jo gra­ba­do a fue­go en la piel co­mo he­rra­mien­ta pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar­se y tec­ni­fi­car­se en la pro­duc­ción y en la pres­ta­ción de ser­vi­cios. Con ba­se a 15 ki­ló­me­tros de Per­ga­mino, Agrí­co­la Tes­ta ha sa­bi­do ga­nar­se el res­pe­to de pa­res y clien­tes con pro­fe­sio­na­lis­mo, se­rie­dad, tecnología y un per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y com­pro­me­ti­do.

Co­mo pro­duc­to­res, al­qui­lan cam­pos pa­ra po­ner en pro­duc­ción en­tre 800 y 1000 hec­tá­reas ca­da año. Es­ta campaña sem­bra­ron 100 hec­tá­reas de tri­go/so­ja, 590 hec­tá­reas de so­ja y 150 hec­tá­reas de maíz. Los ren­di­mien­tos pro­me­dio de las úl­ti­mas cam­pa­ñas pa­ra el tri­go ron­da­ron los 5.000 ki­los por hec­tá­rea (kg/ha), la so­ja de pri­me­ra 3.500-4.000 kg/ha y la de se­gun­da, 3.000; en tan­to que el maíz se acer­ca a los 8.500 kg/ha.

El po­ner ba­jo la lu­pa la ren­ta­bi­li­dad del pre­sen­te ci­clo, con al­qui­le­res de 1.400 ki­los de so­ja por hec­tá­rea, tie­nen que apun­tar en tri­go 5.400 kg/ha y 2.600 kg/ha pa­ra la so­ja de se­gun­da. Pa­ra que­dar a mano con la so­ja de pri­me­ra ten­drán que lo­grar 3.700 kg/ha. En tan­to que el maíz tie­ne que exi­gir­se has­ta los 9.000 kg/ha. “La cuen­ta es­tá du­ra, le exi­ge a los cul­ti­vos dar el má­xi­mo in­clu­so su­peran­do las me­dias de ren­di­mien­to de los úl­ti­mos años pa­ra sa­lir ai­ro­sos”, re­co­no­ció Mar­ce­lo Tes­ta a Cla­rín Ru­ral.

Co­mo con­tra­tis­tas, el co­ra­zón de la em­pre­sa, siem­bran 5.000 hec­tá­reas por campaña con tres equi­pos; co­se­chan 6.000 hec­tá­reas con dos co­se­cha­do­ras y con una pul­ve­ri­za­do­ra apli­can fi­to­sa­ni­ta­rios en 16.000 a 18.000 hec­tá­reas por año. “El tiem­po nos fue de­mos­tran­do que ha­bía que apos­tar a la tecnología y las bue­nas prác­ti­cas pen­san­do en ofre­cer un buen ser­vi­cio”, apun­tó Mar­ce­lo Tes­ta. Ya en 1994 em­pe­za­ron a tra­ba­jar con ma­pas de sue­lo y de ren­di­mien­to y años más tar­de ha­cían pres­crip­cio­nes de pul­ve­ri­za­ción, y siem­bras y fer­ti­li­za­cio­nes va­ria­bles.

En es­ta avi­dez por ser más efi­cien­tes los lle­vó en 2015 a con­ver­tir­se en los pri­me­ros (y los úni­cos) con­tra­tis­tas en cer­ti­fi­car el ser­vi­cio ba­jo nor­mas IRAM. “Sen­tía­mos que es­tá­ba­mos ha­cien­do bien las co­sas y que­ría­mos de­mos­trar­lo”, ex­pli­có Mar­ce­lo. “Cual­quier con­tra­tis­ta que sea or­de­na­do en pa­pe­les, se­gu­ri­dad e hi­gie­ne lo pue­de lo­grar”, di­jo Carlos Tes­ta.

Es­te pa­que­te de cua­li­da­des téc­ni­cas y de ges­tión en­ca­mi­nó a Agrí­co­la Tes­ta co­mo la pri­mer em­pre­sa en América (la sép­ti­ma en el mun­do) en ser ele­gi­da por Ba­yer Cro­pS­cien­ce pa­ra el sis­te­ma For­ward Far­ming (FF) a tra­vés del cual apues­tan a “di­fun­dir en­tre pro­duc­to­res, la so­cie­dad y los po­lí­ti­cos que es po­si­ble pro­du­cir ali­men­tos en can­ti­dad y ca­li­dad de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble”, ex­pu­so el di­rec­tor de Ba­yer Cro­pS­cien­ce Cono Sur, Her­nán Ba­glie­ro, du­ran­te una jor­na­da rea­li­za­da en el cam­po de los Tes­ta es­ta se­ma­na. “Es­ta pla­ta­for­ma de trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos sur­gió en 2011 en Bélgica, Ale­ma­nia y Fran­cia con seis es­ta­ble­ci­mien­tos”, ex­pli­có el Ma­na­ger Glo­bal del Ba­yer For­ward Far­ming, Klaus Kirsch. Y agre­gó: “In­te­rac­tua­mos con los pro­duc­to­res en un am­bien­te real pa­ra im­ple­men­tar prác­ti­cas sos­te­ni­bles con tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras”.

“El per­fil de Agrí­co­la Tes­ta es per­fec­to pa­ra FF por­que no só­lo son pro­duc­to­res ávi­dos por tecnología y tie­nen conciencia am­bien­tal, sino que tam­bién son con­tra­tis­tas, lo cual tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor ha­cia pa­res y clien­tes de las bue­nas prác­ti­cas que pro­mo­ve­mos”, des­ta­có Ba­glie­ro.

“El ne­go­cio pa­ra las pro­vee­do­ras de in­su­mos ya no es la can­ti­dad, sino pro­du­cir más ali­men­tos con los pro­duc­tos ade­cua­dos, lo cual im­pac­ta en el am­bien­te pe­ro tam­bién lo ha­ce acep­ta­ble pa­ra las co­mu­ni­da­des que nos ro­dean”. Y ce­rró: “Pa­ra eso sir­ve tam­bién es­te pro­gra­ma, pa­ra con­tar­le a la so­cie­dad y a los ha­ce­do­res de po­lí­ti­cas to­do es­to”.

En­tre otras co­sas, el sis­te­ma pro­po­ne con­tar con una bue­na es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca pa­ra to­mar de­ci­sio­nes de apli­ca­ción, el phy­to­bac, un lu­gar se­gu­ro pa­ra la­var las má­qui­nas evi­tan­do que pro­duc­tos va­yan a las na­pas, y un ho­tel de abe­jas pen­sa­do pa­ra pro­mo­ver la bio­di­ver­si­dad.

Equi­po. De izq. a der., Mo­reno, C. Tes­ta, Krisch,M. Tes­ta y De­ve­reux.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.