Wa­ge­nin­gen, la “ga­na­de­ría cir­cu­lar”

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El Diá­lo­go so­bre el Fu­tu­ro de la Agri­cul­tu­ra, que se reali­zó es­ta se­ma­na en la se­de cen­tral de Ba­yer en Mon­heim (Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na), no so­lo per­mi­tió co­no­cer la vi­sión de la com­pa­ñía, ape­nas tres se­ma­nas des­pués de ha­ber fi­na­li­za­do la com­ple­ja ope­ra­ción de com­pra de Mon­san­to.

Los di­rec­ti­vos de Ba­yer abrie­ron el jue­go, in­clu­yen­do una vi­si­ta a la se­ñe­ra Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen (en Paí­ses Ba­jos), un ver­da­de­ro think tank en ma­te­ria agrí­co­la, que es­ta­ba ce­le­bran­do sus pri­me­ros cien años de vi­da. Allí re­ci­bi­mos un ba­ño de in­for­ma­ción so­bre las tec­no­lo­gías que vie­nen, des­de la ro­bo­ti­za­ción de in­ver­nácu­los has­ta el fas­ci­nan­te mun­do de los bio­ma­te­ria­les.

Pe­ro qui­zá el pun­to de ma­yor in­te­rés ha­ya si­do la pre­sen­ta­ción y pos­te­rior de­ba­te so­bre la “ga­na­de­ría cir­cu­lar”, un pa­ra­dig­ma que se in­ter­po­ne en­tre dos re­la­tos (“na­rra­ti­vas” fue el ex­ce­len­te y más su­ge­ren­te tér­mino uti­li­za­do por la in­ves­ti­ga­do­ra Han­nah Van Jas­ken). Uno es el del pro­duc­ti­vis­mo, más pró­xi­mo a nues­tra vi­sión. El otro, el de los con­su­mi­do­res que cuestionan la ali­men­ta­ción con pro­teí­nas ani­ma­les, con ar­gu­men­tos am­bien­ta­les y emo­cio­na­les.

Los pro­duc­ti­vis­tas sos­tie­nen que el cos­to am­bien­tal de la ga­na­de­ría se re­du­ce con un in­cre­men­to de la efi­cien­cia. Han­nah le dio la ra­zón. Pe­ro re­mar­có que una ga­na­de­ría de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad sigue con­su­mien­do una gran can­ti­dad de re­cur­sos (fun­da­men­tal­men­te hec­tá­reas de tie­rra). Ha to­ma­do fuer­za el an­ta­go­nis­mo “food vs. feed” (co­mi­da pa­ra los hu­ma­nos vs co­mi­da pa­ra los ani­ma­les), que no se re­suel­ve con el he­cho de que los avan­ces de la cien­cia ha­yan per­mi­ti­do me­jo­rar la efi­cien­cia de con­ver­sión.

Por el la­do de los con­su­mi­do­res an­ti pro­teí­nas ani­ma­les, la ex­per­ta se­ña­ló que la hu­ma­ni­dad se desa­rro­lló so­bre la ba­se de su con­su­mo, y que las die­tas ve­ge­ta­ria­nas tie­nen li­mi­tan­tes nu­tri­cio­na­les. Y ob­ser­va que al mis­mo tiem­po que cre­ce la po­bla­ción ve­ga­na, tam­bién au­men­ta el con­su­mo de car­nes de to­do ti­po, lo que ge­ne­ra pre­sión so­bre los re­cur­sos.

En­tre am­bos pa­ra­dig­mas, la in­ves­ti­ga­do­ra instala el de la “ga­na­de­ría cir­cu­lar” e in­cor­po­ra la idea de la efi­cien­cia en to­do el pro­ce­so, des­de la cría has­ta el en­gor­de. Pe­ro tam­bién la ali­men­ta­ción con otros re­cur­sos, en par­ti­cu­lar los co-pro­duc­tos de la in­dus­tria de fer­men­ta­ción. Mos­tró que la po­de­ro­sa in­dus­tria cer­ve­ce­ra de Paí­ses Ba­jos ha con­tri­bui­do con la pro­vi­sión de las he­ces de mal­ta en la em­ble­má­ti­ca in­dus­tria le­che­ra holandesa. Lo mis­mo con el afre­chi­llo de la mo­lien­da de tri­go, y los des­he­chos de la re­mo­la­cha y pro­duc­tos hor­tí­co­las. Es­to im­pli­ca la so­lu­ción de un pro­ble­ma de efluen­tes, va­lo­ri­zán­do­los a tra­vés de la ca­de­na de pro­teí­nas ani­ma­les. In­clu­yó en es­ta ga­na­de­ría cir­cu­lar la captura de los efluen­tes, tan­to pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción por ni­tra­tos y fós­fo­ro. La pro­duc­ción de bio­ener­gía y el rie­go con el sus­tra­to ri­co en mi­ne­ra­les que que­da lue­go de la fer­men­ta­ción de la bos­ta han to­ma­do un enor­me pro­ta­go­nis­mo. El círcu­lo se cie­rra con la uti­li­za­ción de sub­pro­duc­tos de la in­dus­tria ga­na­de­ra en otras ac­ti­vi­da­des.

La bue­na no­ti­cia es que en la Ar­gen­ti­na in­gre­sa­mos en la era de la ga­na­de­ría cir­cu­lar. Ya lo he­mos re­mar­ca­do en es­tas pá­gi­nas: el clus­ter eta­no­le­ro de Cór­do­ba no so­lo sig­ni­fi­có una me­jo­ra pa­ra el pre­cio del maíz en la re­gión, ab­sor­bien­do el fle­te a puer­to. Tam­bién es­tá dan­do lu­gar a un en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo que reúne to­dos los atri­bu­tos de la efi­cien­cia tec­no­ló­gi­ca y am­bien­tal. Qui­zá sea el mo­men­to de pen­sar en po­ner­le un se­llo dis­tin­ti­vo a to­do es­te desa­rro­llo vir­tuo­so, agre­gán­do­le a la tra­di­cio­nal ca­li­dad de nues­tra car­ne el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad am­bien­tal. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.