Ce­rran­do el círcu­lo de la sus­ten­ta­bi­li­dad

Agroin­dus­tria. Con la inau­gu­ra­ción de su bio­di­ges­tor en el sur de San­ta Fe, Ade­co­agro agre­ga la pro­duc­ción de ener­gía a par­tir de es­tiér­col. Así, su­ma el es­la­bón que fal­ta­ba pa­ra el cam­bio de pa­ra­dig­ma le­che­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Con la inau­gu­ra­ción de su bio­di­ges­tor, con­cre­ta­da es­ta se­ma­na, el tam­bo de Ade­co­agro en Ch­ris­top­her­sen (sud de San­ta Fe) cie­rra el círcu­lo de la sus­ten­ta­bi­li­dad. Es el es­la­bón que le fal­ta­ba pa­ra con­so­li­dar un ver­da­de­ro cam­bio de pa­ra­dig­ma en la pro­duc­ción le­che­ra ar­gen­ti­na: al­ta pro­duc­ti­vi­dad ba­sa­da en un mo­de­lo de con­fi­na­mien­to com­ple­to, re­co­gi­da del es­tiér­col y su va­lo­ri­za­ción co­mo fuen­te de ener­gía eléc­tri­ca, y de­po­si­ción fi­nal de los efluen­tes en los lo­tes de pro­duc­ción de fo­rra­je.

Eco­no­mía 360 en es­ca­la. Ya cuen­tan con 7.000 va­cas en or­de­ñe, que vi­ven es­ta­bu­la­das en in­men­sos gal­po­nes, so­bre ca­ma de are­na, con ven­ti­la­ción y to­dos los atri­bu­tos de con­fort tan­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res co­mo pa­ra los ani­ma­les. En esas con­di­cio­nes, el po­ten­cial le­che­ro de las va­cas se ex­pre­sa a pleno: el año pa­sa­do pro­me­dia­ron los 36,7 li­tros dia­rios y en lo que va del 2017 es­tán por en­ci­ma de los 37. Una pro­duc­ti­vi­dad que du­pli­ca la de los sie­te tam­bos pas­to­ri­les con 1.800 va­cas que re­ci­bie­ron en el 2002, cuan­do Ade­co­agro ini­ció sus ope­ra­cio­nes.

La vi­sión de Ma­riano Bosch, quien ha­bía sa­li­do al mun­do a bus­car ca­pi­ta­les pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos agro­pe­cua­rios y agroin­dus­tria­les, era que exis­tía un “gap” tec­no­ló­gi­co.

En el ca­so de la lechería, se po­día ac­tuar en dos fren­tes: me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad fo­rra­je­ra en las fér­ti­les tie­rras del sud de San­ta Fe, y se po­día ex­plo­tar a fon­do el po­ten­cial ge­né­ti­co de las va­cas. Pa­ra ello, ha­bía que in­de­pen­di­zar las fun­cio­nes. El cam­po pro­du­ce fo­rra­je abun­dan­te y de ca­li­dad. Se lo co­se­cha y al­ma­ce­na. La va­ca con­vier­te es­te fo­rra­je en le­che.

El ta­lón de Aqui­les era la fal­ta de ex­pe­rien­cia en el país, to­tal­men­te vol­ca­do al pa­ra­dig­ma pas­to­ril. Igual, en el 2005 Bosch y su equi­po --ba­jo el man­do di­rec­to de Er­nes­to Pit­ta­lu­ga, Ge­ren­te de Lechería de la em­pre­sa-to­ma­ron la de­ci­sión de ar­mar un pri­mer tam­bo, de 1.500 va­cas, ba­jo es­ta­bu­la­ción com­ple­ta. Sa­lie­ron al mun­do a bus­car y apren­der. Sa­bían que iban a pa­gar un de­re­cho de pi­so. El pea­je más ca­ro fue el del ma­ne­jo de la bos­ta.

Adop­ta­ron la ca­ma de are­na. Aprendieron a ma­ne­jar­la. Se ex­trae, se ta­mi­za, se se­ca. Pe­ro ha­cía fal­ta tra­tar el efluen­te. Aho­ra es­tá.

Lo cuen­ta el pro­pio Ma­riano: “a fi­nes del 2016 he­mos par­ti­ci­pa­do en el Pro­gra­ma Re­no­vAr Ron­da 1, una Con­vo­ca­to­ria Abier­ta Na­cio­nal e In­ter­na­cio­nal de abas­te­ci­mien­to de ener­gía eléc­tri­ca re­no­va­ble ba­jo la di­rec­ción del Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­ne­ría de Ar­gen­ti­na. Co­mo re­sul­ta­do de ha­ber si­do ad­ju­di­ca­da nues­tra ofer­ta, en mar­zo de 2017 ce­le­bra­mos un con­tra­to de ven­ta de ener­gía eléc­tri­ca re­no­va­ble con CAM­ME­SA, que nos com­pro­me­te a en­tre­gar a la red 1,42 MW du­ran­te los pró­xi­mos 20 años”.

Tan só­lo nue­ve me­ses des­pués de ha­ber ini­cia­do la obra en enero 2017, la plan­ta que­dó en to­tal fun­cio­na-

mien­to, ge­ne­ran­do el vo­lu­men de gas ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner el ge­ne­ra­dor pren­di­do y pro­du­cien­do los vo­lú­me­nes de ener­gía com­pro­me­ti­dos, dos me­ses an­tes de la fe­cha lí­mi­te pro­pues­ta.

“Se con­so­li­da una so­lu­ción am­bien­tal y se su­ma un es­la­bón más a la cap­tu­ra de va­lor a par­tir de la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de los cam­pos de la zo­na”, agre­ga Bosch. “Con ro­ta­cio­nes que ma­xi­mi­zan el apro­ve­cha­mien­to del re­cur­so sue­lo y la ge­ne­ra­ción de fo­rra­jes de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble, po­de­mos ali­men­tar de ma­ne­ra efi­cien­te las va­cas”.

Lue­go las he­ces re­co­gi­das del to­tal de las va­cas a tra­vés de la lim­pie­za de los gal­po­nes que se rea­li­za 3 ve­ces por día, es se­pa­ra­da de la are­na pa­ra in­gre­sar al pro­ce­so de bio­di­ges­tión en con­di­cio­nes con­tro­la­das. Es­tas con­di­cio­nes de un de­li­ca­do equi­li­brio en­tre tem­pe­ra­tu­ra, aci­dez, com­po­si­ción del “di­ges­ta­to” y otras va­ria­bles, fa­vo­re­cen el de­sa­rro­llo de bac­te­rias me­ta­no­gé­ni­cas, que son las en­car­ga­das de pro­du­cir me­tano a par­tir de la ma­te­ria or­gá­ni­ca.

La ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to es de 2 mil me­tros cú­bi­cos por día de efluen­te tal cual. Im­pli­có una in­ver­sión de 6 mi­llo­nes de dó­la­res y cuen­ta con una po­ten­cia ins­ta­la­da de 1,4 me­ga­watt (MW), con una ca­pa­ci­dad de Ge­ne­ra­ción de Ener­gía Eléc­tri­ca de 9.000 MWh/año.

“De es­ta ma­ne­ra –se en­tu­sias­ma Er­nes­to Pit­ta­lu­ga-- se agre­ga un es­la­bón más en la ca­de­na de apro­ve­cha­mien­to del po­ten­cial pro­duc­ti­vo de los cam­pos, ya que el bio­di­ges­tor per­mi­te va­lo­ri­zar lo que que­dó con­te­ni­do en las he­ces y no pu­do ser apro­ve­cha­do en el pri­mer pro­ce­so di­ges­ti­vo al que fue so­me­ti­do el ali­men­to den­tro del ru­men de los ani­ma­les”.

Por otro la­do brin­da una so­lu­ción de al­tí­si­mo va­lor am­bien­tal al cap­tu­rar el me­tano im­pi­dien­do que lle­gue co­mo tal a la at­mós­fe­ra, mi­ni­mi­zan­do tam­bién la ge­ne­ra­ción de olo­res.

Pe­ro ahí no ter­mi­na la his­to­ria. Los re­si­duos del pro­ce­so de bio­di­ges­tión tie­nen un al­to po­der fer­ti­li­zan­te.

Por lo tan­to una vez ter­mi­na­do el pro­ce­so son se­pa­ra­dos en tres fa­ses. En la pri­me­ra eta­pa se ob­tie­ne un bio­fer­ti­li­zan­te só­li­do de al­to va­lor agro­nó­mi­co que se dis­tri­bu­ye con ca­rros dis­pues­tos pa­ra tal fin en los lo­tes. Lue­go, una se­gun­da eta­pa de de­can­ta­ción en la­gu­nas im­per­mea­bi­li­za­das, don­de se ge­ne­ra un ma­te­rial se­mi­lí­qui­do que se dis­tri­bu­ye con tan­ques es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra lo­grar una bue­na dis­tri­bu­ción de es­ta pre­sen­ta­ción de bio­fer­ti­li­zan­te.

Por úl­ti­mo, otra la­gu­na im­per­mea­bi­li­za­da don­de ya el ma­te­rial es to­tal­men­te lí­qui­do per­mi­tien­do in­clu­so bom­bear­lo a tra­vés de un pi­vot de rie­go, cum­plien­do no so­lo con los re­que­ri­mien­tos de irri­ga­ción sino que apor­tan­do tam­bién mi­ne­ra­les co­mo una for­ma lí­qui­da de bio­fer­ti­li­zan­te.

De es­ta ma­ne­ra y uti­li­zan­do las tres dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes de bio­fer­ti­li­zan­tes de mo­do es­tra­té­gi­co den­tro de la ro­ta­ción, ter­mi­na el cir­cui­to de apro­ve­cha­mien­to del re­cur­so sue­lo, “re­tro­ali­men­tán­do­se pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de su po­ten­cial pro­duc­ti­vo que ga­ran­ti­za la pro­duc­ción de fo­rra­jes y gra­nos co­mo ini­cio de la ca­de­na de agre­ga­do de va­lor”.

Ade­más del in­cre­men­to que es­ta pro­duc­ción de ener­gía ge­ne­ra por sí mis­ma en nues­tro re­sul­ta­do eco­nó­mi­co, han ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra ge­ne­rar cré­di­tos de car­bono.

“Ob­te­ner­los no só­lo de­ja­ría en evi­den­cia el im­pac­to que tie­ne es­te ti­po de sis­te­mas so­bre la con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te, sino que ge­ne­ra­ría un in­cre­men­to mar­gi­nal pa­ra el in­gre­so del pro­yec­to”.

En to­tal, des­de que arran­ca­ron con el tam­bo y has­ta lle­gar a las 7.000 va­cas ac­tua­les en or­de­ñe, lle­van in­ver­ti­dos 50 mi­llo­nes de dó­la­res.

El plan es du­pli­car, aho­ra que ce­rra­ron el cir­cui­to y es­tán con­so­li­da­dos en to­dos los as­pec­tos del sis­te­ma. Y pa­ra ello van a in­ver­tir otros 60 mi­llo­nes. Lo apro­ba­ron los ac­cio­nis­tas, ato­mi­za­dos des­de que, ha­ce cin­co años, la em­pre­sa hi­zo una emi­sión de ac­cio­nes en la bol­sa de Nue­va York, don­de ope­ra con la si­gla “AGRO”.

En el tam­bo de Ch­ris­top­her­sen cuen­tan con 150 em­plea­dos en for­ma di­rec­ta, ci­fra que se va a du­pli­car en el 2019.

“Por ca­da pues­to di­rec­to, cal­cu­la­mos en­te 4 y 5 in­di­rec­tos, lo que tie­ne un im­pac­to fe­no­me­nal en la zo­na”, con­clu­yó Bosch.

Eco­no­mía 360°. La fir­ma ce­rró un acuer­do de ven­ta con el en­te eléc­tri­co, Cam­me­sa, por el que tie­ne que en­tre­gar 1,42 me­ga­watt de ener­gía eléc­tri­ca por día du­ran­te vein­te años.

Con­fi­na­do. El tam­bo tie­ne 7.000 va­cas en or­de­ñe que es­tán to­tal­men­te con­fi­na­das en gal­po­nes. Por va­ca, se pro­du­cen 36 li­tros de le­che.

Lis­to. El Mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Et­che­vehe­re, cor­tó la cin­ta.

Ca­le­si­ta. Así es el tam­bo de Ade­co­agro. Per­mi­te un or­de­ñe rá­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.