El gli­fo­sa­to, en el ojo de la tor­men­ta

El au­tor, que es con­sul­tor en po­lí­ti­cas pú­bli­cas y agro­ne­go­cios, advierte so­bre la pro­ba­bi­li­dad de fa­llos ju­di­cia­les pa­ra res­trin­gir el uso del gli­fo­sa­to en la Ar­gen­ti­na. An­te­ce­den­tes en Bra­sil y EE.UU.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - An­drés Do­mín­guez Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El gli­fo­sa­to se es­tá ju­di­cia­li­zan­do. En Bra­sil una me­di­da cau­te­lar ha­bía prohi­bi­do su uso. Lo más im­por­tan­te de ese fa­llo: dio por pro­ba­do que los agro­quí­mi­cos son “sus­tan­cias que con­lle­van ries­go a la vi­da y a la sa­lud”. La ley bra­si­le­ra per­mi­te prohi­bir sus­tan­cias que pue­dan te­ner efec­tos da­ñi­nos pa­ra la sa­lud o ries­gos pa­ra el am­bien­te. Co­mo es­ta pe­li­gro­si­dad se dio por pro­ba­da se to­mó es­ta me­di­da pa­ra pre­ser­var di­chos de­re­chos.

El fa­llo to­ma tam­bién el prin­ci­pio pre­cau­to­rio am­bien­tal, que sos­tie­ne que an­te un da­ño po­ten­cial al am­bien­te que pue­da ser irre­ver­si­ble se de­ben to­mar me­di­das pa­ra im­pe­dir­lo. Así se su­ma­ron dos ar­gu­men­tos: el gli­fo­sa­to es pe­li­gro­so, eso se con­si­de­ra pro­ba­do y por eso se lo prohí­be; y aún si hu­bie­ra du­das de su pe­li­gro­si­dad tam­bién ha­bría que res­trin­gir­lo por pre­cau­ción. Di­cho prin­ci­pio ya ha­bía si­do usa­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Co­lom­bia al prohi­bir la as­per­sión aé­rea de gli­fo­sa­to en la lu­cha con­tra las plan­ta­cio­nes de co­ca.

En se­gun­da ins­tan­cia se sus­pen­dió la cau­te­lar con­si­de­ran­do que la prohi­bi­ción ge­ne­ra­ba una gra­ve le­sión al or­den pú­bli­co y que “na­da jus­ti­fi­ca la sus­pen­sión y abrup­ta re­mo­ción de re­gis­tros de pro­duc­tos que con­tie­nen gli­fo­sa­to co­mo in­gre­dien­te ac­ti­vo sin un aná­li­sis de los se­rios im­pac­tos de la eco­no­mía del país”.

Más aún se sub­ra­ya que el gli­fo­sa­to es muy uti­li­za­do en la pro­duc­ción de so­ja, prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de Bra­sil. Así la jus­ti­cia re­co­no­ce ex­pre­sa­men­te el pe­so de los ne­go­cios en su de­ci­sión e in­cli­na la ba­lan­za ha­cia la con­ve­nien­cia eco­nó­mi­ca ge­ne­ral del país.

Aquí hay una dis­cu­sión so­bre có­mo se en­tien­de la reali­dad y hay di­fe­ren­cias res­pec­to a qué va­lo­res ju­rí­di­cos pri­man. En una ins­tan­cia se da por pro­ba­do la pe­li­gro­si­dad y en otra no; en una ins­tan­cia se da prio­ri­dad a la de­fen­sa del am­bien­te y la sa­lud, mien­tras en la otra se pri­vi­le­gia evi­tar un da­ño eco­nó­mi­co.

Otro fa­llo de no­to­rie­dad mun­dial ocu­rrió en agos­to en Ca­li­for­nia con­tra el her­bi­ci­da Round Up de Mon­san­to, por una de­man­da de un jar­di­ne­ro en gra­ve es­ta­do de sa­lud por cáncer. El ar­gu­men­to fue que el pro­duc­to, que con­tie­ne gli­fo­sa­to, es pe­li­gro­so y Mon­san­to lo sa­bía. Es­te jui­cio se reali­zó por el sis­te­ma de ju­ra­dos po­pu­la­res, don­de 12 ciu­da­da­nos ele­gi­dos al azar vo­tan si el acu­sa­do es cul­pa­ble se­gún lo que ven du­ran­te el jui­cio oral.

Nue­va­men­te se pre­sen­tó el ya fa­mo­so in­for­me de la OMS que con­clu­yó que el her­bi­ci­da es “pro­ba­ble­men­te can­ce­rí­geno pa­ra los se­res hu­ma­nos”. La apa­ri­ción de mails in­ter­nos don­de eje­cu­ti­vos de la fir­ma du­da­ban res­pec­to a in­for­mes cien­tí­fi­cos y dis­cu­tían si pu­bli­car­los o “re­to­car­los” fue cla­ve. Mon­san­to bus­có de­fen­der­se con la cien­cia ci­tan­do más de 800 es­tu­dios que afir­man que no es­tá pro­ba­da la re­la­ción en­tre el gli­fo­sa­to y el cáncer.

El fa­llo del ju­ra­do se re­su­me en es­tos pun­tos: 1) El gli­fo­sa­to es pe­li­gro­so y pue­de cau­sar da­ño. Se en­ten­dió que los pro­duc­tos con gli­fo­sa­to te­nían ries­gos po­ten­cia­les co­no­ci­dos a la luz de la cien­cia y que los con­su­mi­do­res es­pe­ra­ban un ni­vel de se­gu­ri­dad mí­ni­mo ra­zo­na­ble que el pro­duc­to no les brin­dó. Tam­bién se dic­ta­mi­nó que es pe­li­gro­so aún si se lo usa co­rrec­ta­men­te. Aquí va­le un lla­ma­do de aten­ción pa­ra Ar­gen­ti­na en dón­de se li­mi­ta la dis­cu­sión al uso de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las co­mo so­lu­ción al te­ma agro­quí­mi­cos, de­jan­do de la­do que pa­ra los con­su­mi­do­res or­di­na­rios es­to tie­ne un va­lor re­la­ti­vo y no pa­re­ce brin­dar una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria al de­ba­te ni a los mie­dos ge­ne­ra­dos por es­tas sus­tan­cias.

2) Mon­san­to fue ne­gli­gen­te en ad­ver­tir y ade­más co­no­cía los ries­gos: La em­pre­sa no ad­vir­tió ade­cua­da­men­te del peligro ni dio ins­truc­cio­nes su­fi­cien­tes so­bre el uso se­gu­ro del pro­duc­to y de­ci­dió ocul­tar la in­for­ma­ción.

3) El ju­ra­do dio por pro­ba­da la re­la­ción en­tre el gli­fo­sa­to y el cáncer del de­man­dan­te. Aquí no se prue­ba la re­la­ción cau­sal cien­tí­fi­ca, el vo­to del ju­ra­do por lo vis­to en las au­dien­cias fue su­fi­cien­te pa­ra en­con­trar a la fir­ma res­pon­sa­ble.

¿Pue­de en Ar­gen­ti­na dar­se un fa­llo con­tra el gli­fo­sa­to? Nues­tro sis­te­ma

En Ca­li­for­nia, Mon­san­to per­dió un jui­cio con­tra un jar­di­ne­ro

ju­rí­di­co tie­ne si­mi­li­tu­des con el de Bra­sil y más aún con el de Es­ta­dos Uni­dos, aun­que aquí no ha­bría jui­cio por ju­ra­dos. Los jue­ces pue­den y sue­len to­mar ca­sos in­ter­na­cio­na­les co­mo an­te­ce­den­tes no vin­cu­lan­tes. Si en Ar­gen­ti­na hu­bie­ra una de­man­da lo su­fi­cien­te­men­te sol­ven­te en ar­gu­men­tar en tér­mi­nos ju­rí­di­cos so­bre el peligro del gli­fo­sa­to y la opinión pú­bli­ca se en­con­tra­ra permea­ble a es­ta pos­tu­ra, pa­re­ce pro­ba­ble que en el fu­tu­ro ten­ga­mos fa­llos res­trin­gien­do el uso del gli­fo­sa­to en nues­tro país.

Ba­jo la lu­pa. El her­bi­ci­da fue prohi­bi­do en al­gu­nas ciu­da­des y es el prin­ci­pal blan­co de gru­pos am­bien­ta­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.