“Hay al­go que se per­dió en la po­lí­ti­ca... y lo año­ra­mos”

En su nue­va no­ve­la, la es­cri­to­ra se me­te en el mun­do de un can­di­da­to, fic­cio­nal, que es un lí­der de la “nue­va po­lí­ti­ca”. Hay ma­ni­pu­la­ción, hay con­sul­tas a ex­per­tos en mar­ke­ting pa­ra de­ci­dir ca­da pa­so. La au­to­ra, en cam­bio, di­ce que la fal­ta de ideo­lo­gía e

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Pa­tri­cia Ko­les­ni­cov pko­les­ni­cov@cla­rin.com

¿Es Ma­cri?

Claudia Pi­ñei­ro va a es­cu­char mu­chas ve­ces es­ta pre­gun­ta en los pró­xi­mos me­ses, cuan­do pre­sen­te Las

Mal­di­cio­nes, su úl­ti­ma no­ve­la, la que los ca­mio­nes es­tán de­jan­do en las li­bre­rías aho­ra mis­mo. ¿Es Ma­cri el pro­ta­go­nis­ta? Di­rá que no. Di­rá que es fic­ción. Di­rá que Fer­nan­do Ro­vi­ra -su in­ten­den­te del co­n­ur­bano que quie­re ser go­ber­na­do­ren to­do ca­so vie­ne des­pués de Ma­cri. Pe­ro lo pre­sen­ta así, léan­lo, en las pri­me­ras pá­gi­nas:

“Fer­nan­do Ro­vi­ra, un em­pren­de­dor in­mo­bi­lia­rio de la zo­na nor­te del Gran Buen­sos Aires que lue­go de un cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so gra­cias a lo­teos, ba­rrios ce­rra­dos y al­gu­nos ne­go­cios fi­nan­cie­ros ar­mó un par­ti­do ve­ci­nal “can­sa­do de la vie­ja po­lí­ti­ca que po­ne pa­los en la rue­da a los que que­re­mos tra­ba­jar por es­te país”.

¿Es Ma­cri? Claudia Pi­ñei­ro di­ce

que, en to­do ca­so, el per­so­na­je le re­cuer­da más a al­gún otro. Y que año­ra -esa palabra usa- épo­cas en que la po­lí­ti­ca era más ideo­lo­gía que mar­ke­ting. Tal vez por eso es­ta no­ve­la.

Des­de 2005, cuan­do ga­nó el Pre­mio Cla­rín con Las viu­das de los jue­ves, ca­da li­bro de Claudia Pi­ñei­ro se subió a los ran­kings de ven­tas. En ese, su pri­mer éxi­to, con­ta­ba detalles tre­men­dos de la vi­da en los coun­tries. Una pos­tal des­car­na­da de los 80, con un con­di­men­to pi­can­ti­to: ella vi­vía -si­gue vi­vien­do- en un country. Si­guie­ron otros li­bros que fue­ron muy leí­dos: Be­ti­bú, Un co­mu­nis­ta en cal­zon­ci­llos, Una suer­te pe­que­ña. Las viu­das

y Be­ti­bú se con­vir­tie­ron en pe­lí­cu­las. Otra no­ve­la, Las grie­tas de Ja­ra, se es­tre­na en ju­nio. La mi­ra­da de es­ta mu­jer na­ci­da en Bur­za­co en 1960 lle­ga­ba a la sen­si­bi­li­dad de mu­chos. Y aho­ra se me­te con la po­lí­ti­ca. No es un da­to me­nor, en es­te ca­so, la vi­da pri­va­da. Des­de ha­ce al­gu­nos años Claudia Pi­ñei­ro es la mu­jer de Ri­car­do Gil La­ve­dra, quien es par­te la his­to­ria argentina: fue el juez más jo­ven del Jui­cio a la Jun­tas. Fue se­cre­ta­rio del In­te­rior con Al­fon­sín. Fue Mi­nis­tro de Jus­ti­cia con De la Rúa. Es, di­ga­mos, un hom­bre de la po­lí­ti­ca. Un ra­di­cal. Esa es la co­ti­dia­nei­dad de la es­cri­to­ra.

Las mal­di­cio­nes, en­ton­ces, cuen­ta la his­to­ria de Fer­nan­do Ro­vi­ra, lí­der del par­ti­do Prag­ma -el nom­bre ha­bla, que quie­re di­vi­dir la pro­vin­cia de Buenos Aires en dos y go­ber­nar una par­te. Más que mi­li­tan­tes tie­ne un equi­po pro­fe­sio­nal y di­ri­ge sus pa­sos un ase­sor que es un gu­rú del mar­ke­ting. Ro­vi­ra ha con­tra­ta­do a un chi­co, Ro­mán, no se en­tien­de por qué. Has­ta que le pi­de AL­GO (no se pue­de de­cir) que va más allá de los lí­mi­tes. La nue­va po­lí­ti­ca.

En la no­ve­la, sor­pre­sa, ha­blan un tal Ri­car­do Al­fon­sín y un tal Eduar­do Duhal­de: la au­to­ra los en­tre­vis­tó en la reali­dad y le do­nó esa en­tre­vis­ta a otro per­so­na­je: la Chi­na Su­re­da, pe­ro­dis­ta. Ellos le ha­blan de una his­to-

ria que da nom­bre a la no­ve­la: una mal­di­ción que hi­zo una bruja, “la To­lo­sa­na”, pa­ra im­pe­dir que los go­ber­na­do­res de Buenos Aires lle­guen a ser pre­si­den­tes. -¿Me pre­gun­tás de dón­de sa­lió la no­ve­la? Un po­co de acá: una de las po­cas ve­ces que vi a mi pa­re­ja llo­rar fue vien­do un dis­cur­so de Al­fon­sín. Se le lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas. En­ton­ces yo la sen­sa­ción que tu­ve una año­ran­za… de una for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. Hay al­go que se per­dió de la po­lí­ti­ca y hay mu­cha gen­te, yo in­cluí­da, que lo año­ra­mos.

-¿Cuán­to tu­vo que ver tu vi­da con Ri­car­do con el di­se­ño del mun­do de la no­ve­la?

-Yo to­do el tiem­po es­toy es­cu­chan­do co­sas re­la­cio­na­das con la po­lí­ti­ca. Y no por­que me la ven­gan a con­tar sino por­que es­tás en un lu­gar don­de con­ver­san dos per­so­nas, o hay un lla­ma­do de te­lé­fono, es co­mo que te em­pe­zás a en­te­rar de mu­chas co­sas que es­tán por de­trás y que tie­nen más que ver con la com­po­si­ción de los per­so­na­jes al es­ti­lo li­te­ra­rio. Pe­ro la no­ve­la es fic­ción y lo que pa­sa en la no­ve­la es fic­ción.

-¿Los po­lí­ti­cos rea­les tam­bién pa­re­cen cons­trui­dos co­mo fic­ción?

-La re­la­ción entre la po­lí­ti­ca y la li­te­ra­tu­ra es ab­so­lu­ta. En la épo­ca kirch­ne­ris­ta se ha­bla­ba del “re­la­to”. Pa­ree­sas ce que es una palabra só­lo apli­ca­da al kirchnerismo pe­ro ca­da par­ti­do tie­ne su pro­pio re­la­to, su for­ma de con­tar­se. Y a los po­lí­ti­cos hoy al­guien les cons­tru­ye el per­so­na­je tam­bién, ¿no? Pe­ro se los cons­tru­ye des­de el mar­ke­ting. Así que pien­so que la ver­dad es­tá en la fic­ción, en la li­te­ra­tu­ra.

-¿Có­mo?

-Vos en­trás a leer una no­ve­la sa­bien­do que es fic­ción. Yo te di­go: “yo te voy a con­tar una men­ti­ra”, en­ton­ces yo no te mien­to, por­que lo que leés es men­ti­ra. En el dis­cur­so po­lí­ti­co vos crees que te es­tán ha­blan­do de ver­dad y mu­chas ve­ces te es­tán min­tien­do. En­ton­ces me pa­re­ce que el re­fu­gio de la ver­dad es­tá en la li­te­ra­tu­ra, no en la po­lí­ti­ca.

-Sí, pe­ro en­tre­vis­tas­te po­lí­ti­cos de ver­dad.

-Yo te­nía ga­nas de en­tre­vis­tar­los pa­ra que fue­ran par­te de la fic­ción, pe­roee ellos me res­pon­die­ron de ver­dad a pre­gun­tas. O sea, yo les pre­gun­té que opi­na­ban de la di­vi­sión de Buenos Aires y ellos con­tes­tan so­bre eso.

-¿Dón­de vis­te a ca­da uno?

-A Duhal­de en sus ofi­ci­nas. Y Al­fon­sín es­ta­ba cer­ca y vino a mi ca­sa de Ca­pi­tal. Cuan­do mi hi­jo abrió la puerta y en­tra­ba Al­fon­sín, se que­dó co­mo… im­pre­sio­na­do… Por­que son ins­ti­tu­cio­nes, ¿no?

-¿Qué de­cía Raúl Al­fon­sín el día que hi­zo llo­rar a Gil La­ve­dra?

-Era el dis­cur­so de cuan­do cie­rra la cam­pa­ña del 83. Es un dis­cur­so su­ma­men­te emo­ti­vo, es­tá la 9 de ju­lio lle­na de gen­te Y ter­mi­na con el preám­bu­lo, que te po­ne un po­co la piel de ga­lli­na…

-¿Al­guien ha­brá in­ven­ta­do ese re­cur­so?

-No creo, no me ima­gino a al­guien di­cién­do­le No es que al­guien le iba a de­cir, “che, de­cí el preám­bu­lo, por­que la gen­te se va a con­mo­ver...

-Ro­vi­ra, en tu no­ve­la, no to­ma una de­ci­sión sin con­sul­tar a un fo­cus group. In­clu­so al­gu­na muy ín­ti­ma.

-Hu­bo un cor­te en la po­lí­ti­ca. Al­guien vino y di­jo: “Hay que ha­cer es­to”. Y pa­ra ga­nar las elec­cio­nes evi­den­te­men­te sir­ve. Por­que des­pués ga­nan las elec­cio­nes. Lo que no sir­ve es pa­ra el bien co­mún. Hay dis­cur­sos en los que no­tás que es: “con­vie­ne es­to por­que va a pro­du­cir un efec­to en es­ta co­sa in­me­dia­ta”. Sa­ca­ron la ideo­lo­gía. Eso año­ra­mos.

-No sa­bés la ideo­lo­gía de Ro­vi­ra..

-No tie­ne. Por eso el par­ti­do se lla­ma Prag­ma. Lo que le sir­ve, es.

-¿Lo que le sir­ve pa­ra qué?

-Pa­ra que lo vo­ten, por­que en de­fi­ni­ti­va él quie­re ser pre­si­den­te.

- Pe­ro se su­po­ne que al­guien quie­re ser pre­si­den­te pa­ra ha­cer al­go-

-Ah, noooo… Él quie­re ser pre­si­den­te. Fi­ja­te los can­di­da­tos que han ga­na­do en el mun­do, to­dos apos­tan­do al mar­ke­ting.

-Es co­mo una grie­ta de la de­mo­cra­cia. Ga­na­ron de­mo­crá­ti­ca­men­te.

-La de­mo­cra­cia ten­dría que te­ner un re­sor­te que ayu­de a que no pa­sen de­ter­mi­na­das co­sas, ¿no?

-Hay un per­so­na­je en­tra­ña­ble, un ra­di­cal, que di­ce co­sas co­mo “si sos ra­di­cal po­dés te­ner man­ce­ba, aman­te, dos fa­mi­lias (...) pe­ro di­vor­ciar­te nun­ca. Se no­ta la cer­ca­nía con los ra­di­ca­les. Y a tra­vés de ese per­so­na­je, el ca­ri­ño a Raúl Al­fon­sín.

-La no­ve­la le tie­ne ca­ri­ño a Al­fon­sín, y hay un mon­tón de gen­te que le tie­ne ca­ri­ño a Al­fon­sín. Creo que Al­fon­sín va ca­mino a cons­ti­tuir­se un pró­cer. Com­pa­ra­do con to­do lo que ha ve­ni­do des­pués de él, fue un lu­jo, ¿no?

-Es­ta no­ve­la pa­re­ce la de al­guien que es­tá de­cep­cio­na­do con lo que es la po­lí­ti­ca en es­te mo­men­to.

-Exac­to. De­cep­cio­na­do de la po­lí­ti­ca, y des­pués ca­da uno lee­rá el fi­nal, no va­mos a ha­blar del fi­nal de la no­ve­la.

Már­ke­ting, ma­ni­pu­la­ción, mie­do. Pe­ro tran­qui­los: Las mal­di­cio­nes apues­ta al fu­tu­ro. A que hay fu­tu­ro.

La no­ve­la le tie­ne ca­ri­ño a Al­fon­sín y un mon­tón de gen­te que le tie­ne ca­ri­ño a Al­fon­sín. Va ca­mino a ser un pró­cer.”

ANDRES D’ELIA

Una bo­nae­ren­se. Claudia Pi­ñei­ro na­ció y vi­vió siem­pre en la pro­vin­cia de Buenos Aires. Su nue­va no­ve­la trans­cu­rre en ese te­rri­to­rio.

Las mal­di­cio­nes Claudia Pi­ñei­ro Ed. Al­fa­gua­ra $ 339 Pags. 320

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.